Cómo viajar con un gato fácilmente

Viajar con gato

Cuando planeas una salida y tienes un gato, ¿qué puedes hacer? Si no conoces a nadie que pueda cuidarlo durante tu ausencia y no te entusiasma mucho la idea de dejarlo en una residencia, lo mejor que puedes hacer es llevártelo contigo. Puede ser una experiencia muy beneficiosa para ambos, ya que al estar juntos no os echaréis de menos y sabréis en todo momento dónde está el otro.

Ahora bien, para que sea un buen recuerdo, toma nota de estos consejos que te ayudarán a saber cómo viajar con un gato fácilmente.

Si es la primera vez que vas a viajar con tu gato, llévalo a hacer viajes cortos en coche durante un tiempo antes. De esta manera, cuando llegue el gran día ya se habrá acostumbrado, y no se sentirá tan extrañado. Además, te servirá para saber cómo reacciona y cómo proceder según sea el caso.

Por ejemplo, si lo notas nervioso para calmarlo tendrás que pulverizar su transportín y su manta con productos que lo relajen, como aceite esencial de naranja o feliway 30 minutos antes de partir; en cambio, si se mantiene tranquilo sólo tendrás que hacer una cosa: disfrutar del viaje, aunque si vas a estar mucho más tranquilo/a, échale 4-5 gotas de Rescue Remedy de Bach a su agua o a la comida. Así te puedo garantizar que tu peludo no lo va a pasar nada mal durante el trayecto, sino todo lo contrario 😉 .

Cómo viajar con un gato fácilmente

Cuando haya llegado el día, pulveriza el transportín con los productos mencionados unos 30 minutos antes, coloca en su interior una manta o cama, un juguete y después al peludo. Si es muy nervioso o se muestra inquieto, no está de más administrarle una pastilla para los mareos que te recomendará el veterinario. Llévate también su caja de arena, además de comida y agua, pues cada 3-4h hay que dejarle usarla. Para estar mucho más seguros, ponle un arnés y correa para gatos antes de partir. Así podrá pasear un poco por el automóvil, lo cual le irá muy bien para relajarse.

Y por último…

No tenemos que olvidarnos de llevar un rascador para que el gato pueda afilarse las uñas cuando esté en el hotel o en su nuevo hogar. A menudo se nos olvida llevarnos uno, y esto puede suponer un problema ya que podría estropear las cortinas.

Para acabar, es importante que sepas que los gatos sedados no pueden viajar. Para que esté tranquilo, recurre mejor a los remedios naturales como el Rescue Remedy que le mantendrán seguro y calmado.

¡Que tengáis un buen viaje!


Categorías

Trucos

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario