¿Qué es la ailurofilia?

La ailurofilia es un trastorno

La ailurofilia es una palabra cuyo significado puede crear confusión. De hecho, es muy común pensar que es un término que designa algo bonito, pero en realidad se trata de un patrón de conducta que resulta bastante extraño. Si pensamos en el origen de esta palabra, veremos que proviene del griego ailuros que significa gato, y philos que se traduce como amor. Es una palabra aún muy desconocida entre la población, incluso la Real Academia Española no la ha introducido en el diccionario.

Si eres seguidor del blog, seguramente te hayas dejado enamorar por la mirada y el comportamiento de tu amigo de cuatro patas, ¿o me equivoco? Los peludos saben cómo hacerse querer, incluso aunque en un principio no tuvieses planeado tener un nuevo animal en casa. Sin embargo, hay que saber dónde está el límite.

¿Qué es la ailurofilia?

La ailurofilia no se ha de confundir con el síndrome de Noé

La ailurofilia es una parafilia, esto es, un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer es, en este caso, el gato. Es, pues, un conjunto de sentimientos equivocados que despiertan estos animales en algunas personas.

Síntomas

Los síntomas de la parafilia dependen del tipo de desviación sexual. En el caso de la ailurofilia, los individuos pueden tener fantasías sexuales, comportamientos ligados al uso de objetos con forma de gato, sentir placer al disfrazarse de felino o al ver una persona vestida de ese modo, … En definitiva, es un problema que puede impedir que la persona lleve una vida normal.

En este sentido, las personas pueden presentar diferentes grados de esta condición y por eso es importante reconocerlo a tiempo. A continuación, vamos a comentarte algunos de los grupos que existen dependiendo de los síntomas concretos que se pueden padecer.

Ailurofilia

En este caso, la persona siente un amor especial hacia los animales, en este caso hacia los gatos. La persona no considera que sea un problema porque siente su amor como algo normal y natural. Se sienten bien teniendo gatos y no tiene por qué derivar en conductas anormales.

Ailurofilia como parafilia

Cuando hablamos de trastorno ya estamos haciendo referencia a que puede existir un problema específico en el comportamiento de la persona que siente atracción hacia los gatos. Esta atracción puede acabar convirtiéndose en obsesión. Cuando esto ocurre, pueden aparecer trastornos mentales a causa de una parafilia (atracción incontrolable hacia el gato).

En este caso, puede haber una desviación sexual donde el amor que sienten hacia el animal tenga un componente sexual. Las personas con este tipo de parafilia pueden decidir si actuar en base a sus impulsos o mejor no hacerlo. Aunque solo teniendo este tipo de pensamientos ya se necesita atención psicológica o psiquiátrica urgente.

Cuando una persona tiene este tipo de trastorno suele tener problemas para poder llevar una vida normal, algo que le repercutirá tanto a nivel personal como profesional.

Ailurofilia conectado a un trastorno por acumulación

Más abajo te comentamos que no tienes que confundir este trastorno con el “Síndrome de Noé”, pero es necesario tener en cuenta que el trastorno por acumulación es un desorden mental donde la persona puede acumular muchos animales sin cuidarles por lo que los gatos pueden acabar enfermos o con problemas graves de socialización. Cuando una persona tiene este trastorno no suele ser consciente de lo que le ocurre y el tratamiento se vuelve más difícil porque piensan que no necesitan ayuda.

Cuáles son las causas

La persona que padece ailurofilia no suele ser consciente

Es importante entender cuáles son las posibles causas para poder buscar el tratamiento adecuado en cada caso concreto. En realidad no se sabe qué es lo que causa la ailurofilia, aunque se piensa que pueden intervenir diferentes factores. En este sentido merece la pena tener en cuenta:

  • Factores genéticos. Una persona con este tipo de predisposición genética pueden tener más facilidad para obsesionarse a determinadas situaciones o animales.
  • Experiencias traumáticas. Las experiencias traumáticas con estos animales en la infancia de las personas puede hacer que en la vida adulta se desarrollen comportamientos anormales.
  • Rasgos de la personalidad. Existen determinadas rasgos de personalidad o incluso enfermedades subyacentes que pueden hacer que este síndrome aparezca como el trastorno obsesivo compulsivo u otros.

Tratamiento

El tratamiento se realiza a través de atención psicológica, y en ocasiones, con medicamentos psiquiátricos. Como todo trastorno mental, la duración del mismo dependerá en gran medida del paciente.

No confundir con el Síndrome de Noé

No se debe confundir la ailurofilia con el Síndrome de Noé. Los que tienen ailurofilia pueden convivir con gatos y tenerlos bien cuidados, pero las personas afectadas por el Síndrome de Noé no sienten ningún tipo de atracción sexual por los gatos. Pueden quererlos, sí, hasta el punto de que los recogen creyendo que los salvan. Sin embargo, la realidad es muy distinta.

Es probable que al principio las mascotas estén bien cuidadas al haber pocas, pero a medida que se van trayendo más, al final deja de mantenerlas, al menos correctamente. Así, con el tiempo los animales se ven forzados a vivir en pésimas condiciones, bajo sus propios excrementos y orines. Y cuando alguien se quiere apiadar de ellos, la persona afectada simplemente se niega a que se los arrebaten; tanto es así que normalmente se debe de hacer por vía judicial.

Los gatos son animales independientes y de pequeño tamaño, por lo que frecuentemente son las mascotas preferidas de los afectados por esta enfermedad, incluso más que los perros. Teniendo esto en cuenta, siempre que se sepa de un caso es de vital importancia contactar con la policía, por el bien de los animales, y también por el de las personas afectadas.

Un gato, una responsabilidad

Los gatos necesitan cuidados

Desde el primer momento que tomamos la decisión de incluir un gato a nuestra vida nos comprometemos a cuidarlo y respetarlo durante todos los años que permanezca a nuestro lado. Un buen cuidador lo llevará al veterinario, le dará comida fresca y agua limpia todos los días, le proporcionará un sitio donde pueda descansar y otro para jugar, y lo más importante, le dará mucho, mucho cariño a diario.

Ningún animal debería llevarse a casa por capricho, ni mucho menos por satisfacer una necesidad que no es sana, sino porque realmente se quiere vivir con él. También hay que tener presente que, si bien los gatos son más independientes que los perros, ése no es motivo para tenerlo en el exterior sin control ni en casa solo todo el día. Necesita pasar tiempo con su familia, y que ésta le haga sentir que forma parte de ella, de lo contrario comenzará a aburrirse y, por lo tanto, a hacer cosas que no debe hacer, como arañar los muebles y/o las cortinas, morder, mantenerse aislado, y/u orinar fuera de la bandeja.

Si estás dispuesto a compartir tu vida con un animal que puede llegar a vivir unos 20 años, y que durante los cuales te va a hacer sonreír con mucha facilidad, entonces es momento de que empieces a buscar lo que será tu nuevo mejor amigo. En caso contrario, es más recomendable esperar un poco hasta que llegue el momento más adecuado.

El abandono y el maltrato animal son dos problemas que perjudican seriamente a los gatos. Sólo los que realmente los quieren, es decir, todos aquellos que tienen ailurofilia, como tú, saben que la única manera de que algún día podamos dejar de preocuparnos por esos temas empieza precisamente por hacer una buena elección. Todo lo demás viene después, incluso la castración o la esterilización, ambas intervenciones quirúrgicas de suma importancia para evitar más gatitos abandonados.

Si sientes verdadero amor por los gatos, ellos te lo agradecerán.


15 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Vanesi dijo

    La ailurafilia no es amor ni fascinación por los gatos… Es un tipo de parafilia (un patrón de comportamiento sexual). Lo que se traduce en atracción sexual hacia los gatos…

  2.   IREIBA AYALA dijo

    LOA AMO

  3.   Wilbert dijo

    No importa lo que digan los demás. Soy amante y protector de los mininos.

  4.   Armandale lievano dijo

    Dios que mentalidad tengo 3 gatos y los adoro cómo mascotas eso de sentir atracción sexual ya es aberración en realidad y solo un aberrado puede pensar que por querer a un gato hay una atracción hacia el mismo! Examinaré en tu interior tenemos la capacidad como seres humanos de diferenciar. Por Dios q locura .

    1.    Monica Sanchez dijo

      Sí, es una locura, como todas las »filia» (zoofilia, pedofilia, etc.).

      A los gatos se les puede querer, respetar, cuidar, es algo que se debe de hacer de hecho, pero nunca hay que maltratarlos ni obligarles a hacer cosas que no quieren. Son felinos, son depredadores, y no juguetes.

  5.   Aurora dijo

    Estuve investigando y la palabra solo designa a un amor, no conlleva desviaciones sexuales ni emocionales, es bueno siempre no generalizar y convertir un aprecio sincero en algo enfermo y torcido, etimologicamente «filia» conlleva amor y cariño, no solo se refiere a lo sexual. Asi que chequen bien sus fuentes antes de postear algo!!!!

    1.    Monica Sanchez dijo

      Aurora, eso es lo que hicimos. Al principio pensábamos que significaba eso, amor por los gatos, y de hecho hicimos el artículo sobre ese tema. Pero tras investigarlo nos dimos cuenta de que no era así. Es como la pedofilia o la zoofilia. Es un trastorno.

  6.   INDIANA SHANE dijo

    QUE LOCURA , EL TERMINO TENGO 6 GATOS Y LOS AMO , LOS CUIDO , MUCHO , SOY UNA MUJER VIEJA ,Y SON MIS MEJORES COMPANIA , ELLOS SE DAN CUENTA , CUANDO ESTOY BIEN MAL .QUE MENTES SINIESTRAS ESTAS ,LOS GATITOS , SE DAN CUANTA CUANDO UNO ESTA MAL. TENGO UNA TORTUGA RESCATADA Y ES MUY INTELIGENTE , UNA PERRITA TOY MALTES , QUE ESTA MURIENDO , ME ENTREGO TODA SU COMPANIA DURANTE 12 AÑOS , EL MUNDO NO LAS PERSONA CADA DIA INVENTAN ESTAS BASURAS DE COMENTARIOS , ACASO SON DUEÑS DE EXPERIMENTOS? HAY QUE INVESTIGAR , QUIEN VIOLA UN HIJO , QUIEN MATA A LAS MUJERES , LOS ANIMALES GATOS Y DEMAS , SOLO SABEN DAR AMOR INCONDICIONALMENTE

  7.   J. i. m. dijo

    Como te dice Monica, Aurora, la palabra en principio podría designar eso, amor a los gatos, pero el uso del sufijo » – filia » en español para indicar trastornos (pedofilia, zoofilia… etcétera) hace que la palabra, normalmente, sea entendida de otra forma.

    En resumen, mejor di «amante de los gatos», te evitarás miradas raras, y significa lo mismo, pero sin esa connotación sexual.

  8.   Jazmin dijo

    Todo comentario es bueno .pero la verdad es que hay limites .la palabra lo dice ..filia y todo lo que significa..no se enojen por esta palabra que pareciera que nos trata mal a quienes queremos a nuestros felinos .nestra facinacion no pasa por algo sexual ya lo sabemos .pero esta palabra no nos pertence.tendriamos que tener otra .solo ame a sus gatos.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Totalmente de acuerdo, Jazmin. Gracias por tu comentario 🙂

  9.   ARLINE dijo

    GRACIAS POR SU INFORMACIÓN. ES IMPORTANTE POR CULTURA GENERAL SABER EL SIGNIFICADO DE LIS CONCEPTOS Y MAS SI ES UN TEMA DE NUESTRO INTERÉS.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Arline.
      Sí, es importante conocerlos. Esta palabra en concreto muchas veces se usa mal, lo cual crea confusión.
      Esperamos ayudar a resolver las dudas que puedan surgir al respecto.
      Un saludo.

  10.   Liz Grenda dijo

    Me encantan los gatos desde pequeña siento una hermosa fascinación por ellos, soy una niña de 9 años y no entiendo bien el significado de esa palabra griega.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Liz.
      La ailurofilia es una enfermedad que tienen algunas personas.
      Quédate con lo bueno, que es que te gustan los gatos 🙂 . Al fin y al cabo, es lo más importante.