Cómo amansar a un gato salvaje

Aunque nos lo han dicho y repetido muchas veces, el gato es un animal que sigue manteniendo prácticamente intacto el comportamiento de su familia. Si bien es cierto que con respeto y cariño se puede llegar a adaptar sin problemas a vivir con los humanos, la realidad es que es él quien decide si lo va a hacer o no.

¿Es posible domesticar a un peludo que no ha tenido contacto con humanos? La realidad es que no. Pero en la calle viven otros felinos que, una vez, tuvieron una familia y que necesitan ayuda. Descubre cómo amansar a un gato salvaje.

¿Qué es un gato feral?

Antes de nada, es importante saber qué es un gato feral. Por muchas ganas que queramos ayudarles y protegerles, hay un tipo de felino al que le seremos de más ayuda si simplemente lo dejamos en un lugar seguro, en el exterior, que si por el contrario decidimos llevarlo a casa. El gato feral no quiere vivir entre cuatro paredes. Quiere ser libre.

Se trata de un animal que no ha vivido con una familia humana y que, por lo tanto, no sabe lo que es pero tampoco quiere saberlo. Para él, los humanos suponen un peligro, a excepción de aquel que le lleva de comer. Es muy importante tener esto en cuenta cada vez que queramos amansar a un gato salvaje y tener presente que los ferales sólo quieren vivir en libertad.

¿Cómo amansar o domesticar a un gato salvaje?

Una vez que hemos localizado a un gato que no se asusta tan rápidamente de los humanos y que incluso se acerca a ellos buscando atención, tendremos que ganarnos su confianza a través de la comida. Al vivir en la calle, este animal tiene muchos problemas para encontrar comida, muchos más que los ferales, de modo que no es de extrañar que estén famélicos o muy delgados.

La comida ideal para este fin es la húmeda (latas). Abriremos una lata, se la enseñaremos y luego pondremos el contenido en un comedero. Después, nos alejaremos unos metros para que no se sienta intimidado. Cuando haya terminado, cogeremos el plato y nos iremos, pero volveremos todos los días a la misma hora y haremos exactamente lo mismo.

Así, más pronto que tarde nos asociará con algo positivo (la comida), y podremos mantenernos cada vez más cerca de él hasta que llegue un día en el que nos dejará acariciarle. Más adelante, cuando ya se muestre afectuoso con nosotros, podremos cogerlo y llevarlo con el transportín.

Importante: si se trata de un gatito hay que ser rápidos. Lo atraeremos con comida y lo meteremos en el transportín o jaula para llevarlo ya sea a su nuevo hogar o a una protectora. Lo mismo debemos de hacer si es un gato joven o adulto del que sospechamos que ha sido abandonado recientemente. Estos animales no tienen muchas posibilidades de sobrevivir en la calle.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.