Mi gato vomita bilis, ¿qué hago?

El vómito en los gatos es un síntoma importante

Los gatos son expertos a la hora de ocultar el dolor, pero cuando vomitan tendremos que preguntarnos por qué les pasa esto y qué es lo que podemos hacer para que vuelvan a estar sanos. Y es que que tus peludos vomiten bilis no solo no es normal si no que además puede ir acompañado de otros síntomas.

Así pues, si mi gato vomita bilis, ¿qué debo hacer? Sigue leyendo para saber la respuesta a esa pregunta 🙂 .

¿Por qué vomita?

Si tu gato vomita, llévalo al veterinario

Un gato puede vomitar de vez en cuando y no pasarle nada en absoluto, al igual que nosotros cuando por ejemplo nos metemos algo en la boca que tiene un sabor muy desagradable y nuestro cuerpo lo rechaza obligándonos a vomitarlo. Pero en otras ocasiones sí que es síntoma de que hay algo que no está bien, y de que el animal necesita ayuda.

Antes de nada, sepamos que es la bilis. Bueno, la bilis es un ácido producido en el hígado que ayuda a digerir la comida. Es de color amarillento-verdoso, y a veces el felino lo expulsa junto con otros líquidos que se encuentran en su estómago. La pregunta es: ¿por qué?

La causa más común suele ser un mal horario de comidas, o bien que ha ingerido algo que no debería.

¿Cómo ayudarle a evitarlo?

Lo ideal es dejarle siempre el comedero lleno de comida. Piensa que los gatos en estado salvaje comen… cuando pueden, un ratón, un pequeño pájaro… y así durante todo el día. Cuando viven con los humanos, hacen lo mismo: comen un poquito por la mañana temprano, otro poquito a mediodía, otro poquito a media tarde y otro poquito por la noche (más o menos).

Si aparte de eso le damos una alimentación de calidad, es decir, sin cereales, y procuramos que el comedero esté limpio, no tendrá necesidad de vomitar.

¿Cuándo ir al veterinario?

Cuando se den alguna de estas situaciones:

  • Cuando lleven dos días como mínimo con vómitos.
  • Cuando vomiten sangre.
  • Cuando estén perdiendo el apetito.
  • Cuando tengan otros síntomas graves: fiebre, apatía, u otros que nos hagan sospechar.

Lo ideal es llevarle al profesional una muestra del vómito, para que así pueda saber mejor qué les está pasando y qué tratamiento proporcionarles para que mejoren.

Comprender los diferentes tipos de vómitos

Los gatos enfermos necesitan cuidados

Si tu gato vomita espuma, es probable que sea bilis. Esto suele ser de color amarillo o verdoso. La bilis es un líquido ácido creado en el hígado y almacenado en la vesícula biliar hasta que se ingiere la comida, cuando se libera en el intestino.

La bilis ayuda a los gatos a descomponer los alimentos. Sin embargo, puede filtrarse al estómago y causar vómitos. Si tu gato vomita bilis de forma persistente o su enfermedad se acompaña de otros problemas de salud como diarrea, pérdida de apetito o letargo, busca asesoramiento urgente de su veterinario.

No todos los vómitos de los gatos se ven iguales, y puedes hacerte una idea de lo que puede estar causando el vómito con una pequeña inspección. Estas son algunas de las diferentes apariencias del vómito, y cuál puede ser la causa subyacente:

  • Comida no digerida: si bien esto puede ser el resultado de que su mascota coma demasiado rápido, la comida no digerida en el vómito también puede indicar que hay una obstrucción en el sistema digestivo del gato. Ese es un problema importante, y definitivamente se recomienda una visita al veterinario si esto continúa.
  • Aspecto biliar o amarillo / espumoso: este tipo de vómito podría ser causado por una bola de pelo, pero también puede indicar un problema renal, infección o problema endocrino. Si este tipo de vómitos ocurre con frecuencia, también se recomienda una visita al veterinario.

En general, esté atento a los síntomas que acompañan al vómito : si tu gato también está  letárgico , le falta el apetito , tiene diarrea , muestra un comportamiento inusual o se esconde de ti, visita al veterinario para averiguar la causa.

Tratamientos potenciales

Si tu gato vomita con frecuencia después de las comidas, intenta alimentarlo a la misma hora todos los días y varias comidas pequeñas, en lugar de omitir una tonelada de comida. Esto puede hacer que su estilo gastronómico sea menos frenético. Si tienes varios gatos, dales platos de alimentación separados y asegúrate de que cada uno reciba suficiente comida. Si crees que el vómito es en respuesta a su dieta, visita a tu veterinario para obtener una recomendación sobre una dieta apta para las alergias.

Si el vómito no parece estar relacionado con las comidas o con el consumo de alimentos no digeribles, debes visitar a su veterinario. Pueden proporcionar un examen físico completo y evaluar si hay alguna enfermedad o afección que provoque que su gato vomite bilis. Visita a tu veterinario de inmediato si notas que tu gato vomita sangre, ya que eso podría ser un signo de una enfermedad o lesión muy grave que requiere atención inmediata.

Qué más puedes hacer si tu gato vomita

El vómito es uno de los problemas más comunes en medicina veterinaria. Es la forma natural de permitir que los gatos eliminen su estómago de sustancias irritantes, como alimentos en mal estado u otros materiales extraños, como bolas de pelo o plantas. Pero no todos los vómitos se deben a una simple irritación.

Las causas más graves de vómitos son infecciones virales, obstrucciones causadas por cuerdas u otros objetos extraños y enfermedades del hígado, el páncreas o los riñones. Sin embargo, es importante buscar ayuda profesional si hay signos de sangrado, o si el gato está deprimido y sigue vomitando después de que los esfuerzos iniciales de control hayan fallado. Si un gato está vomitando, usa los siguientes consejos para el cuidado del gato:

Retira todos los alimentos y el agua durante al menos 12 a 24 horas. Si el vómito del gato contiene sangre o es frecuente, tendrás que comunicarte con el veterinario inmediatamente. De lo contrario, sigue leyendo.

Después de 12 a 24 horas, alimenta al gato con una mezcla de pequeñas cantidades de pechugas de pollo hervidas, peladas y deshuesadas, con arroz (mezcla 50/50). Alternativamente, se puede sustituir la comida de pollo para bebés. Si la situación se mantiene, se debe realizar una transición a una dieta regular durante los próximos dos días mezclando comida para gatos regular, reduciendo las cantidades de pollo y arroz y aumentando las cantidades de comida regular para gatos.

El vómito puede ser un signo de muchas enfermedades. No te dejes engañar pensando que solo se trata de bolas de piel. Si el vómito continúa con frecuencia, se debe buscar ayuda profesional.

Síntomas adicionales a buscar

El vómito es un síntoma de problemas de salud en el gato

Los vómitos del gato y cuando vomita bilis puede tener muchas causas diferentes, desde que algo le ha sentado mal hasta porque haya ingerido un cuerpo extraño o incluso sustancia tóxicas. De cualquier manera es importante buscar otras señales en su comportamiento para poder contárselo al veterinario en caso de que le lleves para saber lo que le ocurre.

En muchos casos, el vómito se considera un síntoma no específico, lo que dificulta el diagnóstico de un trastorno únicamente en presencia de vómitos. Afortunadamente, hay otros signos clínicos que debes buscar junto con el vómito de gato:

  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Deshidración
  • Vómito sangriento
  • Diarrea con sangre
  • Apetito reducido
  • Letargo y debilidad
  • Fluctuación en la ingesta de agua

Además, los dueños de mascotas deben controlar la frecuencia del vómito y cuándo ocurre ( por ejemplo, después de comer, estar al aire libre ).

Cuándo hacer una cita veterinaria sin falta

Si notas alguno de los síntomas mencionados anteriormente, hay algunas cosas que debes considerar. ¿Cuántos años tiene tu gato? ¿Cómo es la salud general de tu gato? ¿Hay alguna posibilidad de que hayan ingerido algo venenoso? ¿Cuánto tiempo ha estado vomitando tu gato (varias semanas, solo una vez, etc.)?

Es mejor prevenir que curar cuando se trata de tu querido compañero de cuatro patas. Nuevamente, ningún vómito debe considerarse “normal”. Si tienes alguna razón para creer que el vómito de tu gato es un signo de algo más grave, llama a tu veterinario inmediatamente puesto que la salud y la vida de tu gatito podría estar en juego. No dudes en ir al profesional aunque solo sea para preguntar. Más vale prevenir y preguntar cualquier inquietud que quedarte con la duda y que la salud de tu gato empeore demasiado rápido.

Tu gato se recuperará pronto si lo llevas al veterinario al menor síntoma Espero que te haya sido de utilidad 🙂 .


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.