¿Se puede domesticar a un gato feral?

Gato feral

Hay muchas personas que quieren ayudar a… cuantos gatos les sea posible. Les dan de comer, un lugar donde pueden sentirse seguros, atención veterinaria cada vez que lo necesitan, y mucho cariño. Estos gestos son muy loables, pues muchos de estos animales tienen un pasado muy triste. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que no todos los peludos que vemos necesitan nuestra ayuda.

Hay algunos que, de hecho, no la quieren. Cuando llevamos a uno de estos felinos a un hogar, lo que estamos haciendo en realidad es encerrar a un gato ”salvaje” entre cuatro paredes, que serán vistas por él como una jaula. Por ello, cuando nos surja la duda de si se puede domesticar a un gato feral, deberemos de tener muy en cuenta su propio comportamiento y sus necesidades reales.

¿Qué es un gato feral?

Los gatos ferales son aquellos que nunca han tenido contacto con los humanos. Son aquellos que, aún y procediendo de padres que sí han vivido en algún momento con personas, crecen y viven en las calles o campos. Distinguirlos de los que han sido abandonados es relativamente sencillo: cuando te acercas a uno, enseguida se aleja corriendo aún y cuando le lleves algo de comer. Son muy desconfiados, y no quieren que se les acaricie.

Con paciencia, los cuidadores de colonias felinas pueden llegar a estar junto a ellos, pero no es una buena idea buscarles un nuevo hogar, porque su hogar está en el exterior.

¿Se puede domesticar?

Si tenemos presente que domesticar significa controlar de algún modo el comportamiento de un animal, no, no se puede domesticar a un gato feral. Estos peludos, al estar siempre en el exterior, quieren ser libres permanentemente. Lo que para nosotros es un buen hogar, para ellos es, como decíamos antes, una jaula.

No podemos pretender tenerlos encerrados, porque de hacerlo conviviremos con un felino que vivirá asustado, con mucho estrés. Se esconderá debajo de la cama, no querrá saber nada de los humanos (incluso podría llegar a atacarles), y su esperanza de vida se acortará debido a la tensión a la que siente.

Gato feral

La mejor manera de ayudarle es dejándolo en el exterior, en un lugar seguro. Tienes más información aquí y aquí.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

3 comentarios, deja el tuyo

  1.   Ana dijo

    Buenas
    Hace dos meses, me encontre un gatito de apenas dos meses de edad atropellado en la carretera y lo lleve al veterinario.
    Aunque era pequeño y he intentado domesticarlo (lei que al ser pequeño era posible), no he conseguido ningun avance con el, y queria saber si conoceis algún refugio que acepte gatos ferales en España.
    No pudo ser devuelto a la calle, porque por el atropello va a perder una pata completa, y al ser tan pequeño cuando lo encontre, su madre no le ha podido enseñar a “defenderse” en la calle, y dejarlo ahora mismo seria condenarlo ha muerte.
    El veterinario me ha aconsejado que si no encuentro un lugar para ella ( ya que ahora vive en un cuarto), lo mejor seria practicarle la eutanasia, ya que eso no es vida para una gata salvaje como ella, pero tampoco quiero acabar con su vida porque merece vivir.
    Por eso queria saber si conoicias algun refugio, santuario o lo que sea, que recoja gatos ferales y les den un hogar adecuado para ella.
    Gracias.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Ana.
      ¿Has probado con las flores de Bach? Lo más seguro es que haya quedado traumatizado por el accidente. Sólo necesita superarlo.

      Yo todavía soy alumna de un curso y no te puedo aconsejar bien sobre qué esencia floral darle. Pero Laura Trillo de terapiafelina.com puede ayudarte.

  2.   Miguel dijo

    Hola Ana, espero estar a tiempo.
    Actualmente, tengo un gato feral en casa, después de sufrir la rotura de su pata trasera derecha a la altura de la cabeza del fémur, es un gato de más de un año y menos de dos.
    En mi casa tengo otros 3 gatos y un perro, hemos tardado tres meses en presentarlos y poder dejarlos junto al nuevo gato.
    En muchos sitios leerás que no es posible que un gato feral se acostumbre a una casa. Es más, yo mismo te lo diría hace unos años, y aun prefiero que los gatos ferales vivan en su hábitat siempre que estén alimentados castrados y controlados.
    Pero en el caso de mi gato y de tu gatita, ya no pueden sobrevivir en la calle, porque simplemente no podrán escapar de cualquier perro o de cualquier salvaje.
    Con un gato tan pequeño como dices, no tendrías que tener problema, no más del que el animal tarde en perder el estrés por lo sucedido.
    Ella tardara mucho en confiar en ti, pero si le das amor y no le pides nada a cambio, al final terminará por convertirte en su mama adoptiva.
    Entiendo que el compromiso es muy alto, y que tienes que dar mucho, pero te aseguro que al final recibirás mucho más de lo que das, y lo que das es una vida Ana.

    Para terminar, los otros tres gatos que tengo, son hermanos, también salieron de la calle cuando tenía medio año, más menos.
    Si ves que no es posible Ana, te sugiero que hables con tu ayuntamiento, ya que recuperaste al gato en la calle, y que te indiquen que asociaciones de protección animal están cerca de tu domicilio, habla con ellos y explica el problema, para que le busquen adoptante.
    Pero si tu fueras la gata y te preguntaran que prefieres, vivir en adopción en una casa o en una colonia en la calle a tu fortuna o que te sacrifiquen, ¿ qué decidirías Ana?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.