Maltrato en gatos

Por lo general, me gusta combinar artículos de salud felina con otros de curiosidades; incluso siempre que puedo pues me gusta hablar de temas que nos pueden sacar una sonrisa. Pero este no sería un blog completo si no hablase, también, del maltrato en gatos.

Y es que, del mismo modo en el que intento informar sobre, por ejemplo, la salud de este animal, es asimismo importante que dediquemos un ratito a recordar que el maltrato a un gato (o perro, o caballo, o… etc.) está prohibido por ley. Si quieres saber cómo ayudar a una víctima felina de esta lacra, a continuación te diré todo lo que puedes hacer por ella.

¿Qué es el maltrato?

El maltrato es el comportamiento violento que causa daño físico o moral. Hay de cuatro tipos en el caso de los gatos:

  • Físico: pegarle, darle una patada…
  • Verbal: gritarle. Recordemos que el oído del gato está muy desarrollado: es capaz de escuchar el sonido de un ratón a 7 metros de distancia.
  • Acoso: por ejemplo, arrinconarlo en una esquina y no dejarle ninguna vía de escape.
  • Desatenderle: tenerlo en casa y no darle de comer, ni de beber, ni llevarlo al veterinario cuando lo necesite, ni jugar con él, ni nada.

Todos deberíamos tener bien claro que cualquiera de estas cosas hace mucho, mucho daño al animal.

¿Por qué los maltratan?

Para cualquiera de nosotros, que queremos a nuestros felinos y que queremos lo mejor para ellos, nos es muy difícil encontrar la respuesta a esa pregunta, incluso alguno puede que se convenza de que no existe ningún motivo para maltratar a los gatos. Y es verdad, no hay ningún motivo racional ni ético que justifique esa acción.

Pero los humanos somos seres complejos. Y hay algunos que son excesivamente sensibles, que no saben controlar sus impulsos o que, en fin, que no les importa nada ni nadie.

Insisto, me cuesta mucho averiguar cuáles son las causas del maltrato hacia los gatos, pues no soy psicóloga ni psiquiatra. Solo una persona que lleva cuidando de estos felinos desde hace mucho tiempo. Pero vaya, lo intentaré:

  • Esa persona fue maltratada de pequeña. Se sabe que los hijos de maltratadores suelen imitar las conductas de sus padres una vez que son adultos.
  • Sus padres no le dijeron en ningún momento que debía de tratar bien a los animales.
  • Tuvo padres que lo desatendían.
  • Consume drogas que lo vuelven una persona violenta.
  • Ha transformado el miedo que tenía a los gatos por asco y rabia.

¿Cómo saber si hemos adoptado a un gato maltratado?

Ahora vamos a centrarnos en presente y el futuro de ese gato que acabamos de adoptar. Puede que en el refugio o protectora ya nos hayan contado su historia, pero y si no… ¿cómo podemos saber si ha sido o no maltratado? ¿En qué nos tendremos que fijar?

  • Se mostrará muy reservado. Desde el primer día en que llega a casa, veremos que es muy huidizo, que se esconde en cualquier rincón en cuanto nos ve coger la escoba o la fregona.
  • Si por accidente se nos cae algo al suelo y hace mucho ruido, es capaz de meterse debajo de la cama, detrás de los cojines del sofá o bajo las mantas.
  • Está muy pendiente de las ventanas y de las puertas, como si esperara la mínima oportunidad para salir de la vivienda.
  • Puede tener mucho miedo a un tipo de persona en concreto (niño o niña, mujer u hombre).

¿Qué hacer para ayudarle?

Si sospechamos que ha sido maltratado, tendremos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para que recupere la felicidad (o que la empiece a sentir, si nunca lo ha sido). Lo primero y más importante es mantener las puertas y las ventanas cerradas, tanto por su seguridad como por nuestra tranquilidad. Tampoco es buena idea dejar que salga al balcón, pues en cualquier situación de estrés podría olvidarse de dónde está y caer al vacío.

El siguiente paso es procurar que el ambiente en casa sea tranquilo. Esto significa que no hay que poner música a todo volumen (de hecho, lo ideal es no ponerla), explicarle a los niños que tienen que ser muy respetuosos con el gato y, desde luego, no obligar al peludo a hacer nada que no quiera.

Ahora, es momento de ganarnos su confianza. ¿Cómo? Con golosinas y latas de comida húmeda. ¡Hay que conquistarle por el estómago! Es lo mejor. Eso sí, solo lo haremos cuando veamos que está más calmado, ya que un gato que se siente muy tenso no va a querer comer, sino huir. Por eso, aprovecharemos esos momentos en los que parece que está más calmado, que no bufa ni gruñe, para ofrecerle la comida. No debemos esperar a que salga y coma; de hecho, lo más probable es que las primeras veces no lo haga. Pero poco a poco iremos viendo mejoría. 🙂

Asimismo, debemos de invitarle a jugar, con pelotas, cuerdas o peluches. Con esto sí que podremos notar que le cuesta más acercarse, pero todo es cuestión de paciencia.

Para más información recomiendo leer este artículo.

Y de momento nada más. Si viésemos que el gato tiene problemas para adaptarse a su nuevo hogar, podemos echarle 10 gotas del remedio de rescate (de Flores de Bach) en su comida -húmeda- a diario, y consultar con un terapeuta felino que trabaje en positivo.

Desde Noti Gatos, decimos un NO firme y rotundo al maltrato animal.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Categorías

Curiosidades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

2 comentarios

  1.   Guadalupe Zuñiga dijo

    Soy muy interesantes tus artículos ya que acabo de adoptar un. Gatito de 2 meses y me están ayudando mucho

    1.    Monica Sanchez dijo

      Nos alegra de que te sean de ayuda 🙂
      ¡A disfrutar del peque!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.