Por qué tiembla mi gato

El gato puede temblar por frío

Ver temblar a un gato no es una experiencia agradable. Aunque es un animal por lo general bastante resistente a las enfermedades, al ser también muy curioso puede meterse en problemas sin darse cuenta, incluso sin que su familia humana se dé cuenta.

Por ello, es fundamental que se le vigile constantemente para evitar sorpresas desagradables. Así, si te estás preguntando por qué tiembla mi gato, en este artículo te vamos a decir sus causas y su tratamiento para que de este modo se recupere lo antes posible.

¿Por qué tiembla mi gato pequeño?

Gatito pequeño

El gatito desde que nace hasta que controla su temperatura corporal, lo cual empezará a hacer con 3-4 semanas de edad, es un animal muy sensible a todo, al que no sólo le puede afectar el frío, sino también las lombrices y la mala alimentación. Su salud dependerá de los cuidados que le dé la madre, o el humano si se ha quedado huérfano.

Frío

Suele ser la más común, sobretodo si tiene dos meses o menos, ya que si bien empieza a regular su temperatura con 3-4 semanas de edad, hasta que no cumple el año puede pasarlo muy mal. Un gatito que está siendo bien atendido, lo normal es que rara vez tiemble… y por frío. Es un animal que por el momento será incapaz de controlar la temperatura de su cuerpo, y por consiguiente, un felino que necesitará recibir ese calor corporal de forma externa.

Por este motivo, es muy importante que se le proteja de las bajas temperaturas, evitando que salga al exterior en los días más fríos y permitiendo que esté bien calentito en casa tapado con una manta o con botellas térmicas.

Artículo relacionado:
Guía de cuidados para gatitos recién nacidos huérfanos

¿Cuál es la temperatura corporal normal de un gatito?

La temperatura del gatito sano es de 39,5ºC. Para saber si tiene fiebre debes de introducirle un poco y con muchísimo cuidado el termómetro por vía rectal, previamente lubricado.

Si lo tocas y lo notas frío, envuélvelo rápido en una mantita (a ser posible térmica) y llévalo al veterinario para que lo examine.

Dolor

Si después de protegerlos del frío aún así siguen temblando, lo más probable es que tengan cólicos, que son contracciones espasmódicas de una víscera, ya sea por la acumulación de gases, por haber ingerido un alimento en mal estado o por infestación de parásitos intestinales.

El dolor es muy intenso, tanto, que pueden resultar fatales en gatitos. Como son tan pequeñitos, hay que tomar medidas urgentes para que se recuperen, por lo que es importante acudir al veterinario lo antes posible. Allí los examinarán cuidadosamente, y les darán el tratamiento adecuado.

¿Qué hacer si mi gato tiembla y vomita?

Tiene alergia alimentaria

Algunos piensos provocan alergias a los gatos

Si bien el gato es un carnívoro desde que nace hasta el final de sus días, lo cierto que hoy día hay muchos piensos que están hechos de cereales y subproductos que de nada le sirven y que le pueden provocar intolerancias a algún alimento. Teniendo esto en cuenta, si el felino está bien el resto del día pero al poco de comer vomita, tiembla y, en definitiva, se encuentra mal, seguramente tenga alergia al pienso que le demos.

Siempre hay que optar por darle uno sin cereales, como el Applaws, Taste of the Wild, Orijen, Acana,… entre otros. Solo hay que mirar la etiqueta de los ingredientes y escoger el que tenga un mayor porcentaje de proteína animal (lo ideal es que tenga un mínimo de 70%) y que esté exento de cereales y subproductos.

Artículo relacionado:
Alergias alimentarias en gatos

Se ha tragado un objeto que no debería

Cuando un gato tiembla y después vomita que hay que averiguar la causa. En el hogar hay varios peligros que conviene mantener lo más alejados posible de él: objetos punzantes, botones, plásticos, cordones o cintas pequeños, etc. Si a eso le añadimos que es un peludo muy curioso, es muy importante que ante la menor sospecha que se haya tragado algo primero intentemos sacárselo (siempre que el objeto esté a la vista) o, si no podemos, acudir urgentemente al veterinario.

No recomendamos provocarle el vómito con nada, pues si no vemos lo que se ha tragado, no podremos saber si ese objeto es punzante o no. Por lo tanto, no hay que correr riesgos. Por otra parte, presionarle su abdomen para que lo expulse es peligroso, ya que podríamos causarle fracturas de huesos o algo peor (daños en los órganos).

Posible envenenamiento

¿Ha bebido algo que no debería? A veces sin darnos cuenta no secamos del todo bien las superficies, dejando algunas gotitas o humedad de productos de limpieza por ejemplo. Como es un animal muy limpio, enseguida que se nota algo mojado o sucio se lame, siendo esta una conducta que empezaremos a ver desde que es un gatito.

Así, si vomita, tiene falta de apetito, y excesiva salivación (como espuma), hay que limpiarle bien la boca y la zona de su cuerpo que haya estado en contacto con el posible veneno, y llevarlo al veterinario.

Artículo relacionado:
Mi gato ha sido envenenado ¿qué hago?

¿Por qué mi gato tiembla al respirar?

Los gatos toleran mal el estrés

Tiene estrés

Cuando un gato tiembla al respirar lo normal es que sienta estrés. Estas respiraciones serán rápidas, agitadas, con la boca abierta a menudo. Además, tendrá las pupilas dilatadas, y se humedecerá los labios varias veces.

¿Qué hacer? Dejarlo tranquilo. Si queremos que sea feliz, debemos de procurar que el ambiente familiar sea agradable, lo menos ruidoso posible, y estable. Asimismo, hay que dedicar tiempo a entender su lenguaje corporal con el fin de construir una bonita amistad para ambas partes (humanos y felino).

Está enfermo

Algunas enfermedades respiratorias pueden hacer que el gato tiemble al respirar, como por ejemplo:

  • Asma: los ataques asmáticos o crisis de asma se dan cuando el organismo reacciona de forma exagerada a sustancias que considera peligrosas, como el humo, el polen, etc. Ello provoca la inflamación de las vías respiratorias bajas con el fin de que puedan absorber más oxígeno. Requiere tratamiento veterinario de por vida, a menudo con inhaladores.
  • Rinotraqueítis: es transmitida por herpesvirus y calicivirus, y suele complicarse con infecciones bacterianas. Los síntomas son secreción ocular y nasal, fiebre, falta de apetito, depresión, úlceras en la boca, dolor al tragar y respirar con la boca abierta. El veterinario le recetará antibióticos, y nos aconsejará darle alimentos que le encanten, como latas sin cereales.

En cualquier caso, hay que estar atentos a cualquier síntoma que se presente para tomar las medidas necesarias; es decir, para que un profesional lo diagnostique y lo trate.

Recuerda que nunca se debe medicar a un gato enfermo. Hay muchos medicamentos que son peligrosos para ellos, entre ellos la aspirina. En caso de duda, se debe de consultar con un especialista.

¿Por qué mi gato tiembla mientras duerme?

Los gatos pueden tener espasmos mientras duermen

Son varios los motivos por los que un gato puede temblar por la noche: puede ser que tenga frío, miedo, algún problema de salud o que se haya intoxicado. ¿Cómo saber qué es lo que le ocurre?

  • Si tiene frío: el animal estará sano, y buscará un sitio calentito donde estar más cómodo.
  • Si tiene la salud débil: mostrará otros síntomas, como pueden ser los vómitos, la falta de apetito, cambios de humor,… En este caso hay que llevarlo al veterinario lo antes posible.
  • Si se ha intoxicado: además de los temblores, puede tener vómitos, malestar general, apatía y falta de apetito. La visita al veterinario es urgente.

Mi gato tiene espasmos cuando duerme, ¿qué le pasa?

Nada malo 🙂 . Los gatos pueden soñar, de modo que si ves que tiene espasmos cuando está profundamente dormido, no te preocupes. Probablemente esté persiguiendo una pelota o a su compañero de juegos en su sueño, de ahí que ”corra” tumbado.

Esperamos que te haya sido de utilidad.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.