Principales excusas para abandonar gatos

Gato naranja abandonado

Hay muchos más gatos que humanos, y son muy pocos los que consiguen tener una familia que realmente los van a querer siempre, hasta el fin de sus días. El abandono de animales, tanto de perros, gatos, caballos, etc., es un problema muy serio, no sólo para la víctima que, aunque resulte obvio no está de más decir que es el propio animal, sino también para los refugios y protectoras. Estos centros están cada vez más llenos, pues es muy, muy difícil conseguir un hogar para todos.

Así, el número de gatos abandonados en las calles aumenta. ¿Por qué? Sepámoslo. Averigüemos cuáles son las principales causas para abandonar gatos (u otro animal).

Alergia

Seguro que alguna vez has escuchado a alguien decir que se ha tenido que deshacer del animal porque le daba alergia. Es cierto que es un motivo de peso, pero no lo es menos que hoy en día se pueden hacer muchas cosas para poder sobrellevar los síntomas sin tener que mandar al gato a un refugio de animales, como por ejemplo, tomar los medicamentos prescritos por el médico, ponerse guantes y cepillar cada día al gato, abrir las ventanas para que el aire se renueve (por supuesto, llevando al gato a otra habitación para que no pueda salir y escaparse), etc.

Problemas de comportamiento

Hay una frase dicha por una terapeuta felina muy conocida que dice que ”los gatos siempre tienen razón”. Estoy totalmente de acuerdo. Los gatos no actúan mal porque sí, ni para hacerte daño, ni siquiera para ”vengarse” o culparte de algo. Ellos no entienden de esos temas. Los gatos actúan así porque o bien no se les educó correctamente, porque el ambiente familiar está tenso y necesitan desahogarse de algún modo, o porque sienten algún malestar físico o emocional.

En estos casos, lo mejor que se puede hacer es llevarlo al veterinario para que lo examine, y si todo está correcto, buscar el origen de su malestar en el núcleo familiar, y pedir ayuda a un etólogo felino que trabaje en positivo si se considera necesario.

Nacimiento de un hijo

Lamentablemente, todavía está muy arraigada la creencia de que los gatos transmiten la toxoplasmosis, y que por lo tanto las mujeres embarazadas deben deshacerse de ellos. Esto no es así. Como comentábamos en otro artículo, la toxoplasmosis es una enfermedad que se transmite sólo en el caso de que se ingieran las heces del animal, algo que nadie hace. Y de todas formas, siempre podemos hacer una visita al veterinario para saber si nuestro gato está infectado. En el caso de que lo esté, se le pondría en tratamiento y en un breve periodo de tiempo podría volver a hacer vida normal.

Gato bicolor en la calle

Cuando se toma la decisión de convivir con un gato, es importante que ésta sea una decisión responsable. Sólo así se evitarán los abandonos.


Escribe un comentario