¿Por qué mi gato pierde peso?

A todos los que convivimos con un gato al que queremos mucho nos gustaría que estuviera siempre bien de salud. Lamentablemente, aunque sí que podemos hacer algunas cosas para fortalecer su sistema inmunológico, nunca podremos protegerlo de absolutamente todo. Por este motivo, cuando pierde peso nos tenemos que preocupar y averiguar por qué ocurre esto.

Como son varias las causas, te voy a explicar por qué mi gato pierde peso y, además, te diré todo lo que debes de hacer para que se recupere lo antes posible.

Por qué pierde peso

Puede ser por diversos motivos, siendo los más comunes los siguientes:

Causas emocionales

Estrés

El gato es muy sensible. No le suelen gustar nada los cambios. La mudanza, la llegada de un nuevo miembro al hogar, re-distribución del mobiliario,… cualquier cosa puede hacerle sentir tan mal que podría incluso dejar de comer, con la consiguiente pérdida de peso.

Para este peludito, lo que puedes hacer es utilizar Feliway en difusor, que es un producto hecho con las feromonas sintéticas del gato encargadas de relajarlo. Pero no será lo único que puedas hacer: también debes de seguir con tu vida diaria, como si no pasara nada. Préstale mucha atención y dale mucho cariño. Puedes estimularle su apetito con latas de comida húmeda para gatos, que son mucho más sabrosas y olorosas que el pienso seco.

Nuevo hogar

Si acabas de adoptarlo y no come, durante el primer día es normal. Todo es tan nuevo para él que necesita tiempo para acostumbrarse. Para ayudarle, es conveniente no agobiarlo ni obligarle a nada, sólo hay que dejarle su comedero y bebedero lleno e invitarle a jugar varias veces a lo largo del día.

Eso sí, si pasan dos días o más y no come nada, llévalo al veterinario lo antes posible.

Causas físicas

Cáncer

El gato es un animal que puede verse afectado por diferentes tipos de cáncer, al igual que los humanos: de piel, de huesos, de pulmón, de corazón… La pérdida de peso es el síntoma que suele ser común en todos ellos, pero no es el único: los vómitos, la falta de apetito o la diarrea son sólo algunos otros que puede tener.

Esta enfermedad es más frecuente en peludos mayores, de ocho años o más, pero no hay que bajar la guardia. Si sospechas que tu amigo lo padece, no lo dudes: llévalo al especialista para que lo trate con quimio o radioterapia, o cirugía según sea el caso.

Diabetes

La diabetes es una enfermedad que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina, que es la encargada de metabolizar la glucosa que luego se transforma en energía. Así, se eleva el nivel de azúcar en sangre, lo cual puede aumentar el apetito del gato; sin embargo, como no podrá metabolizarlo, perderá peso y seguramente lo veas beber mucha más agua de lo normal.

El tratamiento puede consistir en darle medicación específica, inyecciones de insulina o cambios en la alimentación.

Enfermedades renales

Los riñones son las depuradoras del organismo. Ellos son los que filtran las toxinas, evitando así que ‘contaminen’ la sangre. Pero cuando empiezan a fallar, estas toxinas se van acumulando, lo cual provoca en el gato pérdida de peso y de apetito, dificultad para orinar y letargo.

Para ayudarle a volver a su vida normal es importante llevarlo al veterinario para que le recete medicamentos. Es probable también que tengas que cambiarle la dieta y darle alimentos bajos en proteínas, fósforo y sodio.

Hipertiroidismo

Se trata de una enfermedad causada por una sobreproducción de la hormona tiroxina, que es producida por la glándula tiroides. La cantidad excesiva de esta hormona aumenta el metabolismo del gato, lo cual hace que tenga necesidad de mantenerse mucho más activo. Además, los alimentos que ingiere su cuerpo los procesa más rápido, por lo que apenas tiene tiempo de absorber los nutrientes que necesita.

Otros síntomas que puede presentar son la presión arterial alta y problemas renales, de modo que es muy importante consultar con un veterinario para que le ponga en tratamiento, el cual puede ser con medicación, terapia de yodo radiactivo o cirugía.

Parásitos internos

Los gatos pueden tener muchos problemas serios con los parásitos internos. Si tu amigo tiene, verás que come mucho, con ansia, pero apenas engorda. Cuando la infestación es grave, se le notará el abdomen hinchado, blando.

Lo mejor que se puede hacer es ponerle en tratamiento antiparasitario. El profesional te dará jarabe, pastillas o pipetas antiparasitarias (dependiendo de lo que considere oportuno) que tendrás que darle a tu gato.

Problemas buco-dentales

La boca es la puerta de entrada de los alimentos. Cuando el gato siente dolor o molestias, puede no querer comer y, por consiguiente, pierde peso. Esto se hace más evidente a medida que se hace mayor: la acumulación de sarro provoca infecciones en los dientes, las cuales disuaden al felino de probar bocado alguno.

Si ves que no tiene ganas de comer, si mastica con dificultad, y/o si le huele mal el aliento, llévalo al veterinario para que lo examine y lo trate con medicamentos. En casos muy serios, podría ser que tuviera que extirparle alguna pieza dental.

Vejez

Con el paso de los años, el cuerpo se va desgastando poco a poco. Cuando llega a los 10 años (más o menos) la masa muscular se va perdiendo, de modo que el peso del animal se reduce. No tiene que preocuparte más de lo necesario; simplemente tienes que cuidarlo dándole muchos más mimos y cariño para que sepa lo mucho que le quieres, lo cual le dará fuerzas para seguir adelante.

¿Cómo evitar que mi gato pierda peso?

Hay varias cosas que puedes hacer para que tu gato no pierda peso de forma temprana:

  • Dale una alimentación de calidad, sin cereales y muy rica en proteína animal. Así se consigue fortalecer el sistema inmunólogico.
  • Cuídalo como se merece. Y no me refiero sólo a darle agua y comida, sino también a que te preocupes por él. Juega con él todos los días, cógelo en brazos y dale unos cuantos besos (sin agobiarlo). Demuéstrale lo mucho que le importas. Todos los días. Hasta el final.
  • Llévalo al veterinario cada vez que sea necesario. Tiene que recibir todas sus vacunas, y atención especial si sufre un accidente o cae enfermo.
  • En casa, evita el ruido, la tensión y la música fuerte. Es un animal muy sensible que se estresa muy rápido.
  • Haz las presentaciones poco a poco. Si tienes intención de darle un compañero gatuno, preséntalos poco a poco y gradualmente, intercambiando sus camas y teniendo mucha paciencia. En este artículo tienes más información.

Como hemos visto, son varios los motivos por los que un gato puede perder peso. Espero que hayas podido encontrar la causa de tu amigo 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *