Comportamiento del felino adolescente

El gato adolescente puede ser un poco rebelde

Parece que fue ayer que nuestro querido gatito llegó a casa. Pero no, ya han pasado seis meses y empieza a mostrar un comportamiento distinto. Poco a poco deja de ser un cachorro. Aunque nos da mucha pena tener que »despedirnos» de la etapa más tierna de nuestro compañero, y de hecho todos sabemos que no lo haremos nunca y que seguiremos viéndolos como bebés (¿o me equivoco? je, je), el gato ha de pasar por la etapa más difícil de su vida para llegar a ser un Señor Gato.

Por supuesto, estoy hablando de la adolescencia, la cual puede empezar a partir de los seis meses, pero en gatos de mayor tamaño como los maine coon, puede empezar algo más tarde. Concluirá alrededor del año de edad, y mientras tanto lo que debemos hacer es tener mucha paciencia, pues es en esta etapa cuando veremos que, literalmente: hace lo que quiere y cuando quiere.

 

El gato adolescente necesitará tu cuidado y cariñoLos gatitos a esta edad sienten un deseo muy grande querer explorar su mundo. Es por ello que se recomienda que se le acostumbre a pasear con arnés desde que es un cachorro. Si no se puede llevar a pasear, entonces es muy aconsejable adaptar la casa al gato; es decir: poniendo rascadores en diferentes puntos de la casa, rampas, y juguetes.

Un adolescente necesita estímulos mentales a diario, ya que se aburre enseguida. Afortunadamente hay solución para esto: con vasitos de yogur limpios, podemos enseñarle a que encuentre comida. Cogeremos unos 10 trocitos (cortados a tacos pequeños) de, por ejemplo, jamón york, y los taparemos con los vasitos de yogur. Al principio los taparemos todos, pero a medida que el gato vaya aprendiendo utilizaremos cada vez menos trocitos.

Cuando nuestro amigo se ponga rebelde, lo mejor es no perder la calma. Y, sobretodo, si se tienen más animales en casa, no hay que dejar de »salvaguardar» el lugar que tienen cada uno. Es frecuente que el gato adolescente le quiera quitar el sitio (cama, silla,… lo que sea) a un gato adulto, y que éste esté todo el día diciéndole en su lenguaje gatuno »estate quieto», »no hagas eso», etc.

Aunque el gato adulto sea una referencia para el pequeño, no tenemos que dejar la educación del adolescente en »sus manos». Somos nosotros los que tenemos que enseñarle que hay momentos para jugar y hay momentos para estar tranquilos. Con paciencia y cariño se conseguirá, de verdad.

Tu gato adolescente y su comportamiento

Es importante que comprendas los nuevos comportamientos que tendrá tu gato, por qué se comporta así y qué puedes hacer al respecto para que todo vaya bien.

Nuevos comportamientos

Tu angelito va a probar un montón de nuevos comportamientos, y es posible que no te gusten todos. Los gatos adolescentes pueden volverse más seguros y exigentes: tratar de salir a toda prisa, despertarte a las 4 a.m. o subirte a la mesa para compartir la cena contigo. O pueden ser más cautelosos o menos tolerantes: resistir los recortes de uñas o huir del transportista. Todo esto se relaciona con su cerebro madurando y comenzando a preguntar qué es seguro, qué funciona y qué no.

El gatito bebé ya no está

Es completamente normal que un gato adolescente tenga un comportamiento peor que cuando era un gatito. Están empujando los límites y probando nuevas formas de interactuar con el mundo. Lo que habían aprendido y lo que soportaron como gatitos está volando por la ventana (por ahora).

Los amigos se convierten en enemigos

El conflicto entre los gatos residentes a menudo aumenta a medida que un gato llega a la adolescencia. El gato adolescente está tratando de averiguar dónde encajan en la casa como adulto, pero puede que no esté tomando las mejores decisiones en el camino. Esto puede conducir a un nuevo conflicto sobre los recursos (como lugares especiales para la siesta), juego inapropiado o intimidación directa. También es bueno tener en cuenta que cualquier gato puede ser el instigador, no solo el adolescente.

Energía, energía y más energía

Tu gato adolescente está lleno de energía con la que no sabe qué hacer y quiere encontrar su lugar en el mundo, idealmente en la cima, probando los límites contigo y con cualquier otro gato de la casa. Eso podría significar rascar en los muebles para dejar marcas de olor que identifiquen el objeto como propio, muebles para marcar la orina u otros objetos por la misma razón, y pelearse con otros gatos.

Por lo menos, mostrarán su destreza física saltando a los puntos más altos de la habitación y, a veces, derribando torpemente algunos accesorios de decoración. Tu gato adolescente está en una etapa importante de su vida y es crucial que le ayudes a identificar cuáles son los comportamientos adecuados de los inadecuados, como te hemos comentado más arriba, es algo que debes hacer con paciencia y mucho cariño.

Canalizar su energía apropiadamente

Ten paciencia para cuidar a tu gato adolescentePara que tú y tu gatito sobreviváis a su adolescencia, es importante canalizar su energía a través de juguetes para gatos, entrenamiento con trucos y tiempos de juego diarios. Tu gato necesitará estar tiempo contigo, aprender de ti y sobre todo, aunque tenga un comportamiento algo rebelde, necesitará de tu cariño y tu amor constantes.

Si intenta usar las partes de tu cuerpo como juguetes, adviérteles con un chorro de agua o aire, o haz un silbido y aléjate, como lo harían sus hermanos felinos de que eso es inapropiado. Asegúrate de que tenga muchos juguetes interactivos que atraigan su cerebro y les den la oportunidad de cazar, acechar y perseguir. Un rascador de gato alto les dará una salida para trepar y rascarse.

El entrenamiento con trucos y juegos enseña autocontrol y también puede ayudarlo a redirigir algunos de esos comportamientos que no te gustan. El entrenamiento no es solo para perros. ¡Muchos gatos disfrutan el entrenamiento mental de aprender trucos, y algunos gatos incluso juegan a buscar!

Tienes que ser paciente y mantener un buen sentido del humor. Esto también pasará, y un día te despertarás y te encontrarás viviendo con un gato adulto sereno y de buen comportamiento. Pero no le riñas, ni tampoco le pegues jamás porque se comporta mal. Cuando tengas que corregir algún comportamiento hazlo siempre desde el respeto y el cariño, tu gato necesita aprender de ti, no tenerte miedo.

Controlar el mal comportamiento

Algunos días pueden parecer una lucha, ¡pero tu gato no está haciéndolo todo mal! Tienes que estar atento a cualquier comportamiento que te guste y recompénsalo. Tu gato está aprendiendo lo que funciona y no funciona, asegúrate de que aprendan las lecciones que quieres reforzando lo que quieres que sigan haciendo. Acaríciale cuando quiera ser acariciado o dale golosinas esparcidas en el árbol del gato para que lo descubran. Si el mostrador no tiene comida pero el árbol del gato a veces tiene golosinas, tu gato decidirá rápidamente dónde quiere pasar el rato.

No te olvides de la esterilización o castración

El gato adolescente será un poco revoltoso

La adolescencia es también el momento en que tu gatito alcanza la madurez sexual. Es difícil de imaginar, pero tu pequeño gatito puede estar listo para tener gatitos propios o contribuir al proceso de engendrar cuando tan solo tiene 5 o 6 meses.

Si tu gatita hembra de repente grita y rueda con ganas, acaba de entrar en celo. Esta tortura desgarradora es una fase, por lo general dura aproximadamente una semana, tiempo durante el cual necesitarás confinarla con tanta seguridad como si estuviera en Alcatraz para que ningún gato macho pueda atender su llamada de sirena.

Inmediatamente después, puedes tenerla esterilizada, de modo que ninguno de vosotros tenga que experimentar eso nuevamente. Para eliminar la posibilidad de que tu gato entre en celo y reducir el comportamiento sexual no deseado, como el marcado de orina (que puede ser hecho tanto por machos como por hembras), haz que tu gatito sea esterilizado en cuanto te lo recomiende el veterinario, incluso puede que te lo recomiende cuando tu gatito tenga la temprana edad de 4 meses.

Puede parecer temprano, pero es una cirugía fácil a esa edad en los machos. Los gatitos se recuperan rápidamente, más que los gatos mayores que se someten a procedimientos de esterilización / castración. Tu gata hembra nunca volverá a experimentar las frustraciones de un celo no correspondido, y será menos probable que tu gato joven macho exprese los comportamientos beligerantes de los gatos en territorio conquistador.

Lo importante ante todo, es que disfrutes de esta bonita etapa, donde tu gato está aprendiendo, pero también está estrechando el vínculo contigo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.