Enfermedades congénitas en gatos

Aunque los gatos, por lo general, son animales que gozan de una salud buena, a veces pueden caer enfermos. Lo más triste es que hay algunas enfermedades que son congénitas, es decir, que se transmiten de padres a hijos. Por eso es muy importante conocerlas, ya que si se cogen a tiempo recibirán tratamiento e incluso puede que se curen.

Así que vamos allá. Sepamos cuáles son las enfermedades congénitas en gatos.

¿Cuáles son?

Las enfermedades congénitas son aquellas que se transmiten a través de los genes, de ahí que el ser humano no pueda hacer nada -de momento, pues nunca se sabe lo que nos depara el futuro- hasta que han aparecido los primeros síntomas. Además, hay que saber que si bien cualquier gato puede padecer alguna de ellas, es más común en aquellos de raza pura.

Con el simple hecho de seleccionar crías y cruzarlas para destacar alguna característica ya se está jugando con la genética de los animales. A menudo, con esta práctica lo que se consigue son gatitos cada vez más vulnerables.

Dicho esto, estas son las enfermedades que pasan de padres a hijos gatunos:

Atrofia muscular espinal

Es una enfermedad que hace que los gatos tengan problemas para moverse correctamente. Acciones como caminar, controlar la cabeza o deglutir les cuesta mucho a los afectados.

Los maine coon son los únicos que -hasta ahora- pueden tenerla, con una probabilidad del 25%.

Atrofia retinal progresiva

Es una enfermedad degenerativa -empeora con el paso de los años- que afecta a las células del ojo, haciendo que el animal pierda visión poco a poco. Es necesario destacar que la ceguera puede ser primero nocturna, luego diurna y después ya permanecer.

Los gatos de las razas abisinio, american curl, ocicat, somalí, balinés, munchkin, siamés, oriental shorthair y peterbald son los más afectados.

Cardiomiopatía hipertrófica

Es una enfermedad que se caracteriza por el engrosamiento de las paredes ventriculares del corazón. que provoca alteraciones en el ritmo de los latidos y en el bombeo sanguíneo.

Es habitual en las razas maine coon y ragdoll que en otras.

Déficit de piruvato quinasa eritocrítica

Es una anomalía en la que los glóbulos rojos se destruyen rápido, tanto que la médula ósea no es capaz de reponer la cantidad que se ha perdido. Se trata realizando transfusiones de sangre, o con trasplantes de médula en casos más graves.

Afecta principalmente a las razas abisinio, bosque de Noruega, somalí, savannah, y mau egipcio.

Gangliosidosis 1 y 2

Es una anomalía en el proceso cerebral durante el cual las grasas y los azúcares ya no se unen como antes, lo cual les causa problemas neurológicos que pueden llegar a ser mortales. Normalmente se detecta tarde, cuando ya ha avanzado mucho.

Es una enfermedad que afecta a las razas siamés, burmés y korat.

Glucogenosis tipo IV

Es una enfermedad que, si la madre tiene el gen portador, lo más probable es que aborte. En el caso de que los cachorros llegaran a nacer, o morirían pronto o vivirían como máximo cinco meses como consecuencia de un ataque cardíaco y de la degeneración de los músculos.

Riñón poliquístico

Conocida también como enfermedad renal poliquística, consiste en la formación de quistes en los riñones que aumentan con la edad. Si no se tratan, pueden provocan insuficiencia renal irreversible.

Las raras burmés, persa, british shorthair, y scottish fold, son los más afectados.

¿Cómo saber si mis gatos están enfermos?

Hemos visto cuáles son las enfermedades congénitas de los gatos, pero ¿cómo podemos saber si los nuestros están enfermos? ¿En qué nos tenemos que fijar? No siempre resulta fácil saberlo, ya que ellos son expertos en ocultar el dolor. Así y todo, al observarles a diario podremos hacernos una idea de que hay algo que no está bien si:

  • Están perdiendo el apetito
  • Pierden demasiado rápido -en cuestión de días o semanas- el interés por el juego
  • Se mantienen lejos de la familia la mayor parte del tiempo
  • Al acariciarlos por alguna zona en concreto se quejan y/o atacan
  • Cambian de comportamiento muy rápido, parecen ”bipolares”
  • Tienen problemas para hacer vida normal (les cuesta caminar, comer,…  cualquier otra cosa que antes hacían)
  • Hacen sus necesidades fuera de la bandeja (y esta está limpia y en una habitación tranquila, lejos de la lavadora y de su comida)
  • Tienen fiebre y/o vómitos

¿Cuál es el tratamiento?

Una vez que sabemos que nuestros gatos no se encuentran bien deberemos de llevarlos al veterinario para que les hagan un examen físico y una serie de pruebas complementarias (análisis de sangre y/o de orina, radiografía, ecografía…, y puede que un análisis genético si sospecha de que padecen enfermedades congénitas), y a partir de ahí les pondrá el tratamiento que precisen, ya sean medicamentos, transfusiones o cualquier otro que él considere para que salgan adelante.

Espero que te haya sido de utilidad este artículo 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Categorías

Enfermedades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.