Todo lo que debes saber sobre la otitis en los gatos

La otitis en los gatos es una enfermedad muy común, pero lo cierto es que a menudo es difícil saber qué le ocurre a nuestro peludo ya que es experto en ocultar el dolor y las molestias que le puede generar.

Por eso, conocer sus síntomas nos servirá para poder percibir mejor lo que le ocurre y qué medidas debemos de de tomar a partir de ahora para que su salud mejore.

¿Qué es la otitis?

La otitis es la inflamación del epitelio, el cual recubre el conducto auditivo y el pabellón auricular. Aparece sobretodo en gatos que tienen las defensas bajas, ya sea a través del contagio de ácaros del oído o por contacto directo con una zona o animal infestado. De todas formas, también tienes que saber si el animal sufre un traumatismo o una infección en esa zona podría acabar con esta enfermedad.

Existen tres tipos de otitis:

  • Otitis externa: es la más común y la más fácil de tratar. Afecta al conducto auditivo, desde el pabellón auricular hasta el tímpano.
  • Otitis media: se suele producir cuando la otitis externa no se ha tratado bien. El pabellón auricual se verá muy afectado, y el tímpano se habrá inflamado o incluso roto.
  • Otitis interna: es la inflamación del oído interno y se produce generalmente cuando el gato ha sufrido un traumatismo o porque ha tenido una otitis externa o media mal curadas.

¿Cuáles son las causas?

Son muchas las causas de la otitis en los gatos. Veamos cuáles son las más comunes:

  • Ectoparásitos: como el ácaro de la especie Otodectes cynotis, el cual se aloja en orejas, cabeza y cuello.
  • Bacterias y hongos: se trata de microorganismos oportunistas que aprovechan situaciones como el exceso de humedad, presencia de cuerpos extraños, alergias, traumatismos, o irritaciones para infestar los oídos del felino.
  • Cuerpos extraños: como las espigas por ejemplo. El animal tratará de sacarse ese cuerpo extraño sin éxito normalmente, provocándose una otitis. El veterinario debe de extraérselo con las herramientas adecuadas.
  • Traumatismos: si ha sufrido un accidente en el que se ha visto afectada la zona de las orejas, la otitis puede darse.
  • Tumores: si el gato es mayor y suele tener problemas de otitis, probablemente sea por un tumor.
  • Enfermedades inmunitarias: debido a que estas enfermedades debilitan el sistema inmune, los microorganismos oportunistas aprovechan la ocasión para infestar los oídos del gato.
  • Pólipos nasofaríngeos: son proliferaciones normales que se detectan en el oído medio, en el conducto auditivo y en la mucosa nasofaríngea.
  • Otras causas: problemas como la sarna u otro tipo de enfermedades, como las metabólicas o las endocrinas, pueden causar otitis.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la otitis en los gatos son los siguientes:

  • Dolor en la zona
  • Sacudidas de la cabeza
  • Inclinación de la cabeza
  • Enrojecimiento e hinchazón de la zona de las orejas
  • Prurito que puede ir de moderado a severo
  • Pérdida de audición
  • Mal olor en los oídos
  • Presencia de ácaros en los oídos
  • Pérdida de pelo en las zonas afectadas debido al excesivo rascado
  • Irritación y exudación de la zona afectada

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la otitis en gatos dependerá mucho de la causa. Por este motivo, lo primero que tenemos que hacer es llevarlo al veterinario para que lo examine y nos diga qué es lo que tenemos que hacer. Nunca -insisto, nunca-, hay que darle un medicamento al peludo sin antes haberlo consultado con un profesional.

Así, su modo de proceder será:

  • Cuerpos extraños: si el gato tiene algún cuerpo extraño, se lo retirará con herramientas adecuadas y luego en casa nosotros lo trataremos con medicamentos óticos como nos haya dicho.
  • Bacterias: se lo limpiará con agua o suero fisiológico y luego nos recomendará un colirio específico antibacteriano.
  • Hongos: si tiene hongos, nos recetará el producto fungicida adecuado.
  • Ectoparásitos: nos recomendará un antiparasitario (como una pipeta) y un colirio específico acaricida. Además, tendremos que darle antiinflamatorios para reducir la inflamación y para aliviar el dolor.

En casos graves el profesional realizará un tratamiento quirúrgico.

¿Debe llevar collar isabelino?

Seguramente sí. Por propia experiencia sé que el gato ODIA tener que llevar un collar isabelino, pero es muy importante que lo lleve si el veterinario nos lo ha aconsejado ya que así no se rascará la oreja y esta podrá curarse mucho mejor. Productos como feliway (puedes comprarlo aquí) y estar todo el tiempo posible con él le ayudarán a sentirse algo más cómodo.

¿Se puede prevenir la otitis en los gatos?

No del todo, pero sí que podemos hacer varias cosas:

  • Llevar al gato al veterinario una vez al año a que lo revisen.
  • Limpiarle los oídos con una gasa estéril humedecida con suero fisiológico, quitando la suciedad solo de la oreja externa, es decir, del pabellón auricular. No hay que usar bastoncillos puesto que estos podrían romper el tímpano.
  • No bañar al gato. No lo necesita (exceptuando si es muy mayor y/o se ha ensuciado mucho). Si se hace, tenemos que acordarnos de retirar el agua que se haya acumulado en el interior de los oídos con unos algodoncitos untados en un poco de vaselina. Para retirar los residuos de vaselina usaremos una gasa estéril envuelta en un dedo.

Espero que te haya sido de utilidad 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Categorías

Enfermedades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.