Mi gato hace un ruido como si se ahogara, ¿qué hacer?

Los gatos pueden tener problemas respiratorios

Una de las peores experiencias que puede tener un cuidador amante de gatos es ver como su peludo tiene problemas para respirar. Es realmente frustrante no saber por qué le ocurre eso, ni qué es lo que puedes hacer para ayudarle…

Si mi gato hace un ruido como si se ahogara, ¿cómo puedo lograr que vuelva a estar bien? De esto te hablaré en este artículo.

Cuando un gato parece que se está ahogando es posible que tenga dificultades respiratorias. Es importante que si eres dueño de un gato o gata, sepas toda esta información, ¡es muy importante por si tu gato alguna vez parece que se ahoga!

¿Qué son las dificultades respiratorias?

Los gatos pueden padecer disnea

La disnea a menudo se conoce como dificultad respiratoria. Tu gato puede tener dificultades para inhalar, exhalar o ambos. También puede notar que tu gato jadea ruidosamente o mantiene la boca abierta. La tos es otro síntoma que a menudo acompaña a la disnea.

Cualquiera sea la causa sistémica de la respiración dificultosa, tu gato necesita una evaluación médica inmediata ya que esta afección no puede tratarse en casa y puede ser mortal. Es muy perturbador ver a tu gato luchando por respirar.

La disnea, o dificultad para respirar, no es una enfermedad sino un síntoma de una afección subyacente que podría ser causada por cientos de enfermedades o afecciones médicas. Por ejemplo, tu gato puede tener un objeto extraño en la nariz, o puede estar experimentando asma inducida por alergia. La insuficiencia cardíaca es otra razón principal por la que los gatos muestran signos de dificultades respiratorias, y esta condición requiere una evaluación veterinaria inmediata.

Síntomas de dificultades respiratorias en los gatos

Cuando un gato respira rápidamente con la boca abierta, es obvio que tiene problemas para respirar. Otros síntomas de dificultad respiratoria son más sutiles pero evidentes para el ojo y el oído. Dado que las dificultades respiratorias en los gatos son peligrosas y pueden poner en peligro la vida rápidamente, tienes que buscar atención veterinaria inmediata si tu gato muestra alguno de estos síntomas:

  • Dificultad para respirar
  • Jadeo
  • Movimientos exagerados de abdomen y pecho
  • Agacharse cerca del suelo con los codos hacia afuera
  • Fosas nasales ensanchadas
  • Respiración rápida
  • Respirar con la boca abierta
  • Cabeza baja al suelo
  • Respiración ruidosa y áspera
  • Tos
  • Náusea
  • Letargo
  • Sacudida

Causas de las dificultades respiratorias en los gatos

Hay tantas razones posibles por las que un gato muestra dificultad respiratoria, solo un veterinario puede hacer el diagnóstico adecuado. Algunas de las muchas razones variadas para las dificultades respiratorias son:

  • Asma
  • Obstrucción de la vía aerea
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Obesidad
  • Deshidración
  • Fiebre
  • Conmoción
  • Golpe de calor
  • Enfermedad pulmonar
  • Cardiopatía
  • Infecciones
  • Trastornos de la sangre
  • Dolor
  • Ingestión de veneno
  • Neumonía
  • Cáncer
  • Hipertiroidismo

Síndrome asmático felino

Es uno de los motivos más frecuentes. El asma felino es una enfermedad que pueden sufrir gatos de cualquier edad y raza, y que suele manifestarse entre el año y medio y los cinco años de edad. Se caracteriza por la inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias superiores, que en el caso específico de los gatos es de los bronquios.

Ello da lugar a estos síntomas:

  • Crisis de tos de frecuencia variable
  • Problemas para respirar y ahogos
  • A veces también fiebre, anorexia, infección bacteriana

El tratamiento va a depender de cómo se encuentre el gato, pero en general el uso de medicamentos con cortisona es muy habitual para controlar los síntomas.

Infecciones del tracto respiratorio superior

Aunque hay vacunas que las previenen, lo cierto es que si el gato tose y además da la sensación de que se ahoga, puede ser que tenga alguna enfermedad infecciosa como calicivirus o herpesvirus. Si es la primera, verás que tiene úlceras en la boca y estomatitis, que le disminuirán el apetito; si es la segunda, las úlceras las tendrá en la córnea, que harán que sus ojos se llenen de legañas. Además, la fiebre, los estornudos y el letargo son síntomas frecuentes también.

Cuando tose, abrirá la boca y sacará la lengua fuera en un intento de mejorar la respiración. Por supuesto, la visita al veterinario es más que obligatoria: es urgente. El tratamiento consiste en administrarle antibióticos y fluidoterapia.

Parásitos

Si mantenemos al gato desparasitado internamente en principio no hay nada de qué preocuparse, sobretodo si no sale nunca de casa, pero hay que tener presente que hay unos parásitos, como la filaria, que se puede ir hacia el corazón causándole muchos problemas, entre ellos tos y sensación de ahogo. Los síntomas son muy parecidos al asma felino, por lo que un estudio previo al tratamiento en busca de parásitos es importante.

Bolas de pelo

En el caso de que el gato haga vida más o menos normal, solo que de vez en cuando tose y abre la boca como si intentara vomitar, puede ser que lo que tenga sea una bola de pelo alojada en su estómago. Para ayudarle a expulsarla, hay que darle malta, pero si no mejore hay que llevarlo al veterinario.

Diagnóstico de dificultades respiratorias en los gatos

La disnea es un problema común en gatos

Lo más probable es que lo primero que haga tu veterinario sea hacerle preguntas sobre cuándo comenzaron los problemas respiratorios, los síntomas que viste y qué precedió a la dificultad respiratoria. Si tu gato tiene serias dificultades para respirar, tu veterinario administrará oxígeno antes de que comience la prueba. Tu veterinario puede realizar algunas o todas las siguientes pruebas:

  • Examen físico. La salud general de su gato se determinará tomando signos vitales y examinando sus oídos, ojos, nariz y encías. Los pulmones y el pecho de tu gato se escucharán con un estetoscopio para determinar si hay líquido en los pulmones o un latido cardíaco anormal. El veterinario también puede palpar el área abdominal.
  • Análisis de sangre. Se puede extraer sangre para evaluar el nivel de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre de tu gato y para detectar la enfermedad del gusano del corazón. Otros análisis de sangre mostrarán inflamación y / o infecciones presentes.
  • Muestra de orina. Una prueba de orina ayudará a diagnosticar la causa de la disnea.
  • Radiografías y ultrasonido. Estas pruebas de diagnóstico ayudan al veterinario a ver virtualmente dentro del cuerpo de tu gato para detectar tumores, obstrucciones o acumulación de líquido.
  • Aspiración de fluidos. Se puede extraer una muestra de líquido torácico, pulmonar y abdominal para su evaluación y prueba.
  • ECG. Es posible que se requiera una prueba de ECG (electrocardiograma) si su veterinario sospecha un problema cardíaco.
  • Endoscopia. Si el problema respiratorio es causado por una cavidad nasal o vía aérea bloqueada, esta prueba ayudará a determinar el siguiente paso en el tratamiento y puede ayudar a recolectar muestras de tejido para la prueba.

Tratamiento de las dificultades respiratorias en los gatos

Dependiendo de la razón de la disnea de tu gato, el tratamiento puede ser tan simple como recetar un antibiótico a acciones más graves, como cirugía u hospitalización con oxígeno y terapia intravenosa.

  • Infección respiratoria. Los antibióticos generalmente se recetan para combatir la infección y ayudar a respirar.
  • Objeto extraño. Si las pruebas muestran que un objeto extraño obstruye el paso nasal, se puede extraer en la oficina con unas pinzas quirúrgicas.
  • Asma. Los esteroides y los broncodilatadores son dos de los medicamentos que se pueden recetar para ayudar a su gato a respirar mejor.
  • Golpe de calor. Tu veterinario reducirá la temperatura corporal de su gato y, si es necesario, le proporcionará oxígeno.
  • Deshidratación. Tu gato recibirá una inyección intravenosa para aumentar los líquidos a un nivel normal.
  • Fluido en pulmones, pecho o abdomen:. Se puede aspirar líquido para aliviar la angustia de tu gato.
  • Tumores y cáncer. Es posible que se requiera cirugía para eliminar el crecimiento junto con medicamentos orales o inyectables.

Recuperación de dificultades respiratorias en los gatos

Si tu gato tiene problemas para respirar llévalo al veterinario

En muchos casos, los medicamentos y el descanso ayudarán en la recuperación de los problemas respiratorios de tu gato. Si la atención veterinaria se administra rápidamente, el golpe de calor y la deshidratación suelen ser fáciles de tratar y la recuperación suele ser rápida. 

Si el estrés y la ansiedad están causando que tu gato presente dificultades respiratorias, es imperativo que encuentres la causa de esta angustia y la elimines si es posible. Si las alergias están en la raíz de la disnea de tu gato, tu veterinario le hará sugerencias sobre la mejor dieta o ropa de cama, y esos cambios ayudarán en la recuperación de tu gato.

Si tu gato tiene un diagnóstico grave como cáncer, la cirugía puede requerir una estadía prolongada en el hospital antes de que pueda salir de la atención. Otros tratamientos médicos como la quimioterapia pueden ser necesarios durante un tiempo prolongado. Asegúrate de acudir a todas las citas de seguimiento con tu veterinario para garantizar una recuperación rápida y total y para evitar la recurrencia de la emergencia médica de tu gato.

Espero que te haya sido de utilidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)