¿Por qué mi gato no come?

 

El gato es un ser vivo, pero para que esté así por muchos años debe de comer. Aunque esto es algo que hace por instinto, y además varias veces por día, la realidad es que en caso de problemas o de cambios puede dejar de alimentarse.

Para aquellos humanos que adoramos a nuestro felino, verle rechazar la comida es una de las experiencias más tristes y dolorosas que podemos tener; sobretodo cuando van pasando los días y no notamos ninguna mejoría. Por eso, si te estás preguntando por qué mi gato no quiere comer, en este artículo te explicaré cuáles son las posibles causas y qué medidas debes de tomar para ayudarle.

¿Por qué no come?

No le gusta la comida

Suele ser la causa más frecuente. Un cambio de pienso, o el paso del pienso a la comida casera o Barf, o viceversa, puede volver inapetente al gato. Por esto, lo mejor que se puede hacer en estos casos es acostumbrarlo poco a poco a su nueva dieta, poniendo cada vez más cantidades de la nueva mezcladas con la ”vieja”.

Además, hay que tratar de estimular su apetito con alguna comida que le encante, como las latas de comida húmeda, carne o pescado cocinado (sin huesos/espinas), o con trozos de jamón.

El comedero está en un mal sitio

El gato es un animal que, en su hábitat natural, tiene sus fuentes de agua y comida y su ”baño” muy separados. Debe de hacerlo si quiere evitar que un depredador lo encuentre. Sin embargo, en casa a menudo se le pone su comedero cerca del agua y/o del arenero, lo cual es un error.

Si ese es tu caso, ponlo lo más lejos que puedas, al menos de su WC. Piensa que no le resulta nada agradable comer sintiendo el olor de las deposiciones.

Con respecto al agua, yo misma confieso que tengo la comida justo a su lado y mis peludos no tienen problemas con esto. Ahora bien, si el tuyo no comiera, para ir descartando posibles causas prueba de ponerle el bebedero a 1-2 metros de su comedero.

Calor

Cuando hace calor tanto humanos como gatos solemos reducir nuestra ingesta de comida. Esto es algo completamente normal y, en principio, no debe de preocuparnos. Ahora bien, si dejara de comer, entonces hay que darle comida húmeda específica para estos animales, ya que con ella conseguiremos además que se mantenga hidratado.

Y es que la sed es uno de los problemas más graves que puede tener nuestro peludo: si pasan más de 3 días sin beber nada, su vida corre un serio peligro de muerte. Eso sí, no hay que darle cualquier lata: solo las que NO tengan cereales serán las que más le alimentarán.

Bolas de pelo

Las bolas de pelos, llamadas tricobezoares, se forman cuando el gato ingiere una cantidad demasiado elevada de pelo al acicalarse. Cuando se forman, se acumulan en el intestino impidiéndole evacuar, y por consiguiente, provocándole la pérdida de apetito. Para solucionarlo hay que untarle una pata con parafina farmacéutica, aunque si no mejora lo mejor es llevarlo al veterinario.

Si lo que quieres es prevenir que esto ocurra, cepíllalo a diario y ponle un poco de malta para gatos en su pata una vez al día.

Intoxicación

Sin saberlo, a veces podemos darle un alimento en mal estado, o puede que salga a la calle y se coma algo que no debería. En estos casos, además de la inapetencia tendrá otros síntomas, como las náuseas y/o vómitos, convulsiones, diarrea, desorientación y/o pérdida del conocimiento.

Por eso, ante la menor sospecha de envenenamiento hay que acudir rápidamente al veterinario.

Depresión

Al gato no le gustan nada los cambios. Cuando nos mudamos, o introducimos a un nuevo miembro a la familia, pasamos por una temporada de estrés o ansiedad, o muere un ser querido, enseguida lo notará y podría dejar de comer.

Por ello, es muy importante prestarle mucha atención y procurar que lleve una vida lo más feliz y tranquila posible. Si su comportamiento cambiara y no supiésemos cómo ayudarle, es muy aconsejable pedir consejos a un profesional (terapeuta o etólogo felino) que trabaje utilizando las técnicas del refuerzo positivo.

Enfermedad

Hay diversas enfermedades que pueden provocar la pérdida de apetito en el gato: como la gingivitis estomatitis, la leucemia o el PIF, entre otras.

Así que si además de dejar de comer tiene síntomas como halitosis (mal aliento), vómitos, diarreas, o cualquier otro que nos haga sospechar que no se encuentra bien, la visita al veterinario es obligatoria.

Accidente

Si ha tenido un accidente traumático, por ejemplo, si ha sido atropellado, entonces podría dejar de comer. Para que te hagas una idea: uno de mis peludos tuvo una pata mal durante bastante tiempo (meses, 2-3) a causa de un atropello. No la utilizaba para nada. La apoyaba en el suelo y se quejaba de dolor.

Durante un día y medio no comió absolutamente nada, y aún después comía poco porque al defecar, claro, tenía que empujar y, al hacerlo, sentía dolor. Estuvo en tratamientos con edemas y laxantes, además de con medicamentos que le aliviaran el dolor, durante casi 3 meses.

¿Qué hacer? Darle comida sabrosa, como las latas. Esto servirá para estimularle el apetito.

¿Y si mi gatito no quiere comer?

El gatito que no tiene apetito hay que llevarlo al veterinario de manera urgente. Hay que pensar que su cuerpo es muy pequeño: se puede deshidratar rápido. Asimismo, se debe tener presente que debe de comer 4-5 y hasta 8 veces al día (cuanto más joven sea, más veces debe de ingerir comida).

Si es un felino recién nacido, si pasan 12 horas y no ha querido beber leche, entonces, seré directa y sincera: podría morir en cuanto menos te lo esperas. Para evitarlo hay que procurar que esté con su madre hasta que cumpla los dos meses de edad; y si no puede estar, se le debe dar leche de sustitución comprada en una clínica veterinaria o en una tienda de animales.

Y con esto terminamos. Como hemos visto, que un gato deje de comer debe de preocuparnos… y mucho.

Espero que este artículo te sea de utilidad.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.