¿Cómo regañar a un gato?

No hay que pegarle a un gato

Nuestro querido gato a veces puede hacer alguna que otra travesura que, para qué vamos a engañarnos, puede que no nos guste demasiado. Pero si tenemos en cuenta que es un animal muy sensible y que además tiene un sentido del oído mucho más desarrollado que el tenemos nosotros, podremos intuir que hay cosas que no podemos ni debemos hacer.

Por eso, es importante saber cómo regañar a un gato correctamente para que, de esta forma, aprenda a comportarse, a su ritmo.

Qué hacer cuando un gato se porta mal

Enseña a tu gato con paciencia y respeto

Si no quieres que tu gato se porte mal, tienes que alentar el buen comportamiento. Los gatos son mucho más receptivos a las recompensas y premios que al castigo. Pero puedes desalentar el mal comportamiento probando algunos trucos.

Estos trucos te servirán para diferentes tipos de mal comportamiento por ejemplo, para que no muerda, para que no se orine donde no debe… Aunque recuerda que antes de intentar corregir el mal comportamiento, es necesario que entiendas primero por qué lo hace.

  • Agita una lata ruidosa: si ves que tu gato salta sobre los mostradores o en algún lugar donde no debería estar, agita una lata con algunas monedas en su interior para asustar a tu gato.
  • Usa disuasivos: a algunos gatos no les gustan los olores cítricos, las hojuelas de pimiento rojo y los aerosoles disponibles en el mercado diseñados para mantener a los gatos alejados de ciertas áreas. También hay aerosoles especiales que saben mal para disuadir a las mascotas de masticar cosas.
  • Usa una botella con rociador de agua: a nadie, incluidos los gatos, les gusta que se les rocíe agua. Prueba un spritz rápido a tu gato si está en algún lugar o haciendo algo que no debería hacer. Es probable que después de algunas veces, solo alcanzar la botella de spray disuada el mal comportamiento.
  • La cinta adhesiva de doble cara o papel de aluminio: estas cosas simples se pueden colocar en superficies en las que no quieres que tu gato rasque. A los gatos no les gustan las texturas poco agradables.
  • Utiliza un tono de voz firme: asusta a tu gato con un fuerte «ay» u otra palabra para terminar con cualquier comportamiento brusco. Esto es efectivo para los gatos que son agresivos con las personas y pueden morder o arañar tu brazo o pierna.
  • Espera un tiempo: pon a tu gato suavemente en el baño u otra habitación sin que haya personas en él durante 20 minutos si se está portando mal. Muy a menudo, saldrá de la habitación con una actitud diferente.

Ahora vamos a ver qué hacer en una situación concreta. Imaginemos que, por ejemplo, lo hemos pillado justo en el momento en el que estaba arañando un sillón. ¿Cómo tenemos que reaccionar? El paso a paso sería el siguiente:

  • Lo primero que haremos será decirle un NO firme, pero sin gritar.
  • Después, lo llevaremos -dirigiéndolo con una golosina para gatos- hacia su rascador. Si no lo tuviera, tendríamos que comprarle uno.
  • Luego, pondremos nuestras manos sobre el poste del rascador y haremos como que lo arañamos. Así él poco a poco irá aprendiendo por imitación.
  • Por último, podremos poner una tela que proteja al sillón de los arañazos (tienes más información aquí).

En el caso de que hubiese roto un objeto o hubiera hecho algo similar, no hay que enfadarse. Decirle un NO firme solo sirve si lo pillamos »in fraganti». Respirar profundamente y/o escuchar música relajante nos servirá de mucha ayuda para tranquilizarnos.

Además, tenemos que tener claro que hay ciertas cosa que NO debemos hacer. En el caso de tomar estas medidas conseguiríamos que el gato sientiera miedo hacia nosotros, y que por lo tanto se rompiera el vínculo afectivo que nos une.

  • Maltratarlo: esto no es que no se deba de hacer, es que está prohibido. Pero muchas veces pensamos que maltratar a un gato es »solo» pegarle, gritarle y/o abandonarle, pero en realidad es mucho más. Un gato que no recibe la atención que necesita (veterinaria, cariño, compañía) es también un animal maltratado.
  • Ignorar sus señales de calma: el lenguaje corporal del gato es muy rico. Antes de atacar, lo que va a hacer será dar golpecitos con la cola contra el suelo, evitar nuestra mirada, bufarnos y/o gruñirnos. Si hacemos caso omiso de todas estas señales, perderemos la confianza que tengamos con el animal.
Artículo relacionado:
Consejos para educar a tu gato

Por qué regañar no siempre es buena opción

Enseña a tu gato con respeto

Regañar a tu gato puede ser una reacción natural cuando lo ves portándose mal, pero eso no significa que te llevará a ninguna parte. De hecho, regañar a menudo fracasa, empeorando el problema o al menos confundiendo seriamente a tu gato.

Aquí hay algunas razones por las que regañar a tu gato no funciona y qué hacer en su lugar.

Tu gato no lee tu mente

Regañar puede tener sentido para ti, pero eso no significa que sea para tu gato. De hecho, las mascotas a menudo no tienen idea de lo que acaba de suceder o por qué les gritas. Tu gato no entiende lo que les estás diciendo, por eso, es importante entender por qué un gato puede estar comportándose de una manera concreta y después resolver el problema desde ese punto de partida.

Incluso si tu gato recibe el mensaje al regañar que rascar los muebles es malo, es más probable que aprenda a asegurarse de que no estés cerca antes de comenzar a rascarse las uñas en tu costoso sofá de nuevo. En otras palabras, en lugar de aprender a no hacer el comportamiento en absoluto, tu gato aprenderá a hacer el comportamiento no deseado cuando no estés cerca para regañarlo.

Tu tiempo se habrá perdido

Si regañas a tu gato mientras estás en el proceso de sacarlo del mostrador, puede asociar el regaño con ser recogido en lugar de estar en el mostrador en sí mismo. Si bien puede ser obvio para ti que quieras que el gato deje de saltar sobre el mostrador, el gato puede percibir que el regaño tiene que ver con un ruido que ocurre casualmente al mismo tiempo, o algún otro evento no relacionado.

Cuando regañas a tu gato, generalmente no tiene sentido porque rara vez ocurre al mismo tiempo que ocurre el acto “malo». A menos que el castigo se realice en cuestión de segundos después del acto por el que estamos castigando, tu gato puede no saber exactamente por qué está siendo castigado.

Regañar no resuelve el problema

Los gatos repiten un comportamiento porque hay algo bueno para ellos. Por ejemplo, tu gato podría estar empujando cosas fuera de la mesa porque es divertido o saltar sobre la encimera porque ofrece la mejor vista desde la ventana de la cocina. En lugar de regañar a tu gato por hacer algo que se siente natural, cambie el entorno y dale una alternativa.

Si no quieres que tu gato se suba a tu encimera, conviértelo en un espacio negativo. Puedes hacerlo colocando cinta de doble cara o papel de aluminio en la encimera para que el espacio sea incómodo. Una vez que han aprendido que no les gusta, puedes quitarles los elementos de disuasión porque no volverá a subir.

Aunque debes tener en cuenta que a la mayoría de los gatos les gusta subirse sobre las cosas, por lo que es ideal que tengas muchos lugares amigables para que tu gato pueda subirse y pasar el rato. Por ejemplo, añadir una parte en la ventana para tener mejores vistas del exteriores o ponerle cerca algunos juguetes interactivos para que tu gato juegue es una buena manera de ayudarle a redirigir su energía.

Puede cambiar su comportamiento

Regañar demasiado a tu gato puede hacer que tu gato se sienta incómodo en casa y cambie su comportamiento. Dejará de ser él mismo porque no estará cómodo donde debería ser su hogar o su zona de confort. Piensa en un jefe o maestro que solía regañarte mucho, y no siempre de una manera que tuviera sentido… ¿Te gustó esa persona, o te sentiste nervioso cuando esa persona estaba cerca?

Regañar puede hacer que tu gato se ponga nervioso y sensible al movimiento o la presencia de personas, ya que puede estar constantemente nervioso esperando que digas algo. Regañar puede enseñarle al gato que eres una persona aterradora. Puedes aumentar vuestro vínculo con tu gato y evitar la inquietud mediante el uso de refuerzo positivo.

La comida es una motivación principal en la que a menudo pensamos, pero algunos gatos están motivados por la atención, el afecto o el juego. Averigua qué motiva a tu gato y úsalo para enseñarle un truco o para ayudarlo a aprender los comportamientos que quieres que hagan. Luego, cuando se portan mal, usa ese truco para ayudar a redirigir el comportamiento.

Puede fomentar el mal comportamiento

A pesar de que es una atención negativa, regañar a tu gato todavía le estás prestando atención, algo que probablemente desea. Al igual que un niño de tres años puede hacer algo» malo «para que mamá o papá le vean, tu gato puede hacer un comportamiento que seguramente te hará regañarle porque es una forma de llamar tu atención. Eso significa que al regañar al gato, en realidad puedes estar alentándolo a que siga comportándose mal.

Esta reacción resalta uno de los principales problemas con el regaño: no le enseña a tu gato qué comportamientos le gustaría que hiciera. De hecho, es solo una directiva confusa de no hacer algo sin una dirección clara de qué hacer. Es una política mucho mejor enseñarle al gato dónde estar (como en una cama o una colchoneta en lugar de un mostrador o mesa), en lugar de decir ‘no allí, no allí, no allí’ todo el tiempo”.

Si ves a tu gato haciendo algo inapropiado, lo recomendable es redirigirlo de manera positiva. Por ejemplo, llamar el nombre de tu gato o hacer algo más para llamar su atención y luego ofrecer golosinas para gatos o un juguete para jugar.

Esto distraerá a tu gato de cualquier mal comportamiento que estaba haciendo. Luego puedes pasar unos minutos jugando o acariciando a tu gato, momento en el cual será mucho menos probable que el gato regrese al comportamiento molesto anterior.

Como ves, regañar a tu gato no siempre es la solución, lo que importa sobre todo, es entender el comportamiento de tu amigo felino y ofrecerle alternativas para que redirija su comportamiento de forma adecuada.

Escucha a tu gato y préstale mucha atención

Los gatos pueden ser cariñosos, y también algo revoltosos. Pero hay que quererlos tal y como son… porque se lo merecen. Se merecen todo lo bueno que les pase.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.