Cómo entrenar a tu gato para que vaya cuando le llamas

Vamos a ser sinceros: un gato no es un perro. Es obvio. Pero hay personas que piensan que se pueden adiestrar por igual a los dos, lo cual es un error muy grande. El comportamiento felino, su forma de aprender, e incluso su ritmo de aprendizaje es muy distinto al que tiene el can. Por eso, cuando queremos que, por ejemplo, acuda a nuestra llamada tenemos que habernos ganado su confianza antes, pues de lo contrario no nos hará ningún caso.

Así que, si te estás preguntando cómo entrenar a tu gato para que vaya cuando le llamas, a continuación te diré lo que tienes que hacer para conseguir tu objetivo.

Gánate su confianza

Esto es lo primero que tienes que hacer. Si el gato no confía en el humano, no le prestará la más mínima atención. ¿Qué hacer para que te vea como su amigo? Muchas cosas, pero todas ellas muy sencillas:

  • Respeta su espacio: si te bufa y/o gruñe, da un paso hacia atrás. No le obligues a hacer nada que no quiera.
  • Asegúrate de que tiene siempre agua y comida a su disposición: dale además una alimentación de calidad, sin cereales, para que su salud se fortalezca. Si ve que te preocupas por él, te querrá más (excepto si es un gato feral, el cual no puede vivir dentro de una casa con humanos).
  • Deja que él sea quien dé el primer paso: puedes por ejemplo coger un juguete y moverlo como si jugaras con él, pero no le obligues a jugar si no le apetece.
  • Procura que viva en un ambiente tranquilo y seguro: los gritos, el estrés,… todo esto no sirve para nada bueno (ni siquiera para ti).

Consigue que acuda a tu llamada

Una vez que ya te has ganado su confianza, algo que por cierto podrás saber si hace cosas como saludarte cuando llegas a casa, o se sube a tu regazo sin ni siquiera habérselo pedido, será el momento de enseñarle a acudir cuando lo llames. ¿Cómo se hace eso? Muy fácil: siguiendo este paso a paso:

  1. Con una golosina para gatos en la mano, llámalo utilizando un tono de voz muy alegre. En el caso de que no viniera acércate más a él, enseñándole en todo momento lo que será su premio.
  2. Vuelve a llamarlo. Dile cosas como ”mira, mira lo que tengo” (no lo entenderá, pero a medida que pasen los días y vayas repitiéndoselo acabará asociando esas palabras con algo muy positivo).
  3. Si todavía no viniera, hazte un poco el interesado. Mira la golosina como si realmente te apeteciera comértela. Y, en un momento inesperado, levántate rápidamente y aléjate de él mientras lo llamas.
  4. Enseguida que lo tengas justo delante (o al lado), dale la golosina.

Si vieras que le cuesta mucho aprender, en vez de una golosina ofrécele una lata de comida húmeda. Esta última nunca falla 😉 .

Luego solo será cuestión de repetir una y otra vez estos pasos. Unas veces con comida, otras sin. A medida que veas que lo va entendiendo sustituye cada vez más los premios de comida por las caricias, ya que no siempre vas a tener golosinas o latas para poder darle.

Espero que te haya sido de utilidad 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Categorías

Gatos

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.