Por qué mi gato me ataca

Gato enfadado

El gato es un animal que puede sorprendernos, tanto para bien como para mal. A menudo, sobretodo si no tenemos mucha experiencia tratando a estos felinos, nos puede disgustar bastante que se nos acerque por detrás y nos muerda o no arañe, o que le estemos acariciando tranquilamente y de repente nos gruña.

Para no volver a encontrarnos en este tipo de situaciones, es importante entender por qué mi gato me ataca, es decir, tenemos que averiguar la causa de este comportamiento.

¿Por qué ataca un gato?

El gato es, por lo general, un animal pacífico que sólo ataca si está en celo o por territorio. El problema es que, al convivir con nosotros, ha tenido que adaptarse a vivir en una casa o en un piso, es decir, que la posibilidad que tenía antes de salir a la calle o de alejarse del núcleo de tensión ha desaparecido. Por lo tanto, esa tensión se le va acumulando, y es entonces cuando puede llegar a atacarnos, aparentemente, sin motivo, pero es importante saber que siempre hay una causa.

Así, se distinguen siete tipos de agresiones, que son:

  • Por juego: al ser un animal depredador es normal que ”ataque” a sus presas, pero también puede morder y arañar nuestras manos y pies si no le hemos enseñado a no hacerlo.
  • Por miedo: si siente amenazado pondrá las orejas hacia atrás, el cuerpo lo inclinará hacia atrás y se le puede erizar el pelo. Si no puede huir, atacará.
  • Por territorio: el gato es territorial, y si viene a veros alguien que no conoce, podría atacarlo o marcar por la casa.
  • Agresión re-dirigida: consiste en que un gato estresado por algo o por alguien no ataca a la persona o al animal que lo incomoda, sino que ataca a su cuidador.
  • Ya no quiere que lo acariciemos más: no todos los gatos son igual de cariñosos, por lo que cuando veamos que se está poniendo nervioso, moviendo la cola de un lado a otro, bufando o gruñendo, tenemos que dejar de acariciarlo.
  • Protege a sus crías: las mamás gatas suelen ser muy protectoras, hasta el punto de que, si siente que algunos de sus pequeños está en peligro, atacá a la persona o al animal con el fin de mantenerlo a salvo.
  • Por enfermedad: hay determinadas enfermedades, como la rabia o la artritis, que pueden causar un cambio drástico en el comportamiento del gato, haciendo que se vuelva más sensible.

¿Qué hacer?

Gato incómodo

Cada gato es único, por lo que cada caso es diferente. Lo primero que tenemos que hacer es llevarlo al veterinario para saber si está enfermo o no y, en el caso de que lo esté, tratarlo. Pero si resulta que está bien, entonces hay que tener mucha paciencia y cuidarlo con respeto y cariño (pero sin agobiarlo).

Si la situación es grave, te recomiendo que contactes con un etólogo felino.

¡Ánimo!


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario