Por qué mi gato bebe del grifo

Gato bebiendo de un grifo

El gato es un peludo que a veces tiene comportamientos que nos llaman mucho la atención, sobretodo cuando tenemos en cuenta que le damos todos los cuidados y atenciones que necesita. Quizás uno de los más curiosos sea el hecho de que beba, en más de una ocasión, del grifo y no de su bebedero.

Esto, si el agua que sale de él se puede beber, no hay problema, pero cuando tiene mucha cal… entonces las probabilidades de que termine con alguna infección urinaria o con cálculos renales son bastante altas. Por ello, es importante saber por qué el gato bebe agua del grifo y, sobretodo, qué hacer para que no lo haga más.

El gato, un animal felino

No siempre pensamos en ello, pero el gato es un felino, al igual que el león, el tigre o la pantera. Todos ellos son depredadores, que cazan para poder alimentarse. Lo que pocas veces se deduce, es que obtienen gran parte del agua que necesitan alimentándose de sus presas, y es que estos peludos son muy poco bebedores. Obviamente, se acercan a los ríos y charcos para beber, pero poco.

Cuando el gato pasa a vivir con nosotros, su alimentación cambia: ya no podrá cazar, de hecho, no tendrá necesidad de hacerlo. Nosotros le damos comida cada día, la cual puede tener todo lo que necesita pero que, a menudo, le falta lo más importante: agua. Aunque le mantengamos limpio y lleno el bebedero, veremos que, a diferencia de por ejemplo el perro, no se acerca mucho a él, sino que prefiere el agua de otras partes de la casa, como los grifos.

¿Por qué bebe agua del grifo?

El principal motivo es porque es un agua que no está estancada. A diferencia de la que hay en el bebedero, la que sale del grifo es un líquido limpio, fresco. Por ello, a menudo cuando lo abrimos se acerca a él y bebe algunos tragos para saciarse. Sin embargo, ésta no es la única causa.

Un bebedero que está sucio, aunque tenga tan sólo una mota de polvo, será un bebedero que el gato no utilizará. Hay que tener en cuenta que este es un animal muy exigente con la limpieza, tanto con la suya como la de su vajilla y arenero, por lo que si no le mantenemos perfectamente limpio su bebedero, olvidémonos de que beba de él.

¿Cómo evitar que lo haga?

Bueno, no se puede evitar al 100%, pero sí que podremos hacer algunas cosas para que esté bien hidratado y, de paso, que su salud no se pueda ver comprometida ni ahora ni más adelante. Es lo siguiente:

  • Darle comida húmeda en vez de seca: al tener un 70% de humedad, mientras come ingerirá también agua y, por lo tanto, no tendrá tanta necesidad de beber.
  • Limpiarle el bebedero a diario: con una gota de lavavajillas y una valleta (o con un estropajo si el agua que sale del grifo tiene cal), se limpia a consciencia. Luego se quita toda la espuma y se seca bien para, a continuación, volver a llenarlo.
  • Comprar una fuente para gatos: así, seguro que beberá más de la fuente que del grifo.

Gato bebiendo agua

Esperamos que este artículo te sea de utilidad. 🙂

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *