Etología felina, el comportamiento de los gatos

Gato adulto

El gato empezó su relación los humanos hace miles de años, y desde entonces las personas no hemos dejado de maravillarnos y, sobretodo, de sorprendernos con el comportamiento que muchas veces tiene. Hemos creado mitos, nos hemos hecho mil y una preguntas porque no hemos conseguido todavía hoy entenderlos completamente. Sigue habiendo muchos misterios que no entendemos.

La relación entre un felino, que aunque pequeño no deja de ser salvaje (cada vez menos, pero sigue siéndolo), y un humano es muy extraña. Y enriquecedora para ambos. Pero a veces surgen problemas, y es entonces cuando no sabemos qué hacer para ayudarlo. Ahí es cuando la etología felina aparece como un tema desconocido. 

¿Por qué se comporta así mi gato? ¿He hecho algo mal? ¿Lo hace para culparme de algo?. Estas son preguntas que nos solemos hacer cuando la rutina de nuestro querido amigo cambia, y cambia para mal. Cuando está bien, más o menos sabemos qué va a hacer a lo largo del día, pero cuando no… ¿qué podemos esperar de él? 

La clave está en tratarlos como gatos, y no como humanos. Suena obvio y lógico, pero la realidad es que los gatos que viven con nosotros, muchos de ellos, están siendo humanizados por sus cuidadores: les ponen ropa, les dejan que coman con ellos en la mesa, los tratan como a bebés humanos… Esto confunde al animal, haciendo que más tarde o más temprano se comporte de una manera que no debiera. Ojo, no estoy diciendo que no se le pueda dar cariño, sino que, simplemente, hay que tratarlo como lo que es: un animal felino, es decir, un animal cazador que vio una oportunidad de salir adelante en compañía de los humanos, y que se ha relacionado con él desde entonces de una manera muy especial.

Gato naranja adulto

De hecho, el gato utiliza el mismo lenguaje para relacionarse con nosotros que con otros de su especie: si se siente a gusto y feliz, entrecerrará los ojos y tendrá una postura relajada; si está enfadado, tendrá las orejas hacia atrás, la mirada fija en su ”oponente”, y se le erizará el pelo, etc. (aquí tienes más información).

Todos los problemas de comportamiento tienen solución. Si tu amigo cambia de un día para otro, llévalo al veterinario para ver si es que siente dolor o tiene alguna enfermedad, y en el caso de que no tenga nada físico, es muy recomendable consultar con un etólogo felino.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario