Leucemia felina

 

leucemia felina

 

Los gatos son unos animales de compañía estupendos para las familias, al igual que otras mascotas pero, como pasa con todas, los gatos también pueden ser propensos a sufrir enfermedades, graves en algunos casos, como es la leucemia felina.

Aunque pueda parecer que la leucemia felina puede ser igual que la que los humanos podemos tener estamos equivocados, no es igual y sí es una de las que más abundamente se da.

Esta enfermedad no es contagiosa para los humanos ni para otros animales y se transmite entre gatos mediante la saliva o la sangre del infectado al no infectado.

Los gatos suelen vacunarse contra la leucemia (que los protege un 95% de las veces) pero también podemos evitar la exposición a esta enfermedad castrando al gato (o gata) y evitando pelas entre gatos.

Lo que produce la leucemia felina es una degeneración que acorta la vida del gato en unos años y lo hace más propenso a enfermedades normales que pueden llegar a peligrar la vida del pobre animal.

Como cualquier animal enfermo, los gatos con leucemia felina precisan de una serie de cuidados, dependiendo de si es portador de la enfermedad o bien ya la ha desarrollado, de modo que intentemos aliviar el sufrimiento que puede sufrir lo más posible.


Escribe un comentario