Cómo proteger plantas de gatos

Sphynx oliendo una planta

Si convives un gato te habrás dado cuenta de algo: es muy, muy curioso. Cada vez que traes una planta, enseguida se acerca para olerla y, de paso, dejar su olor al pasar su hocico en las hojas o en la maceta. Hasta aquí, no hay problema. Pero, ¿qué hacer si le da por jugar con ella o tirar la tierra al suelo?

De hacerlo, podríamos perder la planta. Para evitarlo, tenemos que tomar una serie de medidas para que podamos decorar nuestro hogar con algunos tiestos. Sepamos cómo proteger plantas de gatos.

No pongas tus plantas en zonas de paso gatuno

Compré hace un tiempo una planta pie de elefante (Yucca elephantipes) de un metro de altura. Al cambiarla a una maceta de unos 35cm de diámetro por unos 40cm de profundidad ocupaba bastante sitio, así que la puse en una mesa que tengo justo enfrente de la escalera. Pues bien, los gatos no tardaron nada (horas) en acercarse a ella y en tirar tierra al suelo. La puse justo al lado de la escalera, encima de un mueble, y no han vuelto a tocarla. Curioso, ¿no?

Por eso, te recomiendo que observes durante un día a tu gato. Mira por dónde camina, y pon tus plantas por zonas donde él no vaya. Así el riesgo de que ocurra algo será mínimo.

Usa repelente para gatos

Si te gustan mucho las plantas es probable que esos sitios estratégicos se te acaben pronto, de modo que una opción pasa por utilizar repelentes para gatos. Los encontrarás en tiendas de productos para animales y en tiendas online. La forma de uso es muy sencilla: simplemente tienes que pulverizar alrededor de las macetas -nunca dirijas el chorro a las mismas, ya que podrías dañar las plantas-.

Así, tu gato cada vez que tenga intención de hacer algo a las plantas al oler el producto desistirá de hacerlo.

Pon cáscaras de cítricos en las plantas

Si solías tirar las cáscaras de naranjas, limones, y de cualquier otro cítrico, ahora les puedes dar un uso: cortarlas en trozos y colocarlas sobre la superficie del sustrato. Al gato no le gusta nada el olor de estas frutas, por lo que no se acercará a ellas.

Eso sí, debes saber que hay un pequeño inconveniente: si ponemos muy seguido cáscaras de cítricos el sustrato de las plantas se acidificará (bajará el pH), lo cual podría causarles problemas como amarilleamiento y posterior caída de las hojas, empezando por las más viejas.

Protege a tu gato de las plantas

Hay una serie de plantas que son tóxicas para el gato. Hay que tener en cuenta que este animal, como comentábamos antes, tiene mucha curiosidad, por lo que es mejor no correr riesgos y no comprar estas plantas: helechos, adelfa, amarilis, crotón, clivia, flor de pascua, azalea, tulipán, lirio, narciso, jacinto, hortensia y diffenbaquia.

Gato oliendo una planta

Y tú, ¿cómo proteges tus plantas de tu gato (o viceversa 🙂 )?

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *