¿A los gatos les afecta el calor?

Gato en la terraza

¿A los gatos les afecta el calor? ¿Qué opinas? Al ser animales cuyo origen se encuentra en los desiertos podríamos pensar que están muy acostumbrados a las altas temperaturas, y que pueden sobrellevarlas incluso mucho mejor que los humanos, ¿pero es eso cierto?

La realidad es que depende del propio gato y de las condiciones medioambientales en las que se haya criado desde cachorro pues, al igual que nosotros, se adaptan al ambiente en el que viven, que puede ser igual o no al que tenían en origen.

Los gatos son animales de sangre caliente. Esto significa que su cerebro -más concretamente, el hipotálamo- se tiene que encargar de mantener una temperatura constante entre los 38 y los 39ºC. Si en el exterior es menor y no tienen un pelaje que los proteja, o éste no es lo suficientemente denso, tendrán frío; por el contrario, si es mayor, van a buscar esos rincones frescos para evitar que su temperatura corporal aumente.

¿Cómo saber si mi gato tiene calor?

Esa es una pregunta cuya respuesta es la siguiente: sabrás que está teniendo estrés térmico por calor cuando busque los rincones más frescos del hogar. Por ejemplo, durante el verano verás que se tumba en el suelo, o que se acerca al ventilador o al aire acondicionado para disminuir la calor corporal.

Gato negro en la sombra

¿Cómo saber si mi gato tiene un golpe de calor?

Si el gato está en un rincón insuficientemente ventilado, sin poder protegerse de la altas temperaturas, como en un coche cerrado por ejemplo, puede acabar teniendo un golpe de calor, el cual le puede costar la vida. Los síntomas de este grave problema son:

  • Dificultad para respirar y/o lo hace muy rápidamente.
  • Temblores musculares.
  • Vómitos.
  • Cambio de color de las mucosas de las encías (suelen volverse de color azul).
  • Aumento en el ritmo cardíaco.
  • La piel se vuelve azulada por la falta de oxígeno en sangre.

¿Qué hacer?

Si tu gato sufre un golpe de calor lo que hay que hacer es llevarlo a un sitio fresco, y aplicarle frío en la cabeza, cuello, ingles y axilas, o bien ponerlo debajo de un chorro de agua (que no esté muy fría ni que caiga con mucha potencia) para que su temperatura vaya estabilizándose.

Cuando ya esté mejor, o si por el contrario no notas mejoría, llévalo al veterinario de manera urgente tapado (nunca envuelto) en una toalla húmeda -fresca-.

Gato abisinio

Como ves, a los gatos el calor les puede afectar mucho. Asegúrate de que tu amigo tiene siempre agua limpia y fresca disponible, y que puede protegerse del sol.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario