Todo lo que debes saber sobre la filaria en gatos

Gato siamés

Una de las más terribles enfermedades que podría tener nuestro querido felino es la filariosis, más conocida como la enfermedad del gusano del corazón que está causada por la filaria. Aunque es más común en los perros, no hay que confiarse: también puede encontrarse en otros animales, como el felino o incluso en los seres humanos.

Es un problema de salud muy grave que puede terminar con la muerte del animal si no se detecta a tiempo.

¿Qué es la filariosis?

Gato atigrado naranja

La filariosis es una enfermedad provocada por la infestación de una filaria adulta. La filaria es un parásito redondo y alargado, que mide entre los 12 y los 15cm si es macho, y entre los 25 y los 40cm si es hembra. Vive en el corazón y arterias pulmonares de sus huéspedes, donde se reproducen rápidamente causando muchas molestias y problemas al animal.

¿Cómo se infectan los gatos?

La filaria puede entrar dentro del organismo de nuestros peludos de manera demasiado sencilla. Utiliza los mosquitos como hospedadores intermediarios, los cuales tan sólo tienen que picar a un animal enfermo y luego a otro, transmitiéndole así la enfermedad.

Una vez que el parásito ha conseguido entrar dentro del organismo del gato, se dirige hacia el corazón por el torrente sanguíneo. Allí, se alimentarán y liberarán miles de microfilarias a la sangre, las cuales miden entre 307 y 322 micrones de longitud. Estas microfilarias son las que los mosquitos ingieren. En el insecto crecerán hasta alcanzar el tamaño adecuado. Llegado el momento, infectarán a otro animal.

¿Cómo saber si tienen filariosis?

Gato triste

Al ser un parásito que vive en los órganos más importantes del cuerpo, como el corazón o los pulmones, nuestro querido gato puede presentar estos síntomas:

  • Problemas para respirar
  • Taquicardia
  • Tos crónica
  • Vómitos
  • Pérdida de peso y de apetito
  • Ruidos cardíacos y pulmonares
  • Intolerancia al ejercicio

Si presenta uno o varios síntomas hay que acudir cuanto antes al veterinario para que lo examine y lo empiece a tratar. Un diagnóstico precoz es clave para que el animal pueda volver a llevar una vida normal.

¿Cómo se diagnostica?

En la clínica u hospital veterinario el profesional le puede hacer cualquiera de estas cosas:

  • Análisis de sangre.
  • Test de antígenos (los antígenos son sustancias que al introducirse en el organismo inducen en este una respuesta inmunitaria, lo que provoca la formación de anticuerpos).
  • Radiografía torácica
  • Ecocardiografía
  • Electrocardiografía

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento consiste en, primero, eliminar las microfilarias con un medicamento antiparasitario por vía oral; y por último se le administra durante 2 días 4 inyecciones intravenosas (cada 12 horas) también con antiparasitario.

Cuando el animal está recuperado, se empieza a tratar para prevenir una posible infección.

Prevención de la filariosis

Gato protegido con antiparásitos naturales

La filariosis es una grave enfermedad que se puede prevenir de manera muy sencilla. Hoy en día contamos con antiparasitarios muy eficaces como el Stronghold, Cardotek Plus y Program Plus, de venta en clínicas veterinarias y tiendas de productos para animales. Son algo más caros que los convencionales, pero hay que tener en cuenta que estos, además de proteger contra los parásitos habituales (pulgas, garrapatas, ácaros), también previenen contra la infestación de parásitos internos.

De los tres, utilizo las pipetas de Stronghold, no porque sean mejores (al no haber probado las otras no puedo opinar sobre ellas), sino porque son las que encuentro de forma más rápida. 🙂 Vale 28 euros la caja con tres pipetas, y tienen una eficacia de un mes. Se ponen justo en medio del cuello, en la parte posterior (la unión entre la cabeza y la espalda) , y luego se le da unos cuantos besos al gato por haber portado tan bien.

Desde que se las pongo a los míos, no me he vuelto a tener que preocupar ni por las pulgas, ni por las garrapatas ni tampoco por los parásitos internos como la filaria. Ellos están tranquilos ya que no sienten picor, y yo también.

Riesgo de contagio de filariosis en España

Para terminar, te adjunto este mapa en el que puedes ver cuál es el riesgo de contagio de filariosis en España. Como ves, en Huelva hay un 36,7%, en el Delta del Ebro entre un 26 y un 35,8%, en Ibiza 38,7%, en Salamanca un 33,3%, y en Canarias más del 28%. Esto no significa que en el resto de comunidades no haya que preocuparse por esta enfermedad, sino que simplemente el riesgo de contagio es menor. Aún así, siempre es mejor prevenir, ya que la filariosis no es un problema que se pueda tomar a la ligera ya que, de no hacer nada, podría causar la muerte del animal.

En caso de que sospeches de que tu gato no se encuentra bien, consulta con tu veterinario lo antes posible.

Gato blanco viejo

La filariosis es un problema muy grave. De nosotros depende que nuestro querido gato pueda recuperarse y continuar con su vida junto a su familia, o que pierda la batalla. Escojamos la primera opción. 😉

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Enfermedades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *