Giardiasis en gatos

Desde el primer momento en el que decidimos convivir con un gato tenemos que ser muy conscientes de que, además de cariño, comida, y un buen lugar para vivir, también necesitará atención veterinario cada vez que lo necesite, como cuando sospechemos que está enfermo. Y es que hay muchas enfermedades, como la giardiasis, que pueden ponerle en peligro a menos que se haga algo para evitarlo.

Pero no solo eso, sino que también se contagia de felinos a humanos. Por todos estos motivos, te vamos a contar todo sobre las giardiasis en gatos.

La giardia, la causante de la enfermedad

La giardia es un parásito protozoario que puede provocar que algunos mamíferos (gatos, perros, entre otros) desarrollen giardiasis. Puede ser de la especie Giardia lamblia o Giardia intestinalis, en cualquier caso tiene forma de protozoo flagelado que solo se puede ver a través de un microscopio. Adopta dos formas: como trofocito, que es el parásito en sí que habita dentro del intestino, y la forma de quiste, que es la parte más dura y sin flagelo que se aloja en las heces del gato.

Una vez que el trofocito entra en el cuerpo del felino, se dirige hacia el intestino, adhiriéndose a sus paredes, lo cual acaba deformándolo. Al hacerlo, este órgano empezará a tener problemas para absorber las grasas y las vitaminas que el gato necesita.

La giardiasis, una enfermedad grave

La giardiasis es una enfermedad que afecta primero al intestino delgado y luego al grueso del gato. Así, produce problemas digestivos, con lo que la salud del gato empeora mucho. Además, cualquier peludo puede acabar enfermo, aunque es más común en aquellos que son muy jóvenes o muy mayores, o en aquellos que tienen las defensas bajas, por ejemplo como consecuencia de la leucemia felina. los peludos que viven en refugios también tienen un mayor riesgo.

Es una patología grave, muy contagiosa (entre gatos y/o perros, pero también de gatos a humanos) y puede ser mortal si no se trata a tiempo.

¿Cómo se contagia?

Nuestro gato puede contagiarse de cualquiera de estas formas:

  • Bebiendo en charcos o bebederos donde ha bebido un gato enfermo.
  • Por contagio materno-fetal (de madre a hijos).
  • Si un gato enfermo se lame la zona anal y luego lame a otro felino.
  • Al tener contacto directo con heces contaminadas, por ejemplo, que sin darse cuenta las pise y luego se lama.
  • Si tenemos un gato o un perro enfermo, puede contagiar al otro fácilmente si se lamen o si tienen contacto con las heces.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la giardiasis en gatos son los siguientes:

  • Diarrea, que suele ser abundante y aparecer de un día para otro
  • Dolor abdominal
  • Flatulencias
  • Deshidratación
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de apetito
  • Fatiga
  • Trastornos intestinales

Es importante saber que algunos gatos no mostrarán síntomas, pero aún así, no está de más hacerles unas pruebas y tratarlos en caso de que hayan sido contagiados.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El veterinario nos pedirá que le llevemos una muestra de heces, que cogeremos habiéndonos puesto unas guantes de goma antes. Esta muestra se la enviará a un laboratorio para analizarla. En caso de que no detecte nada, lo más seguro que es nos pida más muestras para realizar de nuevo esta prueba, ya que a menudo es difícil detectar la presencia del parásito.

Otra opción es realizar un test denominado Elisa, que es capaz de decirnos si el gato está enfermo o no en tan solo ocho minutos.

¿Cómo se trata?

Una vez que el veterinario ha diagnosticado giardiasis en nuestro peludo, le recetará medicamentos antiparasitarios que deberá tomar por 7 o 12 días seguidos. Es muy, muy importante que no nos olvidemos ni un solo día de darle la pastilla, ya que de lo contrario las giardias se fortalecerían de nuevo.

Además, hay que limpiar bien todos los lugares donde el animal esté, con agua caliente (debe quemar) con unas gotas de lavavajillas -también se puede usar lejía-. Tras cada limpieza, esperaremos a que la zona se seque completamente antes de dejar que el animal vaya ahí.

Otra cosa que también tenemos que hacer es ayudarle a limpiarse. La diarrea, al ser abundante, puede le puede dejar manchas en el pelaje. Por eso, es aconsejable recortar un poco el pelaje de esa zona, y limpiarle -siempre habiéndonos puestos de goma antes- con agua templada (a unos 37ºC), y unas gasas o toallas.

¿Se puede prevenir?

Es una enfermedad grave, pero tomando ciertas medidas sí que se puede prevenir:

  • Con una vacuna: no previene al 100%, pero siempre es mejor algo que nada.
  • Limpiar: esto es obvio. Hay que limpiar tanto la casa como los objetos que hay en ella, especial la bandeja del gato.
  • No dejarlo salir fuera: si no tiene contacto con animales de la calle, el riesgo de contagio se reducirá drásticamente.
  • Chequeos: al menos una vez al año hay que llevarlo al veterinario a que le hagan una revisión.
  • Vigílalo si tiene diarreas: si no se pasan en pocos días, consulta con un profesional.

Espero que te haya sido de utilidad 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Categorías

Enfermedades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.