Por qué mi gato no hace nada

El convivir con un gato implica proporcionarle todos los cuidados que necesita para ser feliz y poder vivir una vida tranquila. Sin embargo, a veces caemos en el error de pensar que es independiente, de que ”se las puede apañar solo”. Y eso, más pronto que tarde, traerá consecuencias.

Su comportamiento cambia, pudiéndose volver más irritable, más triste o deprimido. Ver a tu mejor amigo de cuatro patas así es una experiencia muy desagradable. Por eso, si te estás preguntando por qué mi gato no hace nada, no dejes de leer este artículo.

Está aburrido

Es la causa más común. Nos han dicho tantas veces que los gatos son solitarios e independientes que muchas personas adoptan a uno pero luego no se preocupan de su bienestar. Por supuesto, puede haber algunos que sí sean más independientes que otros, gatos a los que no les guste demasiado la compañía o que, simplemente, no le gusten las caricias, pero eso no es motivo para desatenderlos.

Los juguetes que les compremos no tienen que estar tirados en el suelo. Nosotros, como sus cuidadores, deberemos de ”darles vida”; es decir, cogerlos y jugar con nuestros animales entre 2 y 3 veces al día durante 10-15 minutos (o, mejor aún, hasta que sea el propio felino que nos muestre que ya está cansado, algo que hará tumbándose en cualquier rincón, agotado… y feliz).

Está mal

Al igual que nos ocurre a nosotros, hay algunas enfermedades y/o accidentes que quitan las ganas de hacer cosas. Esto es completamente normal, ya que hasta un simple resfriado puede hacer que el gato más travieso y juguetón prefiera estar en su cama descansando antes que corriendo por la casa.

Por eso, si vemos que tiene fiebre, ha perdido el apetito, se muestra letárgico, ha empezado a vomitar o, en definitiva, tiene algún síntoma que nos haga sospechar, lo llevaremos al veterinario lo antes posible.

Está mayor

Un gato a partir de los 8-10 años ya se considera viejo. Y, a consecuencia de la edad avanzada, lo normal es que tenga enfermedades como artritis o artrosis por ejemplo. Su interés por el juego puede haber disminuido tanto que ya no le apetezca divertirse, o no tanto como antes.

Para ayudarle en su última etapa, seguiremos dándole una alimentación de alta calidad (sin cereales) y nutritiva, como la de Applaws u Orijen, por ejemplo. Además, deberemos de llevarlo al veterinario una vez al año para que lo revisen y, obviamente, quererle mucho.

Espero que te haya sido de utilidad.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.