Cómo elegir y mantener un sofá si tienes gato

gato sobre un sofá

Todos los que convivimos con un gato (o más) tenemos que lidiar con dos, vamos a llamar, pequeños problemas: el de los pelos y el de los arañazos. Por una parte, si el animal es de pelo corto, su pelaje se incrusta en la tela del sofá y parece que no tiene que haber manera humana de quitarlo, y si lo tiene largo puede dejar una importante cantidad de pelaje en los meses de más calor.

Por otra, las garras que tienen pueden destrozar el mobiliario. Afortunadamente, dependiendo de cómo cuidamos el sofá, ese problemilla ya no resultará tan difícil de erradicar. Por eso, te vamos a explicar cómo elegir el mejor sofá si tienes gato, y cómo mantenerlo como el primer día.

¿Cómo elegir el mejor sofá?

Cuando se convive con, como mínimo, un gato y se tiene la necesidad de comprar sofás tapizados, hay que escoger aquel que tenga un tapizado bonito pero también lo más resistente posible. Vamos a ver las ventajas e inconvenientes de cada tipo:

  • Cuero: tiene un precio mayor, pero se limpia muy fácilmente simplemente pasándole un trapo seco.
  • Tela: es más económica y hay una gran variedad de colores, pero los pelos se incrustan con mucha facilidad.

Independientemente del tipo de tapizado que se escoja, podemos mantener prácticamente a salvo el sofá con una tela apta para gatos. Hay de dos diferentes modelos:

  • Fouscurit: es una tela plastificada que se puede utilizar para cubrir todo tipo de muebles. Repele las manchas y se puede limpiar con un trapo, quitando así los pelos. Lo único negativo es que no protege contra los arañ
  • Courtisane: es un poco menos resistente que el primero, pero repele las manchas. Hay alguna que tiene teflón. Es mucho más cómodoque el Fouscurit.

En cualquiera de los dos, en el supuesto caso de que el gato decidiera arañarlo, no se vería mucho. Por supuesto, interesa que no arañe, así que vamos a ver qué podemos hacer para que no lo haga.

Artículo relacionado:
Remedios caseros para arañazos de gato

Consejos para que tu gato no deje «huella»

El gato… es como es. Tiene pelos y garras, y debemos quererlo tal y como es. Pero sí que podemos hacer muchas cosas para evitar que nuestros muebles terminen destrozados antes de tiempo, y no es más que proporcionarle al animal lo que necesita, es decir:

Cuida de su pelo

Tanto si lo tiene corto como largo, cada día hay que cepillarlo al menos una vez. Durante la época de muda, se debe de hacer 2-3 veces con el fin de disminuir lo máximo posible el riesgo de que se formen bolas de pelo. Además, es importante darle una alimentación de calidad, que no tenga cereales ni subproductos, pues así nos aseguraremos de que tenga un pelaje sano, fuerte y brillante.

Proporciónale un rascador

Cada día lo que hace mucho el felino es afilarse sus uñas. Y esto lo hará en los sofás, en las patas de las sillas, o en cualquier otro lugar no deseado a menos que le compremos uno (o varios) rascadores. Éstos se han de colocar en las habitaciones donde la familia haga más vida, ya que serán las zonas donde el felino pase más tiempo.

gato durmiendo sofa

¿Cómo mantener el sofá en buen estado?

Además de todo lo que hemos comentado hasta ahora, también es muy importante cuidar lo mejor que se pueda el mueble que acabamos de comprar para que nos dure muchos años. Por ello, de vez en cuando, preferentemente una vez al día o cada dos días, hay que quitar la suciedad que podamos haber dejado. Para tal fin podemos usar un plumero o, aún mejor, una aspiradora

De forma mensual quitaremos -si se puede- la tela del sofá y la lavaremos. Esto es especialmente necesario si hay alguna persona con alergia al pelo o a la caspa del felino pues los restos de pelos de gatos pueden empeorar sus síntomas; y también en época de muda.

Artículo relacionado:
Cómo enseñar a un gato a no subirse al sofá

Claves para que tu sofá sea perfecto

A continuación y teniendo en cuenta todo lo comentario anteriormente, queremos darte algunos consejos más para que tu sofá sea perfecto para tu familia, teniendo en cuenta también los miembros felinos de tu hogar. Aunque los gatos pueden ser independientes, no significa que sean traviesos o que les guste hacer cosas malas, simplemente se dejan llevar por su instinto, como sería rascarse las uñas en tu sofá o sillón preferido.

A los gatos jóvenes les encanta rascarse y jugar, y no siempre llegan a la arena para gatos… a veces les resulta más agradable hacer sus necesidades en el cómodo cojín de tu sofá. Como resultado, los muebles del hogar a menudo sufren deterioros. Por todo esto, te vamos a dar las claves para que cuando compres un sofá o un sillón, estés comprando el que realmente es perfecto para todos en tu hogar.

gato en un sofa, junto a la ventana

Tela para gatos

Existen algunas telas para muebles que se pueden adaptar mucho mejor a los hogares que tienen gatos. Jugar, arañar, perder piel y pequeños accidentes pueden pasar factura en sillas y sofás, por lo que es mejor elegir artículos que tengan tejidos de tela más resistentes.

Los muebles cubiertos con telas de microfibra tienden a ser duraderos y relativamente fáciles de limpiar. Opta por materiales resistentes a las manchas siempre que sea posible. El cuero y las diversas alternativas sintéticas son fáciles de limpiar después de que hayan accidentes, pero no resisten los rasguños y arañazos de sus pequeñas patas con uñas afiladas.

Lo ideal es tener una protección de tela en los sofás y sillones que proteja la tela de manchas y sea más complicado que traspasen bacterias… esto es ideal porque cuando se estropee demasiado, suele tener un coste aceptable y podrías comprar otro para cambiar el que tu gato ya ha deteriorado. ¡No es lo mismo comprar una tela de protección que un sofá entero!

gato negro encima de un sofa con ojos amarillos

Un color apropiado

A pesar de todos tus mejores esfuerzos, tu gato siempre tendrá pequeños accidentes. No solo eso, las patas sucias son uno de los hechos de la vida con los que todos los dueños de gatos tienen que lidiar, y si todo no eso es suficiente, los pelos que le caen pueden ser más notables en ciertos esquemas de color. 

Piensa en todas estas cosas cuando elijas el color de sus muebles. ¿Qué tan prominentes serán las manchas y el pelaje en los artículos que estás mirando? Comprar sillas y sofás estampados es a menudo una buena forma de enmascarar estos problemas.

Sin bordes afilados

A los gatos les encanta jugar y explorar y, a veces, pueden ser un poco torpes. Esto significa que los muebles de tu hogar pueden volverse peligrosos si no los eliges con prudencia. Busca artículos con bordes y esquinas redondeados o acolchados. Por supuesto, habrá ocasiones en las que un mueble presente un riesgo. Asegúrate de colocar estos elementos de manera que minimice las posibilidades de accidentes desagradables.

Nada con patas de madera

Los gatos son criaturas instintivas. Muchos de los instintos que les ayudan a sobrevivir en la naturaleza están presentes en los gatos domésticos de hoy. Uno de esos instintos es afilar las garras. A los gatos les encanta clavar sus pequeñas garras en sillas de madera y patas de mesa. Hacen esto para mantenerlos afilados, pero también para mantenerlos limpios y libres de infecciones.

Si tu gato no tiene un rascador específico en la casa, tus muebles no serán una alternativa atractiva. Tu gato puede ver tus muebles como una atractiva herramienta de afilado si no hay un rascador en la casa. Compra uno y colócalo cerca de la cama de tu gato.

Sin embargo, no son solo las patas son las que están en riesgo. Cualquier tipo de mueble de madera es una herramienta potencial para afilar las uñas de un gato. Piensa en dónde colocará estos artículos cuando estén en tu hogar. Oculta los elementos de madera cuando sea posible y pregúantete: ¿Hay alguna forma de restringir el acceso a los muebles de madera?

Robusto y asequible

Los gatos pueden ser curiosos y precoces, especialmente cuando son jóvenes. Jugarán con tus muebles y causarán cierto daño. Simplemente tendrás que superarlo. No compres muebles delicados o frágiles, y no gastes una fortuna, de lo contrario, siempre te preocuparás por daños y roturas.

Los gatos pueden ser duros con los muebles del hogar. Haz tu vida más fácil eligiendo los artículos adecuados fabricados con los materiales más adecuados. Tómate tu tiempo para seleccionar sillas, sofás y muebles de uso diario que sean propicios para la vida con los gatos, y te ahorrarás mucho estrés y preocupaciones.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad 🙂 .


2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Mariela dijo

    Mi gata no rasguña mucho pero trepa clavando las uñas. Ahora que tiene uñas las saca todo el tiempo, debería cortarlas?

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Mariela.
      Sí, puedes cortárselas, pero te recomiendo más que le »enseñes» dónde puede arañar y dónde no, pues los gatos necesitan sus garras para trepar, coger cosas, etc. Aquí te explicamos cómo enseñarle a usar el rascador, y aquí a no arañar.
      Si tienes alguna duda, pregunta 🙂 .
      Un saludo.