Lombrices intestinales en gatos, ¿cómo eliminarlas?

Los gatos son unos animales que, más de una vez a lo largo de su vida, pueden tener lombrices intestinales. Sin embargo, a menudo estos parásitos pasarán desapercibidos, ya que no causarán síntomas y por lo tanto, los felinos no se sentirán mal (o al menos, no aparentemente), pero en otras ocasiones los daños son tales que la visita al veterinario no será recomendada, sino necesaria.

Pero, ¿cómo podemos saber que nuestros peludos tienen? Y, ¿qué podemos hacer para evitarlas? De todo esto y mucho más te voy a hablar a continuación.

¿Cuáles son los parásitos intestinales que tienen los gatos?

Los parásitos intestinales o lombrices intestinales son unos seres que infestan a todos los gatos en algún momento de su vida, especialmente si son callejeros o tienen acceso al exterior. Por este motivo, es importante saber cuáles son para así tomar medidas:

  • Áscaris: su nombre científico es Toxocara cati. Son gusanos redondos, de 4 a 8cm de largo. Los huevos que producen son muy resistentes, tanto es así que pueden vivir hasta 3 años en el ambiente hasta que son ingeridos por un gato o, también, personas.
    Por si fuera poco, pasan de madres a hijos.
  • Anquilostomas: su nombre científico es Ancylostoma tubaeforme. Son gusanos redondos de hasta 1cm de largo que se contagian por la ingestión de huevos o larvas.
  • Hidatidosis: de las especies Echinococcus granulosus o Echinococcus multilocularis. Son parásitos que no suelen causar enfermedades graves en los gatos, pero sí que afectan a las personas provocando la formación de quistes en órganos.
    Son más comunes en las zonas rurales, donde los animales se suelen alimentar con sobras o comida natural, en concreto vísceras crudas de ovejas y cabras.
  • Tenias: de las especies Dipylidium caninum y Taenia taeniaeformis. Son chatos, parecidos a los granos de arroz blancos. El primero se contagia tras la ingestión de pulgas y piojos, y el segundo por la ingestión de roedores y conejos. No suelen provocar enfermedades.

¿Qué gatos son más vulnerables?

En realidad, todos lo son. Pero sí que es verdad que hay algunos grupos de más riesgo a los que hay que prestar especial atención:

Gatitos

Aunque permanezcan con la madre el tiempo necesario para beber su primera leche (durante sus primeros 3 días de vida), y sean cuidados por ella un largo tiempo más (mínimo 2 meses), los parásitos intestinales pueden entrar en su organismo con rapidez si su progenitora tiene, sobretodo si están en el exterior.

Gatos ancianos

Al tener un sistema inmune debilitado, este no puede mantener a raya los parásitos y es normal que caigan enfermos.

Gatos enfermos o desnutridos

Independientemente de la edad, si los gatos no reciben los cuidados que necesitan, como sus vacunas, tratamientos antiparasitarios, comida y agua a diario, etc., sus defensas nada podrán hacer contra las lombrices intestinales.

¿Cómo saber si mi gato tiene lombrices intestinales?

Para saber si nuestros peludos tienen lombrices, tenemos que fijarnos en si tiene algunos de estos síntomas:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Abdomen hinchado (sobretodo en gatitos nacidos de gatas callejeras es muy común)
  • Apetito voraz, o por el contrario, falta de él
  • Poco crecimiento
  • Pelo sin brillo y reseco
  • Restos de gusanos entre el pelaje de la zona anal, y en las zonas donde pasan tiempo

Mi gato tiene lombrices, ¿qué hago?

Descubrir que tu amigo de cuatro patas tiene parásitos intestinales no es una noticia que guste, y menos teniendo en cuenta que hay algunos que pueden afectar a los humanos. Pero no hay nada de qué alarmarse, ya que tomando una serie de medidas todo volverá a la normalidad:

Averigua qué tipo de parásito es

Este paso es muy importante para que estés más tranquilo, especialmente si hay niños pequeños o bebés en casa. Así que no dudes en pedirle al veterinario que le haga un análisis y que te diga a qué te enfrentas.

En el caso de que se transmita a las personas, será recomendable mantener a los pequeños humanos alejados del animal hasta que mejore.

Trátalo con un antiparasitario

Es un medicamento que te dará el veterinario, ya sea pastilla, jarabe o una pipeta que actúe tanto contra los parásitos externos (pulgas, garrapatas), como internos, como son las de Stronghold para gatos. Por lo general, tendrás que repetir el tratamiento una vez al mes o cada tres meses.

En el caso de que sea un gatito, si estás en España lo más probable es que te den un jarabe que se llama Telmin Unidia, que tendrás que darle tres días seguidos y repetir a la semana más o menos.

Si en casa hay más de un gato, tocará tratarlos a todos.

Limpia a fondo la casa

Pon a lavar la ropa y camitas que haya tenido contacto con el gato con agua caliente, y usa también agua en estas condiciones para fregar el suelo (puedes echar también unas gotas de lavavajillas) y limpiar los muebles.

Dale cariño

Sigue cuidándolo como hasta ahora. Dale cariño y compañía, procura que esté cómodo y sea feliz. Da igual que tenga parásitos o no (solo si fuesen contagiosos habría que ir con cuidado, pero esto rara vez pasa). Y sí, por supuesto, lávate las manos antes y después de tocarlo, pero no lo tengas abandonado en un rincón o lo más probable es que empeore aún más.

Remedios caseros para los parásitos intestinales en gatos

Si quieres probar con remedios caseros, y siempre y cuando tu gato sea adulto, puedes darle:

  • Ajo: tiene propiedades antivirales, antibacterianas, antiparasitarias y antifúngicas. Mezcla una cucharada pequeña de ajo molido con su comida, dos veces al día durante 15 días.
  • Semillas de calabaza: son laxantes suaves pero eficaces. Mezcla una cucharada de semillas molidas con la comida durante una semana.
  • Tomillo: es antiséptico. Coge varias hojas, tríturalas hasta convertilas en polvo y luego añade una cucharada sopera en su comida una vez al día por varios días.

Otra opción es hacerle un día de ayuno con vinagre de manzana. Cuando el cuerpo no tiene que gastar energía para la digestión se desintoxica mejor. Por lo tanto, añadiendo dos cucharadas soperas de vinagre de manzana en su agua le ayudarás a eliminar los parásitos.

Prevención de las lombrices intestinales en gatos

Lo que se puede hacer para que nuestros peludos no tengan parásitos es desparasitándolos de vez en cuando (el veterinario nos dirá la frecuencia recomendada dependiendo de si los animales salen o no al exterior, edad, y salud).

Además, es importante procurar que vivan en condiciones de higiene óptimas, así como que tengan siempre el comedero y el bebedero lleno, el primero con alimentos de calidad (sin cereales ni subproductos) y el segundo con agua limpia y fresca.

Por último y no menos importante, hay que darles mucho cariño, respeto y confianza. Jugar con él a diario para que se mantengan en forma y con salud. Dedicar tiempo a entender su lenguaje corporal para que el vínculo que nos une sea más fuerte.

En definitiva, hacer lo posible para que sean felices.

Espero que te haya servido 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Sé el primero en comentar