Cómo curar una mordedura de perro a un gato

Los perros pueden causar graves heridas a los gatos

Los perros y los gatos pueden convertirse en buenos amigos si la adaptación y el enriquecimiento ambiental del gato es bueno y se realiza con paciencia y pausadamente. Pero a veces nuestro querido felino puede ser víctima de un ataque de un can, especialmente cuando sale a la calle. Normalmente, es más común que sea mordido o arañado por otro gato, todos sabemos que los gatos viven intensamente la época de celo. Sin embargo no queda descartado que un perro lo pueda morder, sobre todo si vives en el campo, conviven con perros, o se ha metido en el patio del vecino. ¿Cómo actuar en estos casos?

Si tu peludo ha sido atacado por un can, entra y te diremos cómo curar una mordedura de perro a un gato para que sane lo antes posible.

Observa a tu gato y actúa con rapidez

Las mordeduras de perro pueden ser muy graves para los gatos

Es lo primero que tienes que hacer. Si tiene heridas sangrantes, detén el sangrado presionando con una gasa esterilizada. En el caso de que esté inconsciente, de que la hemorragia no se detenga en 5 minutos, y/o de que cojee hay que llevarlo inmediatamente al veterinario ya que de lo contrario su vida podría correr un serio peligro. Sólo en el caso de que tenga heridas superficiales podremos tratarlo en casa.

Límpiale las heridas

Con una gasa esterilizada o, aún mejor, con una jeringa limpia las heridas con agua oxigenada. Hazlo con cuidado para que el peludo no sienta dolor en el exceso. Además, hay que tratar de mantener la calma todo lo posible, pues es la única manera de que el peludo no se ponga más tenso de lo que ya está.

¿Cómo le limpio las heridas?

El protocolo para limpiarle las heridas a tu gato es igual en el caso de que le haya mordido un perro como si ha sido por cualquier otro motivo.

  • Recorta el pelo de alrededor de la herida hasta encontrar la piel sana. El pelo no puede estar dentro de la herida, porque puede pegarse el pelo a la herida y crear un absceso. Ten esto en cuenta especialmente si tu gato tiene el pelo largo, si es así deberás de recortarle un poquito más. Es mejor prevenir y al fin de cuentas el pelo acabará creciéndole.
  • Limpia la zona con abundante suero fisiológico o agua tibia. Normalmente el suero fisiológico que tenemos en casa es monodosis, pero si no es así puedes ayudarte de una jeringa. Ni frotes la herida ni uses algodón para las curas ya que suelen quedarse hebras de algodón en la herida. Nunca utilices agua oxigenada directamente sobre la herida.
  • Puedes usar algún antiséptico como clorhexidina al 2% o betadine diluido. ¿No sabes cómo diluir el betadine? No te preocupes. Se emplea 1 parte de betadine por 9 de agua. En casa puedes coger como medida una cucharilla, en un vaso o recipiente echa una cucharilla de betadine y nueve de agua y mézclalo.
  • Aplícale alguna pomada cicatrizante. Por ejemplo, puedes usar Blastoestimulina®. Se vende en cualquier farmacia, su precio es asequible y es bastante efectiva. Por los componentes ayuda a la cicatrización, hidrata la piel, que viene muy bien para que tenga elasticidad en la zona de la herida y la recuperación sea más rápida,. Además, tiene antibiótico que viene muy bien para prevenir que se infecte o en el caso de que ya lo esté para hacer frente a la infección.
  • Usa guantes y gasas estériles. Te recomiendo que uses guantes en parte por tu salud, tanto si el gatito es tuyo como si es callejero. Por muy adorable que sean no sabemos si tiene alguna enfermedad el gato, o bien el perro o el gato que le ha mordido o arañado. Usa gasas porque estas no dejan hebras de algodón en la herida.

¿Cada cuánto tiempo tengo que realizarle las curas?

Las mordeduras de perro pueden ser muy graves para los gatos

Sigue los mismo pasos del apartado anterior cada doce horas. Si es una herida leve, en unos dos días tiene que haber cicatrizado. Pero si notas que no ha cicatrizado ni siquiera ha mejorado acude a tu veterinario.

De todos modos, mi recomendación es que si sabes con certeza que es una mordedura de un perro o un gato acudas a tu centro veterinario, porque muchas veces este tipo de heridas necesitan ser suturadas. Además a veces necesitan de un tratamiento antibiótico de refuerzo.

Y recuerda hacerle las curas con cuidado para que el peludo sienta el mínimo dolor. Trata de mantener la calma todo lo posible, acaríciale y hablale de manera suave. Puedes pedirle ayuda a alguien más, mientras que una persona le realiza las curas la otra lo mantiene en una posición más o menos cómoda para el animal y segura para quien le hace las curas. Tenemos que entender que ahora mismo el peludito está dolorido, incluso puede que esté en shock, por lo que puede mordernos o arañarnos. Así que viene muy bien que haya alguien que se encargue de sujetarlo y acariciarlo para que se relaje y se calme. Si esta persona es quien tiene más afinidad con el gatito mucho mejor porque sentirá más seguro y posiblemente se relaje antes.

Evita que se lama las mordeduras de perro

Si acudes a un veterinario, en la clínica te dirán que le pongas un collar isabelino. Pero aunque las curas se las hagas en casa también es recomendable que lleve un collar isabelino.

Si tiene heridas importantes, o si ha necesitado ayuda veterinaria, es importante que el gato lleve un collar isabelino para que no se las lama. Podemos pedirle uno al veterinario, o hacérselo nosotros en casa siguiendo los pasos que se explican en este artículo. También existen otras opciones si tu gato no es muy amigo del collar isabelino, pero está claro que siempre hay que evitar que se toque la herida.

Consigue que no vuelva a suceder

Las mordeduras de perro pueden ser mortales para un gato. Si ha sido el perro del vecino que ha mordido a nuestro felino, tenemos que hablar con él, con educación y respeto. Le podemos pedir que lo mantenga más controlado, o que lo apunte a un curso de obediencia canina. Si por el contrario ha sido nuestro perro quien le ha mordido, tenemos que mantenerlos separados y ser nosotros quienes llevemos al peludo al curso.

Los gatos pueden sufrir heridas graves por culpa de un perro

Espero que estos consejos te sean de utilidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.