Cómo hacer que una gata acepte a un gatito

La gata puede aceptar al gatito sin problema

¿Tienes pensado hacer crecer la familia pero te preocupa que tu gata no quiera al nuevo inquilino? Si es así, es normal. Siempre surgen muchas dudas sobre cómo podría reaccionar la peludita, pero la realidad es que no hay muchos motivos por los que preocuparse.

Puede que no me creas ahora, pero pon a prueba los consejos que te voy a dar en este artículo, y en menos de lo que esperas sabrás cómo hacer que una gata acepte a un gatito.

Cómo evitar que la gata rechace al nuevo gato

La gata puede aceptar al gatito sin problema

Si te das cuenta de que la gata sigue rechazando al nuevo gatito, entonces es importante que tengas algunas cosas en cuenta para que eso deje de pasar y podáis vivir todos juntos felices. Si bien es cierto que algunas gatas y algunos gatos aceptan a los gatitos de inmediato, no siempre es así. Los ven como un intruso en su manada y los rechazan, por lo que necesitan un tiempo para acostumbrarse al nuevo gato, pero también cabe la posibilidad de que nunca lo acepten como parte de su manada.

Mucho de esto dependerá de lo sociable que sea tu gato/a y sobre todo, de su edad y de cómo se le presente al nuevo miembro. Si se hace correctamente siguiendo los consejos que te contaremos a continuación, es más probable que tengas éxito.

Aunque el comportamiento de los gatos a veces puede ser difícil de entender, mirar a sus parientes salvajes puede ofrecer una idea de por qué los gatos a veces tienen problemas para coexistir.

Por qué a veces los rechazan

Primero debemos entender por qué a veces los gatos rechazan a los nuevos gatitos. Los gatos domésticos tienen a sus antepasados los gatos salvajes y su comportamiento en cuanto a otros seres de su misma especie tiene mucho que ver con los gatos antepasados. Los gatos salvajes, como los gatos monteses, los linces y los servales, son animales habitualmente solitarios. Durante el día, se esconden en guaridas y salen por la noche a buscar comida solos.

Los gatos también pueden formar una colonia liderada por una gata si se les proporciona comida y no sienten la necesidad de cazar para sobrevivir. Los gatos machos cuando crecen suelen abandonar la colonia.

Esta jerarquía social es diferente a la del gato doméstico promedio. Esto se debe a que los gatos domésticos suelen estar esterilizados y castrados, a menudo no socializan bien con otros gatos y viven en un entorno muy aislado lejos de otros gatos. Esto es lo que puede ocasionar conflicto cuando decides llevar a un nuevo gatito a tu hogar.

Los gatos salvajes suelen vivir en colonias de gatos relacionados genéticamente que nacen en la colonia. Es poco común que los gatos no emparentados se unan, y cuando lo hacen, por lo general viven en las afueras de la colonia durante varios meses antes de ser completamente aceptados.

En este sentido, lo más probable es que necesites darle tiempo a tu gata o gato para que acepte al nuevo gatito. Pero si tu gato no se socializó antes de los 3 años, entonces puede ser aún más difícil que se lleve bien con el nuevo miembro. Para algunos gatos, es mejor ser el único gato o animal dentro de un hogar.

Cómo evitar el rechazo

Los gatos son muy territoriales

Cuando hablamos de cómo hacer que dos gatos se lleven bien lo primero que decimos es: son animales muy territoriales, lo que significa que tienen un fuerte instinto de protección del territorio. Es algo así como cuando una persona se vuelve muy celosa con sus cosas y no quiere que nadie las toque, con la diferencia de que los felinos no sienten celos, sino que lo que hacen es proteger lo que es suyo porque así lo dicta su instinto.

Pero cuando se lleva a un gatito a casa… la situación no es ni mucho menos tan complicada que si el nuevo felino fuera un adulto. La gata, al ser adulta y al llevar probablemente toda la vida en la casa, es seguro que se va a sentir un poco incómoda al principio, pero a medida que pasen los días se va a dar cuenta de que, ciertamente, ella puede continuar con su rutina diaria, sólo que ahora tendrá un nuevo amigo con el que poder jugar. La cuestión es, ¿cómo presentarlos?

Para evitar sorpresas no deseadas, recomiendo que, nada más llegar a casa, tengas al gatito dentro del transportín con la puerta cerrada, y que lo pongas en el suelo para que la gata lo vea y lo pueda oler. Si ves que bufa y/o gruñe, o si quiere darle »patadas», es normal; lo que no tiene que hacer es tratar de arañarle ni morderle.

Pasados unos minutos, ábrele la puerta para que pueda salir si quiere. No hay que obligarle. En el caso de que la gata se muestre muy nerviosa y visiblemente incómoda debes llevar al gatito a una habitación donde estará tres días. En ella tienes que poner su cama, su comedero y bebedero, y un arenero. Cubre la cama con una manta (o tela, si hace calor), y haz lo mismo con la cama de tu gata. Intercámbiale la manta/tela el segundo y el tercer día para que se acostumbren al olor del otro.

El cuarto día, saca al gatito de la habitación y déjalo por la vivienda, pero no lo pierdas de vista. Por lo general, cuando una gata no quiere saber nada del gatito se mantendrá alejada de él, pero no hay que confiarse. Si se llega a poner muy nerviosa podría llegar a atacarlo, por lo que es importante no dejarlos solos nunca.

Los tazones de comida

Tienes que asegurarte de que el gatito tenga su propio comedero y bebedero. No deberá estar en el mismo lugar que los de tu gata o gato. Es mejor que les alimentes en zonas separadas del hogar para que tu gato no saque su instinto territorial con su comida y que así el gatito tenga la oportunidad de comer sin problemas. Si es necesario, hazlo en habitaciones separadas y con la puerta cerrada.

Las zonas para dormir

Igual que ocurre con la comida, las zonas para dormir también son importantes. Tienes que proporcionar áreas de dormir separadas para ambos gatos. No quieras darles la misma cama para los dos porque podría ser un problema. Tu gata o gato más mayor tiene su posesión de la zona de dormir y no querrá que el nuevo miembro lo use sin su permiso.

Áreas de observación

Es posible que tu gato/a quiera evitar al nuevo miembro y puede que muestre la agresividad como último recurso para mostrar su desagrado. Para que esto no ocurra, permite que tu gato tenga un lugar seguro que retirarse del nuevo gatito y que se sienta cómodo con él (y a la inversa). Para ello, proporciona a tu gato mayor un área fuera del alcance del gatito donde solo él pueda ir.

Las cajas de arena

También es importante que tengas más cajas de arenas que gatos. Esto significa que si tienes dos gatos, deberás tener tres cajas de arena. De esa manera no se pelearán por la caja de arena en ningún momento e incluso puede que ellos tengan su propia caja de arena que usarán de manera individual.

Uso de feromonas

Puedes comprar sprays, toallitas o difusores que contengan feromonas felices especiales y usarlos el tiempo que sea necesario hasta que te des cuenta cómo los gatos se aceptan entre sí. Estas feromonas ayudan a los gatos a sentirse más relajados y seguros.

Mimos

Acaricia a tu nuevo gato y también permite que tu gato mayor le huela mientras le das sus golosinas favoritas. Esto enseñará a tu gato que el olor del nuevo gatito no es malo. Con el tiempo el gato o gata más mayor puede comenzar a asociar el olor del gatito con un estímulo positivo.

Separación

No permitas que los gatos estén juntos sin que tú les supervises hasta que hayan tenido varias interacciones directas sin conflictos. Si no puedes controlar a los gatos entonces tendrán que estar separados de forma segura hasta que puedas supervisarlos de manera directa.

Tranquilidad en casa

A veces, las cosas más raras pueden asustar a un nuevo gato y harán que muestre una agresión desplazada hacia un nuevo gatito. Los gatos son criaturas de hábitos, así que no hagas grandes cambios en el hogar al presentar al nuevo gatito. Esto incluye cambios como renovar la cocina, juntar a mucha gente en casa, etc.

Las peleas quedan prohibidas

Aunque es posible que los gatos quieran pelear, no permitas que tu gato o gata mayor haga daño al gatito. Si te preocupa que pueda ocurrir distrae a los gatos con un fuerte aplauso o con un spray de agua. Si tus gatos se pelean, tienes que separarles un tiempo y luego reintroducirlos lentamente entre sí durante un período de varios días a semanas.

Los gatitos son animales sociales

Para ayudar a la gata a aceptarlo, aconsejo usar Feliway en difusor, que es un producto que ayuda a los gatos a superar las situaciones que le producen estrés, haciendo que estén relajados.

Si bien lo más habitual es que en pocos días la gata haya aceptado al gatito, a veces ocurre que a la peluda le cuesta un poco más. Con cariño y alguna que otra lata de pienso húmedo, conseguiréis ser una familia feliz.


10 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Joana dijo

    Recién trajimos una gatita nueva a casa, pero mi gatita mayor le bufa, así que, como solución, le ponemos comida (la húmeda) cada vez que traemos el transportin con la gata dentro, se mantiene alejada, pero cada vez que me la llevo me sigue, ya acepta el olor del gatito, intentamos intercambiar prendas muy amenudo, y los llevamos al cuarto del contrario para que se acostumbren al olor, la única duda que tengo es ¿Cuándo debería presentarlos sin barreras? ¿Cuándo la gata mayor deje de bufarle?

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Joana.

      Cuando veas que le bufa mucho menos que al principio, será buen momento. Piensa que bufar lo va a hacer siempre, en algún momento. Mis gatos se llevan bien desde hace años, y de vez en cuando se bufan. Es natural.

      Así que cuando sientas que ya parece que se van aceptando, y que el gatito muestra interés por la gata, será recomendable que se huelan sin tener una barrera en medio.

      Saludos.

    2.    Raquel dijo

      Hola,

      Tenemos a una gata de 2 años y hace dos semanas que trajimos a un gatito de 3 meses.Hemos intentando aplicar todos los consejos para presentarlos correctamente. Lo tenemos en una habitación aparte, hemos intercambiado olores, dejando que tanto él como la gata vayan al cuarto del otro y con objetos, también ponemos comida húmeda detrás de la puerta para que ella lo asocie con algo positivo y pusimos difusores de Feliway. Llevamos unos días que ponemos al pequeño en el trasportin en el salón para que se vean las caras y se huelan con seguridad. Ella le bufa, le gruñe y le intenta dar con la pata y nuestra duda es si es normal que después de dos semanas ella siga sin aceptarlo y cuando sería conveniente abrir el trasportin, porque nos da miedo que ella le pueda hacer algo, ya que él es muy confiado y no le tiene miedo. Muchas gracias.

      1.    Monica Sanchez dijo

        Hola Raquel.

        Sí, es normal. Y seguramente le vuelva a bufar más de una vez cuando finalmente los dos hagan vida por toda la vivienda, para ponerle ‘límites’ (por ejemplo, cuando ella no quiera jugar y el pequeño no deje de molestarla).

        Te recomendaría esperar una semana más, pero no mucho más tiempo. Lo normal es que los cachorros sean aceptados en breve. Y ya te digo, si hay bufidos o incluso patadas, no te preocupes. Eso sí, no los dejes solos los primeros días pero intenta seguir con tu rutina, que no haya tensión en el ambiente.

        Juega con ellos, y dales comida que no suelan comer a modo de premio, a los dos a la vez. Ya verás como poco a poco la cosa va mejorando.

        Ánimo!

        1.    Raquel dijo

          Hola Mónica, muchas gracias por la respuesta. Al final hemos decidido empezar a buscarle un hogar al nuevo gatito, ya que los presentamos y la reacción de la gata fue malisima y temimos que acabara muy muy mal. Ella se nos está empezando a revirar y siempre ha sido muy tranquila pero con carácter y muy asustadiza(mala combinación) , así que veo muy difícil la buena convivencia por el carácter de ella. Es una lástima porque nos hemos encariñado del gato y él se ha apegado a nosotros, pero creo que por su bien y el de la gata sea la mejor decisión para ambos. Muchas gracias por tu labor. Saludos

          1.    Monica Sanchez dijo

            Hola Raquel.

            Vaya, lo siento. ¿Y no habéis hablado con Laura Trillo? Ella es una terapeuta de gatos, muy recomendable. O con Jordi Ferrés. Quizás os puedan echar una mano.

            Bueno, gracias por tus palabras. Saludos!


  2.   LUCIA CONTRERAS dijo

    Hola, tengo una gata de 12 años, y recientemente trajimos un gatito, pero cuando los presentamos ella le bufó y se puso toda arisca con nosotros, como resentida, y cada vez que entra en el cuarto donde esta el nuevo gatito, sin que él este ahí, ella se molesta; me preocupa que por la edad de ella, ya no lo quiera aceptar

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Lucia.

      Te recomiendo tenerlos separados una temporada. Tu gata de 12 años ya es »mayor», y cuanto más mayores son los gatos más les cuesta aceptar a los recién llegados, aunque sean cachorros. Te lo digo por experiencia.

      Pero, con paciencia y cariño se puede conseguir que lleguen a tolerarse. Ánimo.

  3.   Toute dijo

    Hola, cómo estás? Tengo una gata de 6 años y hace un mes trajimos un gatito de 45 días. Ella lo odia. Lo tolera a veces y otras le bufa y le tira manotazos, aunque sin ser pelea violenta. El piensa que está jugando y cero miedo. Lo que me preocupa sobre todo es que ella se alejo de nosotros, la siento ofendida, ya no duerme en la cama ni se deja tocar por mucho tiempo. Se la pasa en algún lugar de la casa en la que el gatito no llega nunca. Me aflige que este triste, y me encantaría que se quieran y estén los dos con nosotros. Que puedo hacer? Se le va a pasar? Gracias!!

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Toute.

      Es normal que la gata haya cambiado un poco su comportamiento, no te preocupes. Antes era ella sola, y ahora tiene que compartir su territorio con otro gatito.

      Lo más probable es que termine aceptándolo y que vuelva a ser la misma de antes. Pero para que eso suceda te recomiendo hacer lo siguiente:

      -Cuando acaricies a uno, acaricia al otro con la misma mano después. Así le pasarás el olor de uno al otro, con el fin de que poco a poco vaya aceptándolo.
      -Échales golosinas para gatos (o ponles los comederos en la misma habitación pero un poco separados), a ambos, para que coman juntos.

      Y mucho ánimo!