Cómo educar a un gatito de 2 meses

Los gatitos pueden ser muy revoltosos

El gatito en su más tierna infancia es un animal extremadamente travieso. Enseguida que le empiezan a salir los dientes de leche, allá por la tercera semana de edad, va a empezar a comportarse de una manera que puede no gustar demasiado a los humanos. Y es que va a querer explorarlo todo… con su boca y con sus uñas. A esta edad no hace mucho daño, pero puede llegar a hacerlo tantas veces al día que más de una vez nos preguntamos si seguirá siendo así una vez adulto.

Pero la respuesta a esa pregunta la tenemos nosotros mismos. Sí, sí. Dependiendo de lo que le enseñemos -consciente o inconscientemente-, el pequeño se comportará de una forma de otra. Para que el día de mañana se porte bien, es necesario saber cómo educar a un gatito de 2 meses. Veamos qué es lo que tenemos que hacer para transformar al »pequeño monstruito» en un felino social.

¿Qué necesito para educar a un gatito de 2 meses?

Los gatitos son muy traviesos

Lo que más vas a necesitar será paciencia. Mucha, mucha paciencia. El gatito va a ponerte a prueba varias veces al día, todos los días. Se va a subir en tu regazo, a veces para dormir, pero otras para jugar, y hay que saber que la palabra ‘jugar’ a esta edad conlleva arañar y morder todo lo que se encuentra, incluyendo manos, brazos y piernas.

Pero tampoco puede faltar el cariño. De hecho, esto es fundamental. Si el pequeño no recibe cariño todos los días, entonces será un gato adulto que se portará de manera inadecuada con la familia y con las visitas.

¿Cómo educarlo?

Es muy importante tener siempre presente que no hay que dejar que nos arañe ni que nos muerda. Nunca (o casi nunca). Por ello, tenemos que asegurarnos de que siempre tenemos un juguete o una cuerda cerca, ya que será eso lo que usaremos para jugar con él.

En el caso de que no tengamos nada, si por ejemplo se sube al sofá, lo bajaremos; y si se vuelve a subir y nos vuelve a atacar, lo volveremos a bajar. Así hasta que se quede tranquilo. Al principio costará que aprenda que no puede atacarnos, pero con tiempo y paciencia lo conseguiremos.

Otro punto del cual no nos podemos olvidar es el de la socialización. El gatito debe de estar con la familia cuanto más tiempo mejor. Si lo tenemos todo el día encerrado en una habitación, sin apenas contacto humano, crecerá convirtiéndose en un gato ‘antisocial’, que evitará a las personas. El animal debe de ser cogido en brazos, ser acariciado por niños y mayores, tiene que divertirse jugando con ellos y con los otros animales que vivan en casa,… en definitiva, tiene que hacer vida familiar.

Sólo así aprenderá a convivir con nosotros. Y, por las noches, descansará tranquilo.

Cómo enseñar a un gatito de dos meses en adelante

Aunque claro, cuando un gato pasa de los dos meses de edad, hay que seguir educándole, porque solo de esa manera podrá convertirse en un gato adulto dispuesto a portarse bien y a darte amor todo el tiempo sin destrozarte nada de la casa. A continuación vamos a darte algunas indicaciones para que enseñes a tu gato a tener un buen comportamiento desde que es pequeño.

Socializa con tu gato

Los gatitos de dos meses requieren paciencia

Para que tu gato se acostumbre a ti es importante que socialices con él desde el principio. Al igual que las personas, los gatos aprenden mucho viendo los comportamientos que le rodean. Para que tu gato desarrolle comportamientos positivos tendrás que comenzar a socializarlos desde bien pequeños, ¡desde las dos semanas de vida!

Es ideal que abraces a tu bebé, que lo tengas encima durante un ratito, como 10 minutos. También es buena idea que le presentes a otras personas para acostumbrarlos a la interacción humana. El hábito de jugar con tu gato también le dará la oportunidad de canalizar un mal comportamiento o uno demasiado activo.

Tendrás que tener dedicación y sobre todo paciencia. Recuerda no castigarle y tratarle mal. Necesita todo tu cariño para que prospere a tu lado.

Enséñale a seguir instrucciones

Aunque no es un perro, a los gatos también se les puede enseñar a que sigan instrucciones sencillas. Tener un gato que hace caso a instrucciones hará que sea más divertido y estarás ayudándole a que tenga un mejor desarrollo físico y mental. Además, es muy beneficioso criar a un gato obediente y receptivo.

La incentivación y el refuerzo positivo serán tus armas secretas en este paso. Si, por ejemplo, quieres enseñarle a tu gato a sentarse y permanecer en un taburete, guía y motiva a tu gato a través del proceso utilizando la comida como incentivo. Otra forma de enseñar a los gatos para que obedezcan es usar un ruido con comida, así tu gato empezará a asociar el sonido con el comportamiento positivo y la promesa de una recompensa.

Enséñale a usar bien la caja de arena

Este paso es uno de los más importantes, y el más difícil. Afortunadamente, todo se reduce a la perseverancia de tu parte y al incentivo de tu gato. Toma la posición de la caja de arena. Si quieres que tu gato lo use, debes darles una razón. Elige un área que sea tranquila y fácil de acceder para tu gatito. 

Tienes que asegurarte de que acomodas no solo la caja de arena, sino también artículos esenciales como comida, agua y ropa de cama, así como los juguetes favoritos de tu gatito. Con todo lo que necesitan en un solo lugar, comenzarán a acostumbrarse a usar la caja de arena.

Otro truco efectivo es colocar a tu gatito en su caja de arena cada vez que se despierte o termine de comer. Aún más importante es hacerlo cuando notes signos de que está listo para ir al baño. ¿Cómo se logra tal hazaña? Comienza a observar a tu gato tanto como sea posible. Esto ayudará a reducir los accidentes y hará que el entrenamiento en la caja de arena sea menos pesado.

Juega con tu gato

Es importante que juegues con tu gato para que progrese en su desarrollo. No nos referimos solo a que juegue con juguetes para gatos pequeños, sino más bien, que juegue contigo. Que los juguetes que se usen sea adecuados para jugar contigo y que podáis interactuar juntos. El juego le da a tu gato una salida para su estimulación energética, mental y física, la oportunidad de satisfacer su impulso instintivo de caza y la oportunidad de vincularse contigo.

Al igual que otros tipos de entrenamiento, hay una forma correcta de jugar. Debes adaptar el juego para satisfacer las necesidades particulares de tu gato y asegurarte de que los juegos que juegas estén progresando, sin retroceder a tu gato. Incluso los juguetes que elijas tienen una relación sustancial con la voluntad de jugar de tu gato. Cuando compres juguetes, tienes que asegurarte de comprar juguetes adecuados para gatitos, no para gatos adultos.

Refuerzo positivo

Los gatos pequeños necesitan cariño

Cuando se refuerza el buen comportamiento con refuerzo positivo los gatos aprenden a comportarse correctamente. Es posible que hayas notado la importancia del refuerzo positivo en otras etapas de tu vida, pues con los gatos es igual. Esto le da a tu gato la razón para seguir comportándose de forma correcta.

El refuerzo positivo ayuda a fomentar un comportamiento saludable y frenar el mal comportamiento. Esto es crucial para recordar cuando tu gato actúa, ya que puedes recurrir a castigarlo… pero nunca es una buena opción para que realmente interiorice el buen comportamiento.

Castigar a tu gato por lo que han hecho mal no es buena idea en absoluto ya que aumenta su estrés y ansiedad e incluso puede desestabilizar la relación positiva que tanto has trabajado para construir. Por el contrario, el refuerzo positivo demuestra que la buena conducta es reconocida y recompensada, y en eso prepara a tu gato para el éxito.

En conclusión, aunque enseñar a tu gatito pequeño puede parecer una tarea complicada al principio, poco a poco lo verás mucho más fácil a medida que vayas conociendo a tu gato y tu gato te conozca mejor a ti. Siguiendo estos consejos todo será mucho más sencillo para ambos. Tu gato tendrá un buen comportamiento y tú te sentirás relajado en cuanto a su educación. ¡Tendrás un gato adorable con el que se puede estar tranquilo y que hará caso a tus comandas siempre que sea necesario!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.