¿Por qué mi gato me muerde?

Gato mordiendo

Un gato bien educado es un animal al que se le está dedicando tiempo para enseñarle a no morder a los humanos. Este pequeño felino es muy inteligente, tanto que no le es muy difícil saber que hay cosas que no puede hacer. Para conseguir que un peludito deje de hacer daño con sus afilados dientes tan sólo serán necesaria tres cosas: paciencia, constancia y comprensión.

Aún así, si es la primera vez que convivimos con uno es normal que nos preguntemos por qué mi gato me muerde si no le he hecho nada. Como son varias las causas y es un tema muy importante, vamos a extendernos un poco más de lo habitual para que, al terminar de leer este artículo, sepas no sólo por qué se comporta así tu gato, sino también qué puedes hacer para que no te muerda más.

¿Por qué muerde un gato?

Le están saliendo los dientes definitivos

Gatito atigrado joven

El gatito joven, de 2 a 4 meses, lo muerde absolutamente todo, y cuando digo todo es todo, lo que tiene que morder y lo que no. Durante esta etapa el felino no sólo tiene una gran curiosidad por explorar su entorno, sino que además, al estar creciéndole los dientes definitivos siente molestias. Para aliviarse, muerde.

Ahora más que nunca tendremos que ir muy alerta de no dejar cables ni cualquier objeto con el que pueda hacerse daño. Y también será cuando más paciencia tengamos que tener.

¿Qué hacer?

Tener mucha paciencia. Sí, sé que lo he dicho hace un momento, pero de verdad es muy, muy necesaria. Piensa que va a querer morderte cuando veas la televisión, cuando duermas, cuando tenga hambre,… No lo va a hacer con intención de hacerte daño, pero sí, será eso lo que haga.

Para que no muerda o, mejor dicho, para que lo vaya haciendo cada vez menos, hay que proporcionarle un juguete cada vez que tenga intención de morder. En el caso de que se suba a la cama o al sofá y muerda, se bajará (volverá a subir, pero si muerde, bájalo de nuevo). Si es un gato adulto, también se le puede enseñar a no morder de esta manera.

No quiere más caricias

¿Alguna vez te ha pasado que estabas acariciando a tu gato y, sin más ni menos, te ha mordido y/o arañado? Hay gatos a los que les encanta que se les mime todo el día, pero hay otros a los que no. Si un felino empieza a mover la cola de un lado a otro bruscamente, dando golpecitos contra el suelo, y si además coloca sus orejas hacia atrás, es porque quiere que lo dejen tranquilo.

¿Qué hacer?

Observa a tu gato. Dedica tiempo a entender su lenguaje corporal. Poco a poco aprenderás cuándo, dónde y cómo quiere que lo acaricien. Para que te sea más fácil aprenderlo, te dejamos esta imagen que te puede ser de mucha ayuda:

Dónde acariciar al gato

Imagen – Biozoo.com

Siente miedo

Si tiene miedo y/o está tenso, podría llegar a atacar a una persona, incluso a su cuidador/a. Por ejemplo, si has adoptado a un perro y tu felino nunca ha tenido contacto con canes, lo más probable es que se esconda. O si hay alguien que lo está acosando y no encuentra una vía de escape, optará por pasar a la acción, es decir, que morderá y/o arañará para defenderse.

¿Qué hacer?

En estas situaciones es sumamente importante averiguar la causa del miedo y tratar que el gato se tranquilice. Así, si tiene miedo del nuevo miembro de la familia, será necesario socializarlo poco a poco y gradualmente, teniendo al nuevo miembro (siempre que sea un perro o gato, claro está) dentro de una habitación unos días e ir intercambiándoles las camas, dándoles mucho cariño y golosinas a ambos al mismo tiempo, jugando con ambos, y tratando de que el ambiente en casa sea tranquilo.

En el caso de que alguien le esté acosando, hay que tratar de que esa persona o peludo no lo haga más. Si es una persona, se le tiene que explicar que el gato es un animal muy sensible, que hay que tratar con respeto. Si es un peludo, hay que vigilarlo mucho, pasar todo el tiempo posible con ambos animales, jugando, dándoles cariño, etc., para que poco a poco vayan, al menos tolerándose.

Mordisquitos de amor

Y terminamos con esos pequeños mordisquitos que no duelen. El gato los da cuando se siente abrumado por tantas caricias. Simplemente te está diciendo que no quiere más mimos.

¿Qué hacer?

Dejar de acariciarlo. Seguro que en un rato vuelve a por más 🙂 .

Gato siendo acariciado

¿Te ha resultado interesante?

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *