Mi gato se asfixia, ¿qué hago?

Gato Maine Coon

La asfixia es un problema potencialmente mortal para un gato. Este animal es ya de por sí muy curioso, que explora su territorio y todo lo que hay en él varias veces a lo largo del día. Si hay algo nuevo, le interesará, y si además cree que con ese objeto puede jugar, no dudará en hacerlo. Así, lo puede coger con la boca, con el riesgo de que por un descuido o por un susto se lo meta dentro, y termine por obstruirle las vías respiratorias.

Por prevención, si alguna vez te preguntas qué hacer si mi gato se asfixia, aquí te explicaremos cómo debes de actuar.

Lo primero que hay que ver es si se puede sacar el objeto. Para ello, pide a alguien que sujete al gato de manera firme por detrás (podéis envolverlo con una toalla para evitar que os arañe, dejándole evidentemente la cabeza al descubierto), y tú le tienes que sujetar la cabeza, inclinándola un poco hacia atrás y abrirle bien la boca.

Ahora, tira de la lengua del gato hacia afuera, con mucho cuidado. Si ves el objeto, trata de extraerlo con los dedos. En el caso de que sea una aguja, o de que no puedas, acude inmediatamente al veterinario. 

Gato blanco y negro

Si está inconsciente, pero el corazón le late, puedes llevar a cabo la respiración artificial. Para ello, lo tienes que colocar de lado, y mantener la boca cerrada. Ahora, debes de soplar con fuerza en sus fosas nasales. El animal debería de respirar por sí solo a los 10 segundos, pero si no lo hace, o si el corazón le ha dejado de latir, acude a que lo vea el profesional mientras, de camino, continuas con la respiración artificial.

La asfixia es un problema que necesita atención urgente. No hay que dejarlo pasar.


Categorías

Trucos

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario