El divertido personaje de la Loca de los gatos

Si eres un fan o seguidor de la clásica serie de dibujos animados de Los Simpsons y además te encantan los felinos, seguro que habrás sentido simpatía con el personaje de La loca de los gatos. Incluso es posible que conozcas a alguien que también convive con muchos peludos, o que tú mismo seas esa persona. Pero, ¿conoces su historia?

Muchos nos hemos reído con ella, pero pocos saben algo de su pasado. Es por eso por lo que en Noti Gatos no podíamos dejar de hablar de ella.

El personaje de La loca de los gatos

Aunque sea conocida en el mundo hispano como ‘La loca de los gatos’, en realidad su nombre es Eleanor Abernathy. Se trata de una mujer nacida en Chile que vive en los Estados Unidos de América. Apareció por primera vez en el episodio ‘Girly Edition’ de la novena temporada de Los Simpson.

Abernathy le regaló un gato, muy parecido a Bola de nieve, a Lisa, la hermana de Bart e hija mediana de Homer y Marge, en el capítulo I, D’oh-bot.

Su historia la contó en el episodio »Springfield Up», de la temporada 18. Explicó que de pequeña quería ser abogada, y que a los 16 se puso a estudiar para ello. A los 24 obtuvo un Diploma Médico de la Facultad de Medicina de Harvard y otro de Derecho en la escuela de Yale. A los 32 empezó a mostrar signos de alcoholismo, y fue atacada por 41 gatos, incluyendo su gato favorito. Ese fue el día en el que todo empeoró para ella: su aspecto y su vida.

En la temporada 22, en »A Midsummer’s Nice Dreams» se mostró que padece el Síndrome de Diógenes, es decir, que todo lo que es de interés se lo queda. Tuvo la ayuda de Marge, pero ella terminó enfermando también. Eso sí, cuando se presentó a las elecciones de alcadesa, habló de educación pública y de asistencia médica, a diferencia de los otros. Es todo un personaje, desde luego.

El síndrome “La loca de los gatos”

La loca de los gatos

En todas las poblaciones se conoce a mujeres que viven con sus gatos. Normalmente son mujeres solteras, sin familia ni hijos que tiene gatos que le aportan cariño y compañía. Esto es algo normal y no hay nada raro en ello… Pero el término de “la loca de los gatos” se empezó a utilizar debido a lo que te hemos comentado más arriba de la serie de Los Simpson.

Se conoce un caso de una mujer que tiene muchos gatos en California, Estados Unidos. Ella se llama Lynea Lattanzio y fundó «The cat house on the kings,” un centro especializado en rescatar animales callejeros. Lo tiene en activo desde 1992, cuando su padre le pidió que le ayudase a encontrar gatos… fue a un refugio y volvió a casa con 15 gatos. En la actualidad convive con más de 1100 gatos en su propiedad de casi tres hectáreas, aunque en realidad es que por su propiedad han pasado más de 28.000 gatos. Aunque así leído solo son números, en realidad estamos hablando de muchos, ¡pero muchísimos! Gatos afortunados de encontrarse en su camino y no acabar atropellados en la carretera o envenenados por malas personas.

La ciencia y el amor por los gatos

Los gatos son adorables

Hay estudios que han investigado sobre los diferentes problemas de salud mental y el tener gatos. En realidad no hay nada que sea válido como para sacar conclusiones, lo único que encontraron los investigadores es que las personas infectadas con el parásito T. gondii -responsable de la toxoplasmosis– tenían casi el doble de probabilidades de desarrollar esquizofrenia que una persona que no era portadora.

En realidad estos estudios no prueba que el parásito en sí pueda provocar la enfermedad mental, solo es una hipótesis que existe con un enlace débil entre tener un gato y desarrollar una enfermedad mental… Pero hay muchos profesionales que rechazan esta teoría y no la creen en absoluto ni consideran que sea real.

La ciencia descarta esto y apuesta más por problemas emocionales, es decir, las personas que tienen problemas en sus habilidades sociales satisfacen esta necesidad de contacto humano con vínculos fuertes con sus mascotas. Resulta común que las personas con mascotas tengan señales depresivas y por eso se conviertan en devotos de sus mascotas, aunque en muchas ocasiones este comportamiento no tiene ningún tipo de problema que deba preocupar.

El afecto por los gatos solo debería considerarse un problema si la persona deja de ser funcional, si está gastando su dinero en los animales domésticos y no se cuida a sí misma o si por tener gatos comienza a vivir en condiciones insalubres o los animales domésticos comienzan a reproducirse de manera incontrolable por no haber tomado las medidas pertinentes, como la esterilización y/o castración de los gatos.

Es un mito

La loca de los gatos con gatos

Según un estudio publicado en la revista Royal Society Open Science, deja claro que las personas que tienen muchos gatos no están locas ni sufren ningún trastorno obsesivo. Esto echaría por tierra todo lo que han intentado mostrar con el personaje de La loca de los gatos de Los Simpson.

En la investigación que se muestra en la revista mencionada y llevada a cabo desde la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) analizaron a más de 500 dueños de mascotas. Compararon sus reacciones con los animales y estudiaron sus comportamientos para entender si había alguna estadística que les hiciera más proclives a sufrir una enfermedad mental.

Los resultados fueron muy claros: no había ninguna razón que respaldase la existencia de “las locas de los gatos”. No hay evidencias que se respalden este estereotipo de persona. Los dueños de gatos no se diferenciaban de otras personas solo por tener gatos, ni tampoco presentaban síntomas de problemas emocionales o emocionales que tuviera que ver con ser dueños de gatos.

Que una persona tenga gatos como mascotas no es un indicador de que sea una persona solitaria, con ansiedad o deprimida. Únicamente se descubrió que tanto las personas con gatos o perros como mascotas, empatizan mejor con los animales que los que no los tienen. Las personas con mascotas eran más propensas a distinguir el aullido o maullido de un gato o perro y saber si estaba sufriendo o si necesitaba ayuda, pero esto no les hace ser “locos de los gatos”, “locos de los perros” o de cualquier otro animal.

Los beneficios de tener un gato como mascota

Los gatos son queridos por muchas personas

Si tienes gatos en tu hogar, ¡enhorabuena! Porque podrás disfrutar de todos los beneficios que te aportará a tu vida:

  • Reduce el estrés y la ansiedad: ser dueño de un gato puede ser calmante y liberar químicos calmantes en el cuerpo que disminuyen los niveles de estrés y ansiedad. Una breve y dulce sesión de caricias suele ser suficiente para relajar a los dueños y reducir el estrés y la ansiedad.
  • Disminuye el riesgo de accidente cerebrovascular: los estudios muestran que los dueños de gatos tienen menos probabilidades de tener un accidente cerebrovascular que cualquier otro dueño de mascotas. Los científicos especulan que esto también se debe a la propiedad de menor mantenimiento de un gato.
  • Beneficios terapéuticos: Tener un gato puede liberar oxitocina en tu cuerpo, la hormona conocida por inducir sentimientos de amor y confianza. Las personas que pasan por momentos difíciles de duelo informan que hablar con su mascota ayuda a resolver esos sentimientos, ya que a veces es más fácil hablar con un animal que con otro humano. Además, un estudio encontró que los niños con autismo tenían más probabilidades de estar menos ansiosos y tranquilos mientras acariciaban a un gato.
  • Aumenta la inmunidad: la exposición a la caspa y al pelaje de las mascotas en el hogar da como resultado una mayor resistencia a los alérgenos, disminuyendo el riesgo de alergias y asma.
  • Reduce la presión arterial:  se sabe que los dueños de gatos tienen una presión arterial más baja que los que no son dueños de gatos debido a la presencia calmante que brindan los gatos. Un estudio se realizó con una habitación llena de dueños de gatos donde los dueños hablaban en voz alta, lo que naturalmente elevaba los niveles de presión arterial. Pero cuando se observó a los dueños hablando con sus gatos, su presión arterial se mantuvo constante.
  • Reduce los niveles de triglicéridos y colesterol: los niveles altos de triglicéridos y colesterol contribuyen a la enfermedad cardíaca y son síntomas de diabetes tipo 2, así como de derrames cerebrales, enfermedad hepática y renal. Naturalmente, las reducciones en estos niveles conducen a una disminución del riesgo de estas enfermedades.
  • Aumenta la sociabilidad: la propiedad del gato proporciona un inicio de conversación natural y puede mejorar la capacidad del propietario para socializar. Un estudio reveló que las mujeres se sentían más atraídas por los hombres que tenían gatos porque la propiedad de los gatos a menudo sugiere sensibilidad e inteligencia.
  • Proporcionar compañía: ser dueño de un gato reduce los sentimientos de soledad. Aunque los gatos pueden ser conocidos por su independencia, el vínculo entre un gato y su dueño refuerza la compañía. Un estudio suizo realizado en 2003 reveló que tener un gato es similar a tener una pareja romántica.

Un comentario, deja el tuyo

  1.   David Gonzalez dijo

    A mi personalmente es un personaje que no me gusta ya que considero que nos deja a los amantes de los gatos como personas dementes y desquiciadas. El personaje ha conseguido transmitir una imagen negativa de todos los que cuidamos de gatos y de las personas que ayudamos a refugios y a colonias de mininos callejeras.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.