¿Se puede sacar a pasear a un gato?

No siempre es buena idea pasear al gato

¿Se puede sacar a pasear a un gato? En el intento de proporcionarle la oportunidad de ver, oler y tocar otras zonas, muchos humanos deciden comprarle un arnés y una correa a su peludo para llevarlos al mundo exterior. Pero, ¿es esto una buena idea?

Lo cierto es que no siempre, ya que depende mucho del comportamiento del propio felino así como de las características del lugar donde se le quiera llevar.

¿Cómo tiene que ser la zona de paseo con el gato?

El gato es un animal que tiene un sentido del oído mucho más desarrollado que el nuestro. Para comparar, basta con pensar en el ruido que hace un coche. Nosotros nos llegamos a acostumbrar: se oye a varios metros de distancia pero a medida que vamos saliendo a la calle le vamos restando algo de importancia. Pero, ¿qué le ocurre al felino? Pues que es como si escuchara una excavadora cada vez.

Su reacción, evidentemente, no es la misma que tenemos nosotros. Él lo normal es que se aleje del ruido, o que por el contrario se quede paralizado del miedo en algún rincón. Aparte de eso, tiene mucha curiosidad. Le encanta explorar todo. Partiendo de esto, ¿cuáles son las características que debe tener la zona de paseo? Así:

  • Tranquila y sin tráfico.
  • Con muchos olores distintos, como un parque por ejemplo.
  • Cercada. Debe de tener una verja, pared o muro de al menos 2 metros de altura.

¿Cómo tiene que ser el gato para poder sacarlo a pasear?

La zona de paseo del gato ha de ser tranquila

Es un error pensar que todos los gatos van a disfrutar del paseo. Hay que tener en cuenta que a estos peludos no les suele gustar nada que los saquen de su territorio, ya que necesitan poder controlar sus dominios. Al llevarlos al exterior, no sería raro que se sintieran con miedo e inseguridad. Por todo ello, solo los sacaremos en estas situaciones:

  • Los hemos acostumbrado desde cachorros.
  • Son sociables. Les gusta estar con la familia y sus visitas, y no tienen problemas con otros peludos.
  • Ya salían al exterior, pero nos hemos mudado y queremos estar con ellos durante las primeras veces que salgan de su nuevo hogar.

¿Qué puede pasar cuando no le gusta el paseo?

Cualquiera de estas cosas:

  • Que nos ataque
  • Que se pelee con otros peludos
  • Que no podamos controlarlo y dejemos suelta la correa (y perdamos al gato)
  • Pero, sobretodo, que le causemos un gran estrés y tensión

Así que en caso de duda, lo mejor será dejarlo tranquilo en casa donde deberemos de jugar con él a diario y darle mucho cariño (sin agobiarlo, claro).

Cómo sacar a pasear a mi gato

Si después de lo que te hemos contado piensas que pasear a tu gato es una buena opción para él y para ti, entonces no pierdas detalle de todo lo que te vamos a explicar a continuación. Antes de nada, debes tener muy claro que pasear a un gato no es lo mismo que pasear a un perro.

¿Seguro que es buena idea pasearle?

Una vez que hayas entendido que tu gato no es un perro, ¿realmente merece la pena sacarle a pasear? ¿Seguro que se sentirá a gusto con esta actividad o pasará demasiado estrés? Esto dependerá de la personalidad de cada gato, pero lo que está claro es que tú conoces mejor que nadie a tu amigo felino.

Hay expertos en animales que piensan que un gato que vive en casa se puede beneficiar de un paseo al aire libre, sobre todo si el gato suele tener tendencia a querer escaparse para conocer mundo exterior. Pero por otra parte, también están otros expertos que consideran que son animales sensibles que es mejor mantenerles seguros en casa en lugar de provocarles estrés y temor innecesario.

Como dueño de tu mascota, deberás valorar la personalidad de tu gato y de si realmente merece la pena sacarle a pasear o mantenerle dentro de tu hogar para evitarle que se asuste o que simplemente esté incómodo.

¿Qué tienes que hacer antes de sacar a tu gato a pasear?

Deja que el gato huela el arnés primero

Lo primero y más importante es acostumbrar a tu gato al uso de la correa, así que tendrás que armarte de paciencia para ello. Si ves que se estresa o se agobia demasiado lo mejor es que desistas y no le obligues a hacer algo que no quiere o por lo que no está preparado. Pero, si crees que le puede gustar entonces:

  • Enséñale el arnés, deja que lo huela y que juegue con él para familiarizarse.
  • Coloca un arnés, nunca un collar (podría estrangularle). Habla con tu veterinario para saber cuál sería el más adecuado para el cuerpo de tu gato.
  • Si tu gato acepta que le pongas el arnés, después añade la correa y permite que se mueva libremente con ello puesto dentro del hogar.
  • Dentro de casa o en el jardín, cuando veas que está cómodo con el arnés y la correa, coge la correa y camina a su lado sin molestarle y sin movimientos bruscos hasta que se acostumbre a caminar a tu lado de ese modo.
  • Deja pasar un par de días entre un paso y otro (los puntos anteriores)

Es buena idea que para que tu gato sienta el arnés como algo positivo, que le premies con alguna golosina felina siempre que acepte el arnés o pasear con tranquilidad.

Qué no debes olvidar

Si has superado todo lo comentado anteriormente, entonces no deberás olvidar lo siguiente:

  • Antes de sacarle de casa debe estar con sus vacunas al día y desparasitado.
  • Evita lugares con mucho movimiento para sacar a tu gato de paseo, es mejor que lo hagas en lugares tranquilos.
  • Si vives en una gran ciudad es mejor que no saques a pasear a tu gato.
  • Si se cruza con otros gatos o perros puede asustarse, es mejor que evites esto o que le cojas en brazos antes de que se acerque demasiado el otro animal.
  • Si no tienes a tu gato castrado, no lo saques en época de celo
  • Si te das cuenta de que se agobia o se estresa, vuelve a casa lo antes posible.

No todos los gatos son iguales

No todos los gatos son iguales y quizá al gato de tu vecina le encanta salir a pasear con correa y arnés pero el tuyo lo detesta. No te preocupes por eso, lo que importa en cualquier caso es que tu gato sea feliz le saques o no a pasear. Recuerda que tu gato puede sentir temor si le sacas a pasear aunque estés a su lado porque está en un territorio que no conoce, no controla la situación y el estrés y el miedo pueden paralizarle. Si siente mucho temor podría parecer otro gato al que nada se parezca al que es cuando está en casa. En este caso, olvida sacar a tu gato a pasear porque está claro que no está preparado para ello.

Muchos gatos prefieren estar tranquilos en sus casas, durmiendo sin que nadie les moleste y sin tener que pasar por estrés innecesario. Aunque es cierto que el aire fresco, el sol y que un gato se revuelve en tierra es buena idea para ellos, si no quiere salir de casa puedes proporcionárselo dentro de ella. Si no tienes un jardín en casa puedes buscar el de un amigo o uno que no esté transitado para llevar a tu gato con un transportín, aunque si piensas que esto también puede estresar a tu gato (por ejemplo si no le gustan los transportines), entonces desiste de pasear a tu gato.

Dentro de casa también puede ser feliz

No te sientas triste si tu gato no quiere salir de casa, dentro de ella también puede ser feliz y disfrutar mucho. Para que tu gato esté dentro de casa feliz, tendrás que respetar su espacio, que no le falte ni alimento ni agua, que tenga juguetes para disfrutar y un lugar secreto para poder esconderse siempre que lo desee. Además recuerda:

  • Darle tu cariño siempre que te invite a dárselo
  • Juega con él cuando le veas receptivo
  • Ten en casa un árbol para gatos
  • Proporciónale escondites cómodos

Sacar a pasear a un gato no es tan “sencillo” como sacar a pasear a un perro… hay muchos más riesgos, como que te ataque porque está sobre estresado, a que se pelee con otros animales y salga herido, a que no puedas controlarle y que se escape… Así, que si realmente quieres sacar a pasear a tu gato pero no es una opción y eso te frustra, entonces, quizá tu solución sea otra. Es posible que sea buena idea que consideres la opción de adoptar a un perro para poder sacarle a pasear y poder hacer todas esas cosas que con tu gato no puedes hacer.

Los gatos disfrutan paseando, en la calle o en casa

Sea como sea, lo que importa sobre todo, es que estés feliz con tu gato en el hogar, aunque no le saques a pasear. Y si finalmente tu gato acepta salir a pasear, entonces, recuerda tomar todas las medidas necesarias para que sea lo más seguro posible para tu amigo peludo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)