¿Dónde se encuentran las huellas dactilares del gato?

Todos los gatos tienen huellas dactilares

Todos nosotros tenemos huellas dactilares únicas. Nacemos con ellas y continuamos con ellas siempre. Pero, ¿qué pasa con los gatos? ¿También tienen? Pues la realidad es que sí, sólo que no son dactilares.

De hecho, si quisiéramos comprobar que dos felinos aparentemente idénticos nada conseguiríamos si estudiáramos sus patas. Entonces, ¿dónde se encuentran las huellas dactilares de los gatos?

¿Qué son las huellas dactilares?

Los gatos tienen huellas dactilares

De acuerdo a la web de República Científica, se trata de una estructura que está presente en la yema de los dedos formada por las glándulas de secreción de sudor que están en la dermis. Gracias a los poros que hay en esa zona, el cuerpo puede segregar gotas de sudor que, al mezclarse con la grasa que hay en la piel, hace que nuestra ”huella” quede impresa en cualquier zona que toquemos.

En el caso de los gatos, es exactamente lo mismo, solo que, como comentábamos al principio, no tienen huellas dactilares, sino nasales. Sí, sí, es su nariz la que contiene sus huellas que lo hacen único.

¿Les sirven de algo a los gatos?

Las huellas dactilares a los gatos realmente no les sirven de mucho, tan solo a nosotros como curiosidad científica. Ahora bien, hay que decir que el sentido del olfato está unas 14 veces más desarrollado que el nuestro. ¿Qué significa esto? Pues que puede percibir el olor de su comida favorita a varios metros de distancia. Es por eso por lo que, nada más abrirle la lata, aunque esté en la otra punta de la casa, en un abrir y cerrar de ojos lo tendremos junto a nosotros.

¿Qué otras formas tenemos para reconocerlos?

Las huellas dactilares de un gato no se encuentran en las patas

Aparte de las huellas, ¿cómo diferenciar a un gato de otro? Bueno, por fortuna hay otras maneras de conseguirlo, y mucho más rápidas:

¿Cómo saber si es gato o gata?

Imagínate la situación: hay dos hermanos con idéntico color de pelo, de la misma camada; es decir, que casi se podría decir que son gemelos. ¿Cómo diferenciar el gato de la gata? La forma más sencilla es mirando debajo de su cola:

  • Gato: justo debajo tendrá el ano, una pequeña protuberancia que serán los testículos y otro agujerito abajo que será el pene.
    Ojo: a veces puede ocurrir que los testículos no se intuyen siquiera, por lo que hay que mirar si entre el ano y el pene hay o no una separación visible.
  • Gata: debajo tendrá también el ano, y justo abajo de este otro por el que la peluda orina.

Por su tamaño y color

Lo sé. Hemos dicho ‘gatos gemelos’, o casi gemelos, pero… hasta los gemelos humanos tienen ciertas diferencias 😉 . En el caso de los gatos, son muy sutiles, pero están ahí:

  • Gato: su cuerpo es más robusto, puede que algo más grande, y de color más oscuro (obviamente, esto último solo se verá si es bi o tricolor).
  • Gata: su cuerpo tiene una forma más redondeada, más elegante, y el color del pelo es más claro.

¿Cómo saber la edad de mi gato?

Los gatitos son muy revoltosos

Otra forma de reconocer al gato que vive con nosotros es por su edad, pero… ¿cómo saber cuál es la suya? Teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Primera semana: nacen ciegos y sordos. A los 3 días sus orejas empiezan a despegarse y a los 6 los ojos comenzarán a abrirse.
  • Segunda semana: abren los ojos, pero las pupilas siguen sin dilatarse.
  • De la segunda a la tercera semana: los gatitos empiezan a caminar y a reaccionar a los sonidos. En la tercera semana sus dientes de leche empezarán a salir, por lo que podrán comer su primer alimento sólido.
  • De la cuarta a la quinta semana: se inicia el aseo personal, los juegos intensivos y el destete sigue avanzando. Si están con la madre, ella a esta edad ya casi no les da de mamar.
  • Seis semanas: sus ojos pasarán de ser azulados a su color definitivo.
  • Dos meses: pesarán entorno a 1 kilo, dependiendo de la raza. A esta edad comerán alimentos sólidos, y sabrán caminar y correr sin tropezarse.
  • Cuatro a seis meses: a esta edad suelen alcanzar la madurez sexual. Aún siguen creciendo, pero no tan rápido como los meses anteriores.
  • Seis meses a 2-3 años: esta etapa es la adolescencia gatuna. Pueden volverse un poco rebeldes, y ser muy activos.
  • De los 3 a los 7 años: son adultos propiamente dichos. Duermen unas 14-16 horas diarias, y el resto del tiempo lo pasan jugando, observando el paisaje (de la casa), acicalándose, o haciendo compañía a su familia humana.
  • De los 7 a los 12 años: empiezan a envejecer. Se vuelven más sedentarios, y tienen menos ganas de jugar.
  • A partir de los 12 años: con esta edad las canas por su pelo ya serán muy, muy visibles. Puede que hayan perdido algunos dientes, y que tengan menos apetito.

Para más información, pincha aquí:

Artículo relacionado:
El crecimiento de los gatos

Los gatos son animales muy especiales, de los que podemos aprender mucho. Desde luego, las huellas dactilares, o más bien nasales, son una estructura que puede que nos llame mucho la atención. ¿Sabías que ellos también tenían?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida