El gato bengalí, un peludo de mirada salvaje y corazón enorme

Dos gatos de bengala adultos

El gato de bengala o gato bengalí es un peludo asombroso. Su aspecto recuerda muchísimo al leopardo; sin embargo, no debemos dejarnos engañar por su apariencia física, pues tiene la personalidad de un tierno y adorable felino doméstico.

Es una raza relativamente nueva, pero cada vez se está haciendo más popular. Y es que, ¿quién no quiere tener un leopardo en miniatura en casa? Conozcamos más sobre él.

Historia del gato bengalí

Un gato de bengala adulto descansando

Este hermoso gato surgió como cruce entre gatos domésticos y salvajes, ya que empezó como un híbrido del gato leopardo asiático (Prionailurus bengalensis) y de otras razas de gatos domésticos: Ocicat, Abisinio, British Shorthair y Mau Egipcio. Así se consiguió tener un felino de apariencia salvaje, pero con un carácter dócil y amoroso.

Hacia los años 40 ya había gatos de bengala en Japón, pero la raza no se desarrolló hasta 20-30 años más tarde, en los Estados Unidos, donde se exhibieron por primera vez en 1985. Llamaron tanto la atención, que pronto fueron reconocidos como raza por la Asociación Internacional de Gatos (ICA, por sus siglas en inglés).

Pese a ello, hay asociaciones, como la CFA, que no lo ha aceptado como raza pues no acepta los híbridos. En sus shows sólo pueden participar bengalíes de cuarta generación con el objetivo de que la genética salvaje quede más diluida. Pero lo cierto es que hay criadores que continúan seleccionando ejemplares y cruzándolos para mejorar la raza; y de hecho hoy en día ya no es necesario cruzar los gatos leopardo con gatos domésticos.

Características físicas

Bengala en el sofá

Un gato de bengala en el sofá

El gato bengalí es un animal grande, con un peso de hasta 9kg en el caso del macho, y de hasta 4kg la hembra. El cuerpo es muy robusto y musculoso, protegido con un pelo corto, suave, espeso. La cabeza es ancha, redondeada, con los ojos de color verde, las orejas pequeñas y la cola gruesa, de tamaño medio.

Según el estándar, es obligatorio que tenga la punta de la cola negra, el abdomen moteado y las almohadillas plantares.El manto es únicamente atigrado, y el color de base puede ser crema, dorado, naranja, marfil, amarillo o blanco.

Gato de bengala blanco

Gato de bengala blanco tomando el sol.

Imagen – Amolife.com

¿Recuerda bastante a los tigres albinos, verdad? Esa mirada felina tan característica, esa actitud de autosuficiencia que adopta mientras toma el sol… El gato de bengala blanco es un precioso animal que se convertirá rápidamente en el mejor amigo de toda la familia. Eso sí, debes saber que al ser blanco hay que evitar que esté expuesto al astro rey demasiado tiempo, ya que de lo contrario a largo plazo podría desarrollar cáncer de piel.

¿Cuántos años puede vivir un gato de bengala o bengalí?

Siempre que reciba los cuidados adecuados, puede vivir perfectamente 9 y 15 años. Eso sí, ha de vivir dentro de casa, puesto que si le dejamos salir lo más probable es que su esperanza de vida se reduzca.

¿Cómo es el carácter?

El gato bengalí es un gato muy especial. Es muy inteligente, cariñoso, y muy activo. Le gusta mucho jugar, explorar, aprender cosas nuevas, y estar con su familia. Además, es uno de los animales que desarrolla un fuerte vínculo con una sola persona, aunque llega a querer a todos los humanos de la casa.

Disfruta saltando, escalar y, aunque parezca extraño, nadar, algo que sabe hacer muy bien ya que es una cualidad que ha heredado del gato leopardo asiático, el cual debe de cazar a sus presas en pantanos.

¿Cómo cuidar a un gato de bengala o bengalí?

Un gato de bengala en la cama

Si decides convivir con un gato de bengala deberás de proporcionarle los siguientes cuidados:

Alimentación

Siempre que sea posible, es muy recomendable darle comida natural, ya sea Dieta Yum para gatos, o Barf (con la ayuda de un nutricionista felino). Es la comida que mejor tolerará y la que más beneficios le aportará, siendo los principales los siguientes:

  • Pelo brillante
  • Dientes fuertes, sanos y limpios
  • Buen estado del ánimo
  • Crecimiento y desarrollo óptimos
  • Buena salud

En el caso de no poder optar por este tipo de dieta, una excelente alternativa es darle pienso que no contenga ni cereales ni subproductos, como Applaws, Orijen, Taste of the Wild, entre otros ya que estos no le causarán ningún problema. Eso sí, debes saber que un saco de 7kg es caro: puede valer fácilmente 40 euros, pero la cantidad que se le debe de dar es mucho más baja que si se le diese un pienso más económico pues contiene mucha más proteína animal.

Ejercicio

El gato bengalí es un gato especialmente activo. Necesita que se juegue con él todos los días, varias veces. Tres o cuatro sesiones con una duración de 10-15 minutos harán que se mantenga en forma, y que esté mucho más tranquilo y feliz.

También puede ser muy interesante enseñarle a pasear con arnés. Si no sabes cómo hacerlo, no te preocupes. En este artículo te lo explicamos.

Higiene

Un gato de bengala joven

Pelo

El pelo se ha de cepillar una vez por día con una carda o un peine con el fin de eliminar el pelaje muerto. No es necesario bañarlo. Durante la época de muda será recomendable darle malta para evitar que se acumule demasiado pelo en su estómago.

Ojos

Los ojos se pueden limpiar cada 3-4 días utilizando una gasa limpia (una para cada ojo) humedecida en una infusión de manzanilla.

Orejas

Las orejas se deben limpiar una vez a la semana con una gasa limpia y un colirio prescrito por un veterinario. Debes de echarle 1-2 gotas y limpiar con la gasa la parte más externa de cada oreja.

Salud

Como a cualquier otro gato, durante el primer año de vida será necesario llevarlo al veterinario para que le ponga las vacunas necesarias y para castrarlo o esterilizarlo si no se tiene intención de hacerlo criar.

A partir del año y de manera anual es muy aconsejable llevarlo de nuevo para que le pongan las vacunas de refuerzo y lo revisen para poder detectar cualquier posible problema.

Además, cada vez se sospeche que se encuentra enfermo habrá que consultar con un especialista para que lo trate.

¿Cuánto vale un gato de bengala?

Un adorable gatito de bengala

Si te apetece mucho convivir con un gato bengalí, y crees estar preparado para proporcionarle todos los cuidados que va a necesitar a lo largo de su vida, tienes que pensar que un cachorro cuesta alrededor de 1500 euros comprado en un criadero.

Fotos

Sabemos que te encanta, así que vamos a finalizar este artículo adjuntándote una galería de fotos del gato bengalí o bengala:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.