Cómo saber si un gato tiene problemas cardíacos

El corazón es un músculo vital para cualquier animal. Es el que se encarga de limpiar y dar el impulso que necesita la sangre para poder llegar a todas partes del cuerpo. Por desgracia, los gatos pueden padecer alguna que otra enfermedad cardíaca a lo largo de su vida.

Por eso, a continuación te voy a decir cómo saber si un gato tiene problemas cardíacos.

¿Cuáles son los síntomas?

Si queremos saber si nuestro amigo peludo tiene alguna enfermedad cardíaca, tenemos que observarlo para ver si muestra algunos de estos síntomas:

  • Está aletargado: ocurre por mala circulación sanguínea, la cual le puede provocar náuseas y mareos. Así, el gato aprende a que es mejor descansar.
  • La frecuencia respiratoria es alta: un felino sano respira entre 20 y 30 veces por minuto en reposo; si lo hace más veces, es señal de que sus pulmones están acumulando demasiado líquido y, por lo tanto, obliga al animal a respirar más.
  • Jadea: el jadeo es normal cuando el gato ha jugado mucho, está estresado o incluso cuando tiene calor. Pero si está en casa y en reposo y lo hace, es señal de que su organismo intenta llevar más oxígeno a los pulmones debido al deficiente intercambio de oxígeno.
  • Adopta una posición de falta de aire: en estas situaciones, se recuesta sobre su vientre con la cabeza y cuello extendidos en línea recta. Los codos los tendrá lejos de su pecho para que este pueda expandirse todo lo posible.
  • Pierde el apetito: cuando el gato traga, deja de respirar, de modo que si tiene problemas cardíacos puede dejar de comer.

En casos graves, además, se puede observar lo siguiente:

  • Desmayo: causado por la mala circulación sanguínea, que hace que no llegue suficiente sangre al cerebro.
  • Presencia de líquido en el vientre: está causada por los vasos sanguíneos durante el intercambio de fluidos, que hacen que el líquido se filtre por el cuerpo.
  • Parálisis en las patas traseras: es debida a la presencia de coágulos sanguíneos que se alojan donde la teria principal que va hacia dichas patas se divide en dos.

¿Qué hacer?

Por supuesto, si se presentan cualquiera de estos síntomas hay que llevarlo al veterinario lo antes posible. Una vez allí le harán un examen físico, es decir, le auscultará, le revisará las mucosas y le revisará la distensión en la vena yugular (la del cuello). Además, puede someterlo a diversos exámenes, como un análisis de sangre, una radiografía de tórax, y/o una ecografía del corazón.

Así podrá saber qué es lo que le ocurre y cómo tratarlo. Dependiendo de la causa y del problema, puede optar por intervenirlo quirúrgicamente o para eliminar el exceso de líquido, o simplemente nos recomendará darle una serie de medicamentos y una dieta baja en sodio para que pueda hacer vida normal.

Espero que te haya sido de utilidad.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Categorías

Curiosidades, Enfermedades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.