Consejos para tener dos gatos

¿Es posible tener dos gatos viviendo en la misma casa? ¡Por supuesto!, pero sólo se tienen en cuenta una serie de cosas, tales como el carácter y las necesidades que tiene cada uno de ellos, ya que de lo contrario más que mejorar la convivencia se conseguirá el efecto contrario: empeorarla… y mucho.

El felino es un animal muy territorial, lo cual significa que si se siente amenazado o incómodo con la presencia de otro peludo se mostrará agresivo con él. Nosotros lo que tenemos que hacer es disminuir esa sensación de malestar para que, poco a poco, vaya aceptándole. Pero, ¿cómo? Para eso te invito leer este artículo en el que te ofreceré muchos consejos para tener dos gatos viviendo bajo el mismo techo.

Conoce a los gatos

Para que todo vaya bien es muy importante conocer de forma individual a cada gato. ¿Por qué? Porque son muchas veces las que llevamos a un segundo felino a casa sin ni siquiera habernos presentado correctamente, o sin haber dedicado tiempo a entender al gato que teníamos. Por ejemplo, esto es lo que hacen/hacemos mucho aquellas personas que encuentran a un gatito abandonado o callejero y, sin más ni menos, deciden quedárselo sin pensar en que, tal vez, esa decisión no es la preferida de su compañero peludo.

Eso es algo que puedo entender: yo misma lo he hecho como dos o tres veces. He tenido la suerte de que al final la cosa ha ido bien y se han hecho amigos, pero los comienzos no fueron nada fáciles. Y precisamente por eso quiero ayudarte para que no cometas los mismos errores que yo cometí en su día. Así pues, antes de hacer nada, debes de dedicar tiempo a conocer a los felinos, tanto al que ya tienes como al que te gustaría tener. Descubre si es sociable, es decir, si es de los que disfruta con la compañía de los humanos o si por el contrario es un gato tímido.

Saber cómo es te servirá para tomar una decisión más acertada.

Haz las presentaciones poco a poco

Del mismo modo que nadie le gustaría que cualquier persona desconocida le empezara a dar muchos abrazos -al menos el primer día- presentar a un gato a otro de manera brusca podría acabar en gruñidos, arañazos y/o mordiscos. Para evitarlo, es muy recomendable primero acariciar al ”nuevo” cuando estemos todavía en el criadero o en el refugio de animales. Así, lo que haremos será impregnar su pelaje con nuestro olor corporal, algo que le ayudará al gato ”viejo” a estar más tranquilo.

Después, lo meteremos en el transportín y lo llevaremos a casa, donde lo dejaremos en una habitación con su cama, bebedero y comedero, arenero y juguetes. Además, cubriremos la cama con una manta -o tela fina suave si es verano o hace mucha calor-, y haremos lo mismo con la cama del gato ”viejo”. A partir del día siguiente, intercambiaremos las mantas o telas durante 2 o 3 días para que vayan reconociendo y aceptando el olor del otro. Si vemos que bufan o gruñen, es normal, pero a medida que vaya pasando el tiempo se irán sintiendo más cómodos.

El cuarto o quinto día sacaremos al gato ”nuevo” de la habitación y dejaremos que vea al ”viejo” a través de una barrera a través de la cual ambos puedan olerse y tocarse. Lo mismo: si gruñen o bufan, o incluso si se les eriza el pelo, es completamente normal. Los dejaremos así, ‘juntos pero no revueltos” hasta que ambos comiencen a sentirse cómodos. Luego, sólo será cuestión de quitar la barrera y de empezar a cuidarlos como seguro que estábamos deseando hacer desde el primer día: dándoles mucho cariño a los dos al mismo tiempo.

No desatiendas al gato ”viejo” en favor del ”nuevo”

El gato ”viejo” es el que lleva más tiempo con nosotros, el que ha compartido pocos o muchos momentos muy buenos. La llegada de un segundo gato a la familia no debería significar jamás el ”abandono” del gato que ya vivía en la casa. De hecho, si queremos que la convivencia sea buena para todos, lo que tenemos que hacer es darles mucho cariño a todos por igual y procurar que sean felices, teniendo todas sus necesidades cubiertas.

Si hay niños, es muy importante hacerles entender esto, puesto ellos suelen prestar mucha más atención al gato ”nuevo” que al ”viejo” ya que para ellos es la novedad; y si el gato ”viejo” es muy sensible podría costarle mucho más aceptar al gato ”nuevo”.

Deja que sean gatos

Tener dos gatos en casa significa que hay dos animales a los que les encanta subirse a las superficies altas, que van a marcar con sus uñas su territorio, que les apetecerá hacer travesuras y, por supuesto, dormir con la familia. Por eso, necesitarán rascadores, camas, bebederos, comederos y juguetes sí, pero también un hogar donde puedan ser y comportarse como lo que son: gatos, única y exclusivamente gatos.

Así que no dudes en aprovechar al máximo cada momento que pases con ellos, porque te aseguro que convivir con estos animales es una de las más bonitas experiencias que podemos tener como seres humanos. 🙂

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *