Septicemia en gatos: ¿qué es y cómo se trata?

Gato triste tumbado en la cama

Cuando adquirimos un gato tenemos que hacer todo lo posible para que tenga todo lo que necesita. Además de agua, comida, juguetes y un lugar seguro donde recibe cariño, también es muy importante que lo llevemos al veterinario cada vez que sospechemos que su salud se está debilitando o que haya sufrido un accidente.

Si dejamos pasar el tiempo y no hacemos nada, entonces su estado podría empeorar mucho hasta el punto de sufrir una septicemia, la cual resulta, en muchos casos, fatal.

¿Qué es la septicemia?

Gato triste

La septicemia es una forma de envenenamiento de la sangre, producido por bacterias que causan infecciones potencialmente mortales. El sistema inmunológico reacciona liberando anticuerpos para combatirlas, pero ello puede conducir a la insuficiencia de órganos, y si esto se llega a producir, la presión arterial caería y la vida del animal correría un serio peligro.

¿Cuáles son las causas?

La septicemia es una enfermedad producida por infecciones en todo el cuerpo, ya sea en los pulmones, abdomen, vías urinarias u otros tejidos. Si no se trata, se extiende rápidamente.

En el caso de los gatos, las causas más comunes son:

  • Infecciones en la boca o dientes que no se tratan.
  • Lesiones internas.
  • Sistema inmunitario debilitado, por ejemplo, a causa de otras enfermedades como la leucemia felina o la peritonitis infecciosa felina (PIF).

Síntomas de septicemia

Podremos sospechar que nuestro gato (o, en realidad, cualquier ser querido) tiene septicemia si vemos que tiene:

  • Respiración rápida
  • Disminución de la temperatura corporal (la temperatura normal de un gato es de 38-39ºC)
  • Confusión
  • Dolor al evacuar
  • Dificultad para respirar normalmente, puede llegar a jadear
  • Escalofríos
  • Disminución de la producción de orina

Diagnóstico y tratamiento

Si nuestro gato no se encuentra bien, hay que llevarlo al veterinario de manera urgente. Una vez allí, le harán un examen de sangre para medir los glóbulos rojos y blancos, así como la cantidad de hemoglobina en la sangre. Si hay sospecha de septicemia, le hará también un análisis de orina en busca de bacterias. Confirmado el diagnóstico, lo ingresará para administrarle líquidos y medicamentos por vía intravenosa.

Es normal que nos sintamos mal por dejar a nuestro amigo en la clínica o en el hospital veterinarios, pero es lo mejor que podemos hacer. Debemos de pensar que lo más probable es que necesite oxígeno o incluso recibir transfusiones de sangre si la suya no puede coagular debidamente.

¿Cómo se previene?

La septicemia en los gatos se puede prevenir de varias maneras:

  • Poniéndole todas las vacunas que necesita.
  • Asegurarnos de que recibe la atención veterinaria que precisa cuando lo necesita, por ejemplo, cuando está enfermo.
  • No juntarlo con otros gatos que estén o puedan estar enfermos.

Y, por último, también ayudaremos mucho a prevenirla si lo llevamos a castrar, especialmente si le damos permiso para salir al exterior. Un gato castrado no tendrá la necesidad de ir en busca de pareja, de modo que no se meterá en problemas.

Gato naranja triste

Los gatos no son unos animales super-resistentes. Son de carne y hueso, como tú y como yo. También se ponen enfermos de vez en cuando. Ayudémosles a recuperarse antes de que sufran una septicemia.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Enfermedades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *