Cuándo acariciar a un gato

No hay nada más relajante que acariciar a un peludo, ¿verdad? Y menos cuando te mira con esos dulces ojitos tan bonitos. Pero si nunca antes habíamos convivido con un felino puede que no sepamos bien cuándo acariciar a un gato.

Este comportamiento mostrado en una mala situación puede causarnos daño. Para evitarlo, es muy importante conocer bien a nuestro querido amigo de cuatro patas para poder prever su reacción.

¿Cuando SÍ se puede acariciar a un gato?

Primero que todo vamos a ver cuando podemos dedicar unos minutos a acariciar a nuestro peludo sin tener que correr ningún riesgo. Pues bien, estas situaciones en realidad son varias, tal y como te explicamos a continuación:

  • Cuando está durmiendo a nuestro lado tranquilamente: este es un momento muy especial, pues el peludo se encuentra relajado. Eso sí, las caricias tienen que ser suaves y lentas.
  • Cuando está sentado junto a nosotros y nos observa curioso: en este momento lo podemos acariciar sin problema, aunque quizás esté más interesado en lo que tengamos cogido de la mano.
  • Cuando se acerca saludando: por ejemplo, si estamos trabajando con el ordenador y se acerca con un ”miau”.
  • Cuando se vea tranquilo: si nuestro peludo se ve tranquilo, podemos acariciarle sin problema.

¿Cuándo NO se puede acariciar a un gato?

Aunque son pocas las situaciones inadecuadas para acariciarle, tenemos que respetarlas ya que de lo contrario nos podría arañar. Son las siguientes:

  • Durante una pelea, o si está enfadado: si gruñe o bufa, no tenemos que tratarle como si fuera un bebé humano, sino que lo que haremos será dejarlo tranquilo y dejar que se pueda ir a un sitio donde relajarse. En el caso de que se esté peleando o de que vaya a hacerlo, trataremos de asustar a ambos animales haciendo un ruido fuerte, o yendo a paso rápido hacia ellos.
  • Mientras esté comiendo: hay muchos gatos a los que no les gusta que se les acaricie mientras comen, pudiendo reaccionar de manera agresiva.
  • Mientras esté en el arenero: por supuesto, si está usando su bandeja higiénica tampoco tenemos que acariciarle, a no ser que sea un gatito que esté aprendiendo a usarla, en cuyo caso sí podemos podemos darle caricias como premio.

Esperamos que este artículo te sea de utilidad 🙂 .

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.