¿Cómo regañar a un gato?

Nuestro querido gato a veces puede hacer alguna que otra travesura que, para qué vamos a engañarnos, puede que no nos guste demasiado. Pero si tenemos en cuenta que es un animal muy sensible y que además tiene un sentido del oído mucho más desarrollado que el tenemos nosotros, podremos intuir que hay cosas que no podemos ni debemos hacer.

Por eso, es importante saber cómo regañar a un gato correctamente para que, de esta forma, aprenda a comportarse, a su ritmo.

¿Qué es lo que NO tenemos que hacer?

Vamos a empezar primero por lo que no hay que hacer. En el caso de tomar estas medidas conseguiríamos que el gato sientiera miedo hacia nosotros, y que por lo tanto se rompiera el vínculo afectivo que nos une.

  • Maltratarlo: esto no es que no se deba de hacer, es que está prohibido. Pero muchas veces pensamos que maltratar a un gato es ”solo” pegarle, gritarle y/o abandonarle, pero en realidad es mucho más. Un gato que no recibe la atención que necesita (veterinaria, cariño, compañía) es también un animal maltratado.
  • Ignorar sus señales de calma: el lenguaje corporal del gato es muy rico. Antes de atacar, lo que va a hacer será dar golpecitos con la cola contra el suelo, evitar nuestra mirada, bufarnos y/o gruñirnos. Si hacemos caso omiso de todas estas señales, perderemos la confianza que tengamos con el animal.

¿Qué es lo que SÍ tenemos que hacer?

Ahora vamos a ver cómo regañar a un gato correctamente. Imaginemos que, por ejemplo, lo hemos pillado justo en el momento en el que estaba arañando un sillón. ¿Cómo tenemos que reaccionar? El paso a paso sería el siguiente:

  1. Lo primero que haremos será decirle un NO firme, pero sin gritar.
  2. Después, lo llevaremos -dirigiéndolo con una golosina para gatos- hacia su rascador. Si no lo tuviera, tendríamos que comprarle uno.
  3. Luego, pondremos nuestras manos sobre el poste del rascador y haremos como que lo arañamos. Así él poco a poco irá aprendiendo por imitación.
  4. Por último, podremos poner una tela que proteja al sillón de los arañazos (tienes más información aquí).

En el caso de que hubiese roto un objeto o hubiera hecho algo similar, no hay que enfadarse. Decirle un NO firme solo sirve si lo pillamos ”in fraganti”. Respirar profundamente y/o escuchar música relajante nos servirá de mucha ayuda para tranquilizarnos.

Los gatos pueden ser cariñosos, y también algo revoltosos. Pero hay que quererlos tal y como son… porque se lo merecen. Se merecen todo lo bueno que les pase.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *