Hipertensión pulmonar en gatos

Los peludos, por lo general, gozan de buena salud; sin embargo, a veces pueden caer enfermos. Una de las enfermedades que pueden sufrir es la hipertensión pulmonar, que es un síndrome que afecta a la red vascular de los pulmones.

Aunque no es muy frecuente, es importante conocer todo sobre la hipertensión pulmonar en gatos para que sepamos qué hacer en caso de que nuestro amigo la padezca.

¿Qué es?

La hipertensión pulmonar es una enfermedad que afecta a los tejidos de los pulmones y al funcionamiento de las estructuras cardíacas. Como consecuencia de ello, los tejidos del cuerpo se ven perjudicados ya que no reciben la cantidad de oxígeno que necesitan.

Hay que tener en cuenta que los pulmones de los felinos cuentan con una red de vasos sanguíneos de alta capacidad, pero son de baja presión y resistencia. Por eso, además, las estructuras del corazón son capaces de soportar una presión más elevada que la red de arterias y venas de los pulmones.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la hipertensión pulmonar en gatos son los siguientes:

  • Está siempre cansado
  • Tos, que puede estar acompañada de sangre
  • Falta de aliento
  • Deshidratación
  • Sonidos pulmonares anómalos
  • Arritmia cardíaca
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Intolerancia al ejercicio
  • Desmayos o síncopes

¿Cuáles son las causas?

En gatos es una enfermedad que se desarrolla normalmente a partir de otra, que es lo que se llama hipertensión pulmonar secundaria. Aún así, también puede aparecer ”de la nada”, considerada idiopática. Veamos cuáles son las causas de una y otra:

  • Hipertensión pulmonar secundaria:
    • Asociada al tromboembolismo pulmonar, caracterizada por la formación de coágulos -trombos- en los vasos de los pulmones, especialmente en las arterias pulmonares y en el lado derecho del corazón.
    • Causada por alteraciones en el atrio izquierdo del corazón: cuando este tiene que soportar una presión elevada y además crónica, el drenaje de las venas de los pulmones se ve perjudicado.
    • Derivada de enfermedades respiratorias: como la neumonía, fibrosis pulmonar o la enfermedad traqueobronquial obstructiva.
    • Relacionada a la hipercirculación pulmonar: las arterias pulmonares deben soportar una mayor presión sanguínea.
  • Hipertensión pulmonar idiopática o primaria: el envejecimiento y la obesidad son factores de riesgo, puesto que las estructuras vasculares del corazón y de los pulmones se desgastan.

¿Cómo se diagnostica?

Si nuestro gato presenta algunos de los síntomas mencionados antes, deberemos de llevarlo al veterinario lo antes posible. Una vez allí, le harán un examen físico, radiografía torácica y análisis (sangre, orina, heces) para saber cómo se encuentra. Además, si hay sospecha de hipertensión pulmonar le hará una ecocardiografía Doppler.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento dependerá de la causa, pero por lo general se optará por administrarle medicamentos con acción inhibitoria sobre la vasconstricción pulmonar, y otros que fortalezcan los vasos de los pulmones. En el caso de que tenga trombos, se le dará también anticoagulantes, u optará por intervenirlo si tiene malformaciones cardíacas congénitas con desvíos.

¿Se puede prevenir?

No al 100%, pero sí que se pueden hacer algunas cosas:

  • Darle alimentación de calidad (sin cereales ni subproductos).
  • Ponerle todas las vacunas obligatorias.
  • Desparasitarlo para que no tenga pulgas, garrapatas ni otros parásitos.
  • Jugar con él a diario, para que sea feliz pero también para que haga ejercicio.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Enfermedades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.