Cómo saber si a mi gato le duele la garganta

Los que convivimos con uno o varios gatos sabemos que estos son unos maestros a la hora de ocultar el dolor; no en vano, si estuviesen en su hábitat natural no les quedaría más remedio que hacerlo si quisieran tener una oportunidad para sobrevivir. Claro que ahora no tienen necesidad alguna de fingir que todo está bien cuando en realidad no es así, pero el instinto… es el instinto y contra eso no podemos hacer nada.

Si queremos detectar lo antes posible algún problema es muy importante que estemos atentos a cualquier cambio que se produzca en la rutina de nuestro peludo. A continuación te explicamos cómo saber si a mi gato le duele la garganta, uno de los síntomas que más desapercibido puede pasar.

¿Qué causa el dolor de garganta en el gato?

Gato en una cesta

El dolor de garganta es un síntoma que aparece por, prácticamente, las mismas causas que en los humanos. En este sentido, nos puede ser fácil intuir o sospechar que tiene o puede sentir dolor o molestias en su garganta. Pero claro, para saberlo con seguridad será necesario conocer estas posibles causas. Son las siguientes:

  • Alergias: ya sea al polvo, al humo del tabaco, al polen, o a otros factores.
    • Síntomas: los más frecuentes son las secreciones nasales y oculares, los estornudos y la tos, que puede causar dolor en la garganta.
    • Tratamiento: una vez descubierta la causa, se retirará del ambiente del animal. Si es necesario, el veterinario le empezará a tratar con antihistamínicos.
  • Asma: es una enfermedad respiratoria caracterizada por la dificultad respiratoria que tiene el animal al exponerse a un alérgeno.
    • Síntomas: los principales son el trabajo respiratorio forzado (le cuesta respirar), tos persistente, y silbidos al exhalar el aire.
    • Tratamiento: se trata con medicamentos antiasmáticos y con broncodilatadores para que el peludo pueda respirar normalmente.
  • Inflamación de las amígdalas y los ganglios: puede ser debida a una infección, enfermedad autoinume, o linfomas.
    • Síntomas: notaremos que tiene un bulto en el cuello.
    • Tratamiento: dependerá de la causa. Le pueden administrar antibióticos si es debido a una infección, pero puede necesitar cirugía para extiparle el ganglio inflamado si se trata de un linfoma.
  • Cuerpo extraño atorado: si se ha tragado algo que no debería y se le ha quedado atascado, enseguida notará dolor en su garganta.
    • Síntomas: tos, arcadas, dificultad para respirar.
    • Tratamiento: tenemos actuar lo más rápido posible y tratar de quitarle el objeto. En este artículo te explicamos qué hacer si el gato se atraganta.
  • Pulmonía o neumonía: son dos enfermedades respiratorias causadas por una infección bacteriana o vírica.
    • Síntomas: fiebre, apatía, letargo y dificultad para respirar y tragar.
    • Tratamiento: consistirá en administrarle antibióticos y de darle comida enlatada para que le sea más fácil comer.

¿Cómo saber si a mi gato le duele la garganta?

Gato en el sofá

Como hemos visto, son varias las enfermedades que tiene como síntoma el dolor de garganta, pero ¿cómo saber si a un gato le duele? Los otros síntomas que puede tener son los siguientes: voz ronca, pérdida de apetito, pocos maullidos, salivación o babeo, náuseas, diarreas, deshidratación y disminución en la ingesta de agua.

Por lo tanto, si sospechamos tiene dolor, lo tenemos que llevar lo antes posible al veterinario para que lo examine y averigüe por qué siente esta molestia y para que empiece a tratarlo.

¿Qué remedios caseros le puedo dar?

Tras haberlo llevado al veterinario, en casa podremos hacer varias cosas para ayudar a nuestro amigo, como por ejemplo:

  • Darle comida enlatada o blanda: le será más fácil de tragar. Se la cortaremos en trozos muy pequeños y se lo serviremos. En el caso de que sea invierno o de que haga frío, será además muy aconsejable echarle caldo de pollo casero que esté templado.
  • Lavarle ojos y nariz: con una gasa esterilizada para cada ojo y otra para la nariz humedecida en agua templada, le quitaremos las secreciones oculares y nasales.
  • Protegerle de las corrientes de aire: para evitar que empeore, es lo más importante. Eso sí, no hay que sobreprotegerlo: un exceso de calor podría darle fiebre.
  • Cariño: cada día. Si le damos cariño y le hacemos compañía, seguro que se recuperará antes de lo que imaginamos.

Gato maine coon adulto

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Enfermedades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *