¿Cuáles son las complicaciones que puede haber por mordedura de gato?

Gato mordiendo la mano de un humano

El gato es un felino que, si bien se cree que está domesticado y que se puede hacer lo que se quiera con él, en realidad si queremos disfrutar de su compañía tenemos que tratarlo con respeto y cariño. Además, debemos tener presente que tanto sus garras como sus dientes están diseñados para atrapar y matar a sus pequeñas presas, de modo que si no lo tratamos bien podríamos correr el riesgo de que nos haga daño.

Evitar esta situación es tan sencillo como no dejar que juegue con ninguna parte de nuestro cuerpo, ni siquiera de cachorro. Cada vez que tenga intención de mordernos, lo dejaremos en el suelo o le daremos un juguete. Así no tendremos que preocuparnos de las posibles complicaciones por mordedura de gato, que son las que vamos a ver a continuación.

Hasta el gato más cariñoso puede llegar a atacar incluso a su propio humano si se siente amenazado. Te contaré algo: una de mis gatas, Sasha, es un amor de gata. Le encanta que la acaricien y la abracen; sin embargo, no te recomiendo tratar de darle una pastilla. Se pone muy nerviosa, gruñe y… en fin, no parece la misma peludita amable que es siempre. Si le insistes mucho te puede llegar incluso a arañar, así que para evitar que lo pase mal al final hemos optado por pedirle al veterinario que nos dé el medicamento en inyección. Es lo mejor para todos.

De obligarla a tragarse algo que no quiere, es seguro que acabaríamos con más de un rasguño. Pero lo peor no es eso. Lo peor es que se pasaría el resto del día enfadada con nosotros por algo que se puede evitar fácilmente, como se puede evitar que un gato adulto te muerda o te arañe.

Gato jugando y mordiendo

Nunca juegues de esta manera con tu gatito, ya que seguirá mordiéndote y arañándote de adulto.

Los dientes que tienen estos animales son muy filosos y pueden penetrar hondo en casos graves. Si el animal está infectado las bacterias se pueden introducir en las articulaciones y tejidos blandos, además de dañar la dermis. Una vez que estas bacterias entran en el organismo, la persona puede tener estos síntomas: fatiga, fiebre, dolor de cabeza, molestia, inflamación de los ganglios linfáticos cerca de la mordedura y protuberancia o ampolla en el sitio de la lesión.

Por lo general, no es grave. Basta con limpiarse la herida con agua oxigenada o alcohol. Pero en algunos casos puede requerir atención médica más especializada.

2 comentarios, deja el tuyo

  1.   Maria Ines Granados Chacon dijo

    Hola.llevo mas de tres semanas,encerrada en mi pieza,dormitorio y baño.con dos gatitos hermanos de casi 10 o12 semanas.
    Desde que los recogi eran agresivos,no se dejan tomar ni acariciar,
    Hay momentos que se me acercan ,pero si yo lo hago,me muestran los dientes y hacen un ruido,las pocas veces que he logrado cogerlos,me han mordido y arañado. Por este motivo no he podido llevarlos a veterinario y estoy el mayor tiempo con ellos.
    Comen , hacen sus necesidades y juegan entre ellos ,pero no me dejan tocarlos.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Maria Ines.
      ¿Estaban en la calle antes? Te lo pregunto porque el comportamiento que dices que tienen es propio de los gatitos que nacieron en el exterior; es decir, que iban para gatos con instinto salvaje y no doméstico.

      También podría ser que les haya pasado algo serio, como que los humanos les hubiesen hecho algo y que por eso ahora desconfíen de ti.

      Te recomiendo tener mucha paciencia. Son muy pequeños, y aunque estuvieran en la calle antes, todos sabemos los peligros que hay fuera para los felinos, y más para los jóvenes. Solo en zonas rurales, donde no echaran pesticidas, estarían protegidos, pero como eso es difícil encontrar… es mucho mejor que se queden en casa.

      Pero, insisto, es fundamental tener paciencia, y no obligarles a nada. No a todos los gatos les gustan que los cojan ni los acaricien. Hay muchas otras formas de demostrarles que les quieres, como dándoles comida, jugando con ellos, abriendo y cerrando los ojos lentamente mientras los miras, dándoles premios de vez en cuando (como latitas de comida), y sobretodo no forzarles a ser o a comportarse de la manera que uno quiere.

      Los gatos, a diferencia de los perros, no buscan agradar a nadie. Para conseguir su confianza hay que ser sutiles, ir paso a paso, demostrándoles -con lo que te he mencionado antes- que los queremos y los respetamos.

      Ánimo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida