Por qué mi gato me ataca los pies

Gato doméstico

Nuestro querido gato a veces puede hacer cosas que no nos gustan demasiado, como la de mordernos o arañarnos. Sin embargo, aunque se le puede enseñar a no hacerlo, tenemos que tener en cuenta que es un felino, es decir, un animal depredador que en estado natural lo que haría sería cazar roedores y pequeñas aves para alimentarse.

Cuando no tiene nada que hacer, puede comportarse de una manera que a nuestros ojos es inadecuada, y es entonces cuando nos podemos preguntar por qué mi gato me ataca los pies.

Las necesidades del gato como especie

Los gatos son felinos

El gato que vive con nosotros no es, y no debería de ser considerado, un capricho. No es un objeto de decoración, y tampoco algo que se pueda devolver sin más cuando nos cansemos de él. Estamos hablando de un ser vivo con sentimientos, y que además lo pasa muy mal cuando se le abandona, especialmente si ha sido separado de algún ser querido.

Sin embargo, suele ocurrir que lo adoptamos y, aparte de procurar que tenga agua y comida, no nos preocupamos de nada más. Pensamos que, como es un animal independiente, puede ser feliz por sí mismo. Y lo cierto es que eso sería así solo en el caso de que ese animal no hubiese tenido nunca contacto con los humanos y fuese ya adulto. Si vive en una casa o piso desde muy joven, va a necesitar tener algún tipo de contacto con las personas.

¿Por qué cuento esto? Bueno, seguramente tú estés cuidando bien a tu peludo, pero todos sabemos que en determinadas épocas del año (navidad, cumpleaños) los animales de compañía pasan a convertirse en regalos de niños sobretodo, que les han pedido a sus padres tener un perro o un gato. A los pocos meses, la mayoría de esos cachorros serán abandonados (solo en el 2017, unos 33.335 gatos fueron llevados a las protectoras en España, según la infografía de la Fundación Affinity. A este número hay que sumarle aquellos que fueron dejados en las carreteras, contenedores de basura, etc.).

Los motivos son varios:

  • Me mudo a un piso que no aceptan mascotas (si de verdad quieres a tu gato, lo normal sería buscar otro piso, ¿no?)
  • Hay alguien alérgico a los gatos en la familia (hoy día se pueden hacer muchas cosas para aliviar los síntomas, como los que te decimos aquí)
  • Hace sus necesidades fuera de la bandeja (ojo, podría tener una infección. Llévalo al veterinario)
  • No se porta bien/muerde/ataca (pregúntate si lo estás tratando bien)

En este artículo nos vamos a centrar en el último punto. Gatos que muerden, que atacan.  Y para eso, vamos a repasar las necesidades del gato como especie, es decir, como felino, como Felis catus.

Seguir una dieta carnívora

Todos los felinos son carnívoros. Son cazadores, depredadores, y el gato doméstico (que no domesticado 😉 ) empieza a perfeccionar sus técnicas de caza desde que es apenas un gatito. Primero lo hará con su madre y hermanos, y luego si se le da la oportunidad de salir al exterior también con animales vivos (insectos, aves, y roedores). En el caso de que viva con las personas dentro de una vivienda sin poder tener contacto con el exterior, dependerá única y exclusivamente de su familia para alimentarse.

Él necesita la proteína animal para correr, jugar, dormir,… en definitiva, para hacer vida normal y para estar sano. Por eso, es muy importante darle una comida exenta de cereales y de subproductos, y dejarle el comedero siempre lleno. Así, además, se evita que tenga ansiedad por la comida, ya que este peludo come poco pero varias veces al día.

Controlar su territorio

Todos los días verás que recorre todas las habitaciones del hogar y que se frota contra algunos muebles y/o cosas que se considere que son suyas. Esto lo hace pues, como todo felino, necesita dejar sus feromonas -por lo general faciales- una y otra vez con el fin de que los demás sepan que eso es suyo.

Artículo relacionado:
Todo sobre el marcaje felino

Pero además, es algo que le hace sentirse seguro. Saber qué hay en cada rincón de su hogar le proporciona una sensación de estabilidad y tranquilidad con la que puede hacer vida completamente normal. Por ello, no ha de extrañarte que quiera subirse a los muebles o que las puertas estén abiertas.

Estar a solas a ratos y en compañía

El gato es un depredador

El gato es un felino que suele pasar tiempo a solas, motivo por el cual se considera que es solitario pero no es del todo cierto. Si cuidas o has pasado tiempo alguna vez -con- una colonia felina, sabrás que hasta los más desconfiados no se alejan demasiado del grupo. Los machos sí que pueden irse varios metros, pero siempre vuelven.

Y si son gatos caseros, hogareños, es posible que no los veas durante toda la mañana (por ejemplo), pero si los llamas es probable que vayan. En este sentido, se parecen bastante a los humanos: a nosotros nos gusta estar un tiempo solos, aunque si se nos presenta una situación en la que sabemos que vamos a disfrutar y pasánoslo bien, nos despedimos de esa soledad rápido.

Dormir

Si hay algo que hacen durante mucho rato los gatos, es dormir. Si tienes un gatito, notarás que se pasa entre 18 y 22h durmiendo, y si es adulto, alrededor de 16h. No duerme todas esas horas de una vez, sino que va echando pequeñas siestas.

Para este fin, debemos de proporcionarle un lugar seguro, cómodo, y donde pueda estar relajado. Lo recomendable es que sea en la misma habitación donde nosotros dormimos, ya que el sentir nuestro olor corporal es algo que le relaja. Pero en la práctica, él decidirá dónde echarse una cabezadita.

Jugar (más bien cazar)

Aunque no vaya a salir nunca a la calle, todo gato que se precie necesita cazar algo, sea una pelota, un peluche, un insecto,… lo que sea. Si no lo hace, se sentirá frustrado y aburrido, y podía a comportarse de una manera que no nos gusta (como atacarnos ”sin motivo”). Para evitar problemas, es importantísimo jugar con él a diario, al menos una hora repartida en varias sesiones cortas -de unos 20 minutos- al día.

Lograr que esté bien, que sea feliz, no es difícil, pero requiere compromiso por nuestra parte. Tú, como cuidador de tu gato, debes de asegurarte de que se ejercite, de que descargue toda la energía acumulada. Toda la familia saldrá ganando.

Pero si no se toman en cuenta sus necesidades, pronto se podrá hablar de que el felino tiene…:

El síndrome del gato-tigre

Es muy común en gatos que están aburridos y/o que no pasan suficiente tiempo con su familia (ya sea porque los humanos trabajan y pasan muchas horas fuera, o porque no le hacen el debido caso al animal).

Este ”ataque” se podría considerar como una llamada de atención, como una forma de decir que quiere pasar tiempo con el humano. En ningún caso se debe de pensar que lo hace para castigarte, pues él no entiende de esas cosas. Él lo único que sabe es que se siente mal, aburrido, quizás frustrado y/o deprimido, y quiere que se le preste atención.

Gatito

¿Por qué mi gato me ataca brutalmente?

Los gatos que atacan brutalmente a las personas lo hacen por varios motivos:

  • porque son gatos ferales adoptados. Recordemos que los ferales son aquellos gatos que han nacido y se han criado en la calle, sin contacto humano. Estos peludos deben de permanecer en el exterior para ser felices.
  • porque se sienten amenazados. Los gatos siempre avisan antes de atacar: bufidos, mover la cola de un lado a otro golpeando el suelo, erizamiento del pelo, enseñar los dientes, gruñir. Si se ignoran estas señales, atacarán.
  • porque no se han socializado bien. El periodo de socialización es de entre los 2 y los 3 meses de edad. Durante ese tiempo, los humanos deben de acariciarles, cogerlos en brazos, etc. todo sin agobiarles, pero con bastante frecuencia. Así de adultos no temerán a los humanos, incluso buscarán su compañía; de lo contrario, se sentirán nerviosos e inseguros.

¿Por qué mi gato me ataca solo a mí?

Algunas veces, vivimos con un gato que solo nos ataca a nosotros, y no a nuestras parejas por ejemplo. ¿Por qué? Bueno, no hay un único motivo. Podría ser que en algún momento le hayamos hecho sentirse mal, o que vengamos de acariciar a un perro o a otro gato y que ese olor le haya disgustado tanto que no ha podido evitar ponerse nervioso y tenso.

Estas situaciones se solucionan con el tiempo, con mucha paciencia, respeto y cariño. Hay que evitar hacer movimientos bruscos, y si sabemos que no les gustan los olores de otros animales, lavarnos bien las manos en cuanto lleguemos a casa. Las golosinas y las latas para gatos sin cereales también ayudarán.

¿Por qué mi gato me bufa y me ataca?

Eso sucede cuando le hemos obligado a hacer algo que no quería. Por ejemplo, cuando queremos tenerlo en brazos mucho más rato del que él quiere. No hay que obligarle a hacer nada, nunca. Es un gato. Es un animal que, si bien es doméstico al poder vivir con los humanos, no ha sido domesticado del todo. En parte, sigue siendo salvaje (ojo: esto no significa que sea peligroso ni mucho menos, sino que simplemente necesita hacer lo quiera y cuando quiera).

Él decide cómo llevarse con nosotros, dependiendo de cómo lo tratemos. Teniendo esto en cuenta, es fundamental entender su lenguaje corporal y respetarlo para construir entre los dos una bonita amistad.

¿Por qué mi gato ataca a mi otro gato y/o a mi perro?

Puede ser que o no se ha socializado con otros animales durante su juventud, que no se hicieron bien las presentaciones o que, simplemente, ha surgido un conflicto (por la comida, juguetes, u otras cosas) que no han podido resolver de manera pacífica.

Artículo relacionado:
¿Es posible la convivencia de dos gatos en casa?

Si ocurre más veces, lo ideal es consultar con un etólogo felino o adiestrador canino que trabaje en positivo.

¿Qué hacer para evitar que me ataque?

Trata a tu gato con respeto y cariño para que sea sociable

Además de pasar tiempo con él jugando y haciéndole compañía, es muy importante que le enseñes a no morderte ni a arañarte. Para ello, cada vez que veas que tiene intención de hacerlo, tienes que detener el juego inmediatamente, apartando sus juguetes de él.

En el caso de que te haya mordido la mano o el pie, no lo muevas. Si lo mueves, lo que va a ocurrir es que el felino va a tener más ganas de morderte y/o arañarte; pero si lo mantienes quieto, enseguida te soltará.

Hay que tener mucha paciencia y ser muy constantes, pero ya verás como pronto conseguirás que tu amigo se porte bien.

Espero que te haya sido de utilidad todo lo que has aprendido de este artículo, y puedas disfrutar de la compañía de tu peludo más que antes 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Un comentario, deja el tuyo

  1.   Elba Diaz dijo

    Muy interesante. La pena es que con tanto anuncio apenas podía leer nada. Menos publicidad por favor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.