Todo lo que debes saber sobre la artrosis en gatos

Gato blanco viejo

A medida que nuestro gato se hace mayor, su cuerpo se va desgastando. Es un proceso natural que le puede provocar una serie de males propios de la edad avanzada, y hay uno en concreto que a menudo es muy difícil de detectar: la artrosis.

Este animal es un maestro a la hora de ocultar el dolor, tanto es así que para detectar la artrosis en gatos sólo podremos hacer una cosa: observarlo a diario. Todo detalle, todo cambio, por muy pequeño e insignificante que sea, puede ser una señal de que nuestro amigo tiene algún problema en sus articulaciones.

¿Qué es la artrosis?

Gato viejo

La artrosis es una enfermedad crónica que puede afectar a todos los animales vertebrados que produce la alteración destructiva de los cartílagos de las articulaciones, haciendo que el animal afectado sienta mucho dolor al caminar o al mover sus piernas o, en el caso del gato, patas.

Como sabemos, las articulaciones son los componentes del esqueleto que permiten la conexión entre dos huesos. En los extremos de dichos huesos hay cartílago, que es un tejido que los protege. Sin embargo, a medida que envejecemos, y tras haber usado durante años las articulaciones, al final este tejido termina por deteriorarse. 

Pero no todo termina así. El hueso, antes recubierto por cartílago, ahora comienza a crecer por los lados, lo que provoca la deformación de la articulación.

¿Cuándo se presenta en el gato?

Gato gris viejo

El gato es un animal de crecimiento y desarrollo rápidos, cuya esperanza de vida es, lamentablemente, de tan sólo 20 años. Al cumplir los 10 años, ya se considera que ha llegado a la vejez, de modo que es frecuente que en cualquier momento tenga problemas asociados a la tercera edad, siendo más probable a partir de los 12 años.

Pero, como comentábamos, detectársela es muy difícil. Por instinto, va a ocultar su dolor y va a seguir haciendo vida completamente normal hasta que ya la molestia sea tan grande que no pueda soportarla más. Cuando eso ocurra, la enfermedad ya habrá avanzado mucho. Por este motivo, es importante observar con atención a nuestro peludo.

¿Cómo saber que mi gato la padece?

Gato viejo

Cualquier cambio en su rutina debe de preocuparnos. Si nuestro querido gato ya es mayor, en el caso de padecer artrosis o cualquier problema relacionado con sus articulaciones puede volverse muy irritable e incluso agresivo cuando le acariciamos la espalda o los cuartos traseros.

Otro tema que también debe de preocuparnos es el de su higiene. Si siente mucho dolor, evitará alejarse mucho de su cama, por lo que es probable que haga sus necesidades cerca de ella. Además, irá perdiendo movilidad, lo que provocará a su vez la pérdida de masa muscular.

En situaciones en las que la artrosis haya avanzado mucho, o en las que el dolor sea muy intenso, el felino puede dejar de asearse con la frecuencia que lo hacía antes, por lo que podrían formarse nudos en su pelo y éste volverse opaco.

¿Cómo se diagnostica y cuál es el tratamiento?

Si sospechamos que tiene algún problema con sus articulaciones, es conveniente que lo llevemos al veterinario lo antes posible. Una vez allí, le harán una radiografía y un análisis de sangre, lo que suele ser suficiente para confirmar el diagnóstico.

El tratamiento médico consistirá en suministrarle antiinflamatorios, pero en casa también tendremos que hacer algunos cambios.

Cuidar de un gato con artrosis

Gato viejo con su humano

Alimentación

Es conveniente darle una alimentación de alta calidad, que contenga ácidos grasos esenciales y antioxidantes, y que esté exento de cereales y subproductos, como por ejemplo los de Acana, Orijen, Taste of the Wild, True Instinct High Meat, entre otros.

Cama

Si hasta ahora le teníamos una cama tipo cojín sobre una superficie alta, para hacerle la vida más fácil es muy recomendable comprarle una ortopédica o tipo iglú y colocársela en el suelo para que, de este modo, no tenga que saltar.

Higiene

Un gato enfermo puede dejar de acicalarse. Si nuestro amigo dejara de hacerlo, tendremos que encargarnos nosotros de cepillarlo a diario, así como de mantener sus ojos y orejas limpios usando una gasa limpia y evitando profundizar demasiado.

Cariño

Gato

El cariño es fundamental para que el felino desee seguir adelante y tenga fuerzas para ello. Un gato con artrosis es un gato enfermo que necesita, ahora más que nunca, de la compañía y el afecto de su familia. Por supuesto, habrá que evitar acariciarle las zonas que le duelan, pero eso no significa que no podamos darle besos como hemos hecho hasta ahora por ejemplo.

No podrá jugar, pero seguirá siendo nuestro peludo, nuestro amigo.

La artrosis en gatos es una enfermedad frecuente en aquellos que han llegado a la vejez. Como los cuidadores que somos, nos corresponde a nosotros proporcionarles lo mejor para que puedan seguir siendo felices a nuestro lado hasta el fin de sus días.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Enfermedades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario