Cómo elegir y mantener un sofá si tienes gato

Gato en el sofá

Todos los que convivimos con un gato (o más) tenemos que lidiar con dos, vamos a llamar, pequeños problemas: el de los pelos y el de los arañazos. Por una parte, si el animal es de pelo corto, su pelaje se incrusta en la tela del sofá y parece que no tiene que haber manera humana de quitarlo, y si lo tiene largo puede dejar una importante cantidad de pelaje en los meses de más calor.

Por otra, las garras que tienen pueden destrozar el mobiliario. Afortunadamente, dependiendo de cómo cuidamos el sofá, ese problemilla ya no resultará tan difícil de erradicar. Por eso, te vamos a explicar cómo elegir el mejor sofá si tienes gato, y cómo mantenerlo como el primer día.

¿Cómo elegir el mejor sofá?

Gato en el sofá

Cuando se convive con, como mínimo, un gato y se tiene la necesidad de comprar sofás tapizados, hay que escoger aquel que tenga un tapizado bonito pero también lo más resistente posible. Vamos a ver las ventajas e inconvenientes de cada tipo:

  • Cuero: tiene un precio mayor, pero se limpia muy fácilmente simplemente pasándole un trapo seco.
  • Tela: es más económica y hay una gran variedad de colores, pero los pelos se incrustan con mucha facilidad.

Independientemente del tipo de tapizado que se escoja, podemos mantener prácticamente a salvo el sofá con una tela apta para gatos. Hay de dos diferentes modelos:

  • Fouscurit: es una tela plastificada que se puede utilizar para cubrir todo tipo de muebles. Repele las manchas y se puede limpiar con un trapo, quitando así los pelos. Lo único negativo es que no protege contra los arañazos.
  • Courtisane: es un poco menos resistente que el primero, pero repele las manchas. Hay alguna que tiene teflón. Es mucho más cómodo que el Fouscurit.

En cualquiera de los dos, en el supuesto caso de que el gato decidiera arañarlo, no se vería mucho. Por supuesto, interesa que no arañe, así que vamos a ver qué podemos hacer para que no lo haga.

Consejos para que tu gato no deje ”huella”

Gatito en rascador

El gato… es como es. Tiene pelos y garras, y debemos quererlo tal y como es. Pero sí que podemos hacer muchas cosas para evitar que nuestros muebles terminen destrozados antes de tiempo, y no es más que proporcionarle al animal lo que necesita, es decir:

Cuida de su pelo

Tanto si lo tiene corto como largo, cada día hay que cepillarlo al menos una vez. Durante la época de muda, se debe de hacer 2-3 veces con el fin de disminuir lo máximo posible el riesgo de que se formen bolas de pelo. Además, es importante darle una alimentación de calidad, que no tenga cereales ni subproductos, pues así nos aseguraremos de que tenga un pelaje sano, fuerte y brillante.

Proporciónale un rascador

Cada día lo que hace mucho el felino es afilarse sus uñas. Y esto lo hará en los sofás, en las patas de las sillas, o en cualquier otro lugar no deseado a menos que le compremos uno (o varios) rascadores. Éstos se han de colocar en las habitaciones donde la familia haga más vida, ya que serán las zonas donde el felino pase más tiempo.

¿Cómo mantener el sofá en buen estado?

Gato tortuga en el sofá

Además de todo lo que hemos comentado hasta ahora, también es muy importante cuidar lo mejor que se pueda el mueble que acabamos de comprar para que nos dure muchos años. Por ello, de vez en cuando, preferentemente una vez al día o cada dos días, hay que quitar la suciedad que podamos haber dejado. Para tal fin podemos usar un plumero o, aún mejor, una aspiradora.

De forma mensual quitaremos -si se puede- la tela del sofá y la lavaremos. Esto es especialmente necesario si hay alguna persona con alergia al pelo o a la caspa del felino pues los restos de pelos de gatos pueden empeorar sus síntomas; y también en época de muda.

Gato durmiendo en el sofá

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Mariela dijo

    Mi gata no rasguña mucho pero trepa clavando las uñas. Ahora que tiene uñas las saca todo el tiempo, debería cortarlas?

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Mariela.
      Sí, puedes cortárselas, pero te recomiendo más que le ”enseñes” dónde puede arañar y dónde no, pues los gatos necesitan sus garras para trepar, coger cosas, etc. Aquí te explicamos cómo enseñarle a usar el rascador, y aquí a no arañar.
      Si tienes alguna duda, pregunta 🙂 .
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *