Mi gato no deja que lo bañe ¿qué puedo hacer?

Aunque muchas personas piensen que los gatos no deben bañarse, ya que son animalitos muy limpios que se encargan solos de su propia higiene diariamente, es importante que tengamos en cuenta que para ayudarlos a mantener una piel y un pelaje impecable, libre de parásitos o de enfermedades cutáneas, debemos bañarlos por lo menos una vez cada dos meses.

Sin embargo, a pesar que muchos de estos animalitos no ponen resistencia a la hora de meterlos al baño y meterlos en el agua, otros, pueden convertirse en temibles criaturas que pelearán incansablemente para no ser bañados. Así que si tu gato es uno de estos animales que no se deja bañar, es importante que sigas leyendo esta nota para saber que hacer.

Para convertir el baño en algo normal, lo primero que deberás tener en cuenta es que deberás hacerlo progresivamente, no puedes bañarlos como lo harías con un niño o un bebé, ya que los gatos no son seres humanos. También deberás tener en cuenta la temperatura del agua y los productos que utilizas para llevar a cabo esta tarea.

Deberás ir mojándolos lentamente con un agua que se encuentre más o menos a temperatura corporal, para que el gato no siente el cambio de manera muy agresiva. Debes ir mojándolos suavemente, hasta que se encuentren totalmente emparamados. Es en ese momento, en que deberás aplicarles el jabón o champú con suavidad, y evitando la cabeza para que no se asuste o se estrese más de lo que puede estar en este momento.

Una vez que lo tengas totalmente enjabonado, deberás empezar a mojarlo nuevamente. Cuando hayas terminado, debes recordar que tienes que secarlo, de nuevo siendo muy suave y evitando los tirones No olvides que al terminar todo el proceso del baño, será conveniente que le des un premio, para que el sepa que se comportó correctamente y que al terminar los baños siempre recibirá algo a cambio.


Escribe un comentario