Cómo mantener a mi gatito limpio

Gatito aseándose

Los gatos parecen estar obsesionados por su higiene personal: se acicalan por la mañana al levantarse, después de comer, antes de ir a dormir… No quieren sentirse ni estar sucios, algo que en la vida salvaje les ayuda a mantenerse protegidos de los posibles depredadores. Aunque en casa no haya tales peligros, el instinto … es el instinto.

Pero cuando hablamos de gatitos, la cosa cambia. Aún y cuando hayan pasado sus dos primeros meses con la madre, necesitan un poco de tiempo más para aprender a comportarse como lo haría un felino adulto. Mientras tanto esperamos, te vamos a contar cómo mantener a mi gatito limpio.

Cuidando de la higiene de un gatito huérfano

Los gatitos que no estén siendo cuidados por la madre necesitan muchas atenciones. Durante las primeras tres semanas de vida necesitarán que les demos leche de sustitución para gatitos en un biberón cada 2-3 horas a una temperatura templada (unos 37ºC). Después de cada toma, será preciso que les estimulemos la zona ano-genital para que hagan sus necesidades, ya que de lo contrario ellos no orinarán ni defecarán.

Así pues, cogeremos una gasa limpia, la humedeceremos con agua templada y se las pasaremos varias veces por la zona. Es importante usar una para la orina y otra para las heces, así evitaremos el riesgo de infección. Al terminar, les limpiaremos bien con nuevas gasas.

Manteniendo a un gatito limpio

Una vez que los gatitos empiezan a comer sólidos, más o menos a partir de la tercera-cuarta semana, notaremos enseguida cómo cambian. Tienen mucha más energía, y se pasan el día correteando e investigando todo lo que se encuentran a su paso. Al hacerlo suelen ensuciarse un poco, algo que les da igual. Incluso después de usar el arenero parece que no tienen prisa por limpiarse sus patitas. ¿Qué hacer?

Bueno, lo primero es no perder la calma. Hay que pensar que dentro de unos meses pasarán a ser gatos adultos que sabrán bien cuándo asearse. Mientras tanto, les podemos limpiar las patas con una toallita húmeda para animales (no usar para bebés humanos, pues la espuma seca mucho la piel de los felinos, haciendo que aparezcan escamas). Podemos usar otra para limpiarles el pelaje y otra para mantener limpios sus ojitos.

Con dos meses será el momento de acostumbrarlos al cepillado. Por ello, con un guante-cepillo o con un cepillo de púas suaves les iremos cepillando poco a poco mientras les damos golosinas para gatos. Así, conseguiremos que les guste.

Gatito muy joven

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *