Razas

En esta página encontrarás una completa lista de todas las razas actuales de gatos. Conoce el origen, el carácter, cómo surgió, qué cuidados necesita … y mucho, mucho más acerca de tu animal doméstico favorito. Además, te servirá como una guía para escoger aquella que más se adapte a las necesidades y/o costumbres familiares. Te mantendremos informado/a sobre las nuevas razas que vayan apareciendo para que no se te escape ni una. Disfrútala.

Índice

ABCDE – F – GH – I – J – KLM – N – OP – Q – RST – U – V – W – X – Y – Z

Razas de gatos con A

Abisinio Africano doméstico American Bobtail American Curl Angora Turco Aphrodite Australian Mist Azul Ruso

Razas de gatos con B

Bengala Bobtail japonés Bombay Bosque de Noruega Brazilian Shorthair British Shorthair Burmilla Burmés

Razas de gatos con C

California Spangled Ceylon Chartreux Cornish rex Cymric

Razas de gatos con D

Deutsch Langhaar Devon rex Don Sphynx

Razas de perros con E

Europeo Común Exótico de Pelo Corto

Razas de gatos con G

German rex

Razas de gatos con H

Habana brown Highland Linx Himalayo

Razas de gatos con K

Khao Manee Korat

Razas de gatos con L

Lambkin

Razas de gatos con M

Maine Coon Manx Mau egipcio Munchkin

Razas de gatos con O

Ocicat Oriental

Razas de gatos con P

Persa Peterbald Pixie Bob

Razas de gatos con R

Ragdoll

Razas de gatos con S

Sagrado de Birmania Scottish Fold Selkirk rex Serengeti Seychellois Siamés Siberiano Snowshoe

Razas de gatos con T

Tonkinés

Razas de gatos con V

Van Turco

Orígen y evolución

El Felis catus es probablemente uno de los animales que más cambios externos ha sufrido a lo largo de los siglos. Su apariencia y tamaño han ido cambiando a medida que el ser humano creaba más y más singulares razas. Esta increíble historia de selección de ejemplares comenzó hace mucho, mucho tiempo.

Ya los antiguos egipcios, hace unos 4 mil años, se dieron cuenta de que gracias a estos depredadores podrían ser unos excelentes compañeros, pues se alimentaban de los roedores que ponían en peligro el tan preciado maíz. Además, fueron tan venerados, que incluso llegaron a ser considerados como dioses, enterrándose junto a sus dueños cuando morían.

Si bien han tenido que pasar por alguna que otra situación que casi les pone en peligro de extinción, como durante la época Medieval en Europa, lo cierto es que nunca hemos dejado de llevarnos a casa ese gato que tiene algo ”especial”. Pero, ¿cuándo empezaron a aparecer las primeras razas?

El gato doméstico fue descrito por primera vez en el año 1798, por el naturalista Carl von Linneo, quien escribió un inventario en el que se distinguen el Catus domesticus, Catus angorensis, Catus hispanica y Catus coeruleus. Sin embargo, a partir de la segunda mitad siglo XIX, el tratado de zootecnia especial de Cornevin de 1897 añadió tres razas más: una muy parecida al Scottish Fold ya desaparecida, otra muy similar al Bobtail japonés, y por último a la actual raza Manx.

El número de razas no ha hecho más que aumentar desde entonces, pues se han pasado de tener tan sólo 8 razas en 1900, a tener casi 100 en el día de hoy. Y si te parecen pocas, no te preocupes, pues constantemente se están cruzando razas entre sí para conseguir más bellos gatitos que muchos quieren llevar a las mejores exposiciones, las cuales han ayudado a que hoy podamos disfrutar de una gran variedad de bellezas felinas.

La primera de todas ellas se celebró en el año 1598, en Winchester (Inglaterra), pero tuvieron que pasar cerca de 300 años para que los amantes de los gatos se animaran a presumir de sus igos peludos de manera oficial. Concretamente, en la de 1871, organizada en el Crystal Palace de Londres, se reunieron más de 170 gatos. Ésta fue, sin duda, la primera exposición moderna de pequeños felinos, y la más importante, pues marcó el inicio de la definición de los estándares de las razas.

En el año 1898, en los Estados Unidos se celebró una nueva exposición en el Madison Square Garden de Nueva York. Fue tan exitosa, que poco a poco nuevos países comenzaron a organizar las suyas propias. El mundo de los gatos comenzó a modernizarse pues los dueños empezaron a gastarse todo el dinero que fuera necesario para que su gato estuviera espléndido. Así fue como el Felis catus pasó de vivir en el campo, a convivir con los humanos en sus casas. Si bien durante la Segunda Guerra Mundial no se organizó ninguna exposición, cuando ésta finalizó poco a poco se fueron recuperando, y lo han hecho tan bien que, en el país donde haya gatos, de buen seguro que también celebrarán este tipo de reuniones.