Cómo ayudar a un gato a orinar

Ayuda a tu gato a recuperarse

Cuando un gatito nace depende de su madre para todo: mantenerse calentito, comer y, también, para hacer sus necesidades. Si el pequeñín tiene la mala suerte de quedarse sin su progenitora, o si ella es primeriza y lo rechaza, entonces será el humano quien tenga que colocarlo en una cama cómoda y lejos de las corrientes de aire, darle su biberón cada 2-3 horas, y estimularle la zona ano-genital con una gasa o papel higiénico humedecido con agua templada para que orine y defeque. Pero, ¿qué ocurre si nuestro amigo ya es adulto y tiene problemas para ir al baño?

Ayudarlo será más difícil, pero podremos hacer varias cosas. Sepamos cómo ayudar a un gato a orinar y cuándo debemos de acudir al veterinario.

¿Por qué no puede orinar mi gato?

Son varias las causas por las que un gato deja de orinar, que son:

  • El arenero está sucio y/o en una habitación muy ruidosa o transitada: es importante retirar los orines y las heces cada día y limpiar la bandeja a consciencia una vez por semana. Asimismo, será necesario ponerla en una habitación tranquila, lejos de su comida y de su agua.
  • Bolas de pelo: especialmente si tiene el pelo largo o durante la época de muda, si se traga mucha cantidad dicha acumulación puede causarle estreñimiento y problemas para orinar. Para evitarlo, debemos de cepillarlo a diario y darle una vez al día malta para gatos.
  • Obstrucción de las vías urinarias: la vejiga de un gato sano tiene la consistencia de un globo de agua a medio llenar, pero si está enfermo al palparla la notaremos dura y firme, de un tamaño similar al de una mandarina.

¿Qué podemos hacer para ayudarle?

Gato no puede orinar

Además de lo que hemos comentado ya, es muy importante darle una alimentación de calidad, sin cereales ni subproductos, ya que estos son ingredientes que no sólo no puede digerir bien sino que también le pueden causar muchos problemas, como la enfermedad de la cistitis.

Para asegurarnos de que bebe agua suficiente, es aconsejable comprar un bebedero tipo fuente, o bien darle comida húmeda (latas). De esta manera, sus vías urinarias se mantendrán correctamente hidratadas, evitando así la formación de piedras en los riñones y la aparición de infecciones.

Otra de las cosas que tenemos que hacer es procurar que esté tranquilo. El gato es un animal que tolera muy poco el estrés. Cualquier cambio en su vida, desde un cambio en la disposición del mobiliario hasta una mudanza, pueden perjudicarle. Por ello, tenemos que darle mucho cariño (sin agobiarlo), y dedicar tiempo a estar con él.

Cuánto tiempo puede estar un gato sin orinar

Es un hecho natural que todos los mamíferos tienen que orinar. Defecar puede esperar, de hecho se pueden estar varios días sin hacer de vientre, pero orinar está a la altura de respirar en la lista de cosas importantes que se deben hacer todos los días. entonces, cuando algo bloquea el paso de la orina los problemas de salud vienen demasiado rápido.

Orinar es necesario para depurar el cuerpo, los riñones ayudan a ajustar la composición de los fluidos corporales y vierten el exceso en la orina. La orina es (generalmente) estéril, a menos que tenga una infección del tracto urinario (UTI), la orina es lo suficientemente pura como para poder limpiar tu cuerpo.

Cuando no se orina llegan los problemas. Si se detiene el flujo de orina, esos productos de desecho se acumulan y comienzan a provocar problemas. Una de las formas más comunes que ocurre es cuando se bloquea la uretra de un gato (el tubo que lleva la orina desde la vejiga a la caja de arena).  Es un trastorno mal entendido se ve con frecuencia alarmante en hospitales veterinarios y salas de emergencias. Que un gato no orine puede ser un problema grave que requiere de tratamiento inmediato.

Entender las causas

El tapón real que detiene el flujo puede estar hecho de cálculos en la vejiga  (a menudo erróneamente llamados cálculos renales), tumores o una mezcla de moco y proteína conocida como ‘matriz’ que tiene la consistencia de la pasta de dientes. Además de la confusión, el nombre del trastorno ha cambiado no menos de cuatro veces en los últimos 20 años de trastorno felino del tracto urinario inferior a trastorno urológico felino a cistitis intersticial felina, y al sobre más reciente del síndrome de Pandora. Son el mismo nombre para el mismo problema.

Este problema se ha implicado a muchos otros factores, como el estrés, la falta de acceso al agua, la dieta, los agentes infecciosos, el estilo de vida en interiores y muchos otros, como responsables del período previo al bloqueo. Esos pequeños tapones no se forman en el vacío; algo los está causando y no sabemos qué factor o factores contribuyen con mucha certeza.

Los gatos que no pueden orinar a menudo muestran los siguientes signos:

  • Ir repetidamente en la caja de arena (a menudo confundido con estreñimiento)
  • Llorando o aullando
  • Lamiendo los genitales / debajo de la base de la cola
  • Ocultación

Busca solución lo antes posible

Gata embarazada tiene problemas para orinar

Si notas que tu gato muestra cualquiera de los signos anteriores, ve a ver a tu veterinario o ve a la sala de emergencias más cercana lo antes posible. No te demores. Unas pocas horas pueden marcar una gran diferencia: no quieres que esas toxinas circulen por mucho tiempo, y cuanto más tiempo no se controle, más dolor experimenta el gato, más trabajo tiene que hacer el veterinario y mayor es la factura final que tendrás que pagar.

En casos avanzados, donde el flujo de orina se ha detenido por más de 24 horas, pueden enfermarse sistémicamente por las toxinas retenidas y comenzar a vomitar, o pueden volverse muy débiles y letárgicos. La muerte generalmente ocurre dentro de las 48 horas, y no es un camino placentero. 

El dolor con esta enfermedad es inmenso. El curso después de ayudar a estos gatos es tan impredecible y misterioso como los factores que conducen a la obstrucción; algunos gatos son dados de alta del hospital para nunca sufrir otro episodio, mientras que otros tendrán repetidos días, semanas o años después.

Manejar estos casos médicamente puede ir más allá de aliviar la obstrucción en algunos casos. La primera prioridad es solucionar el problema de la plomería: hacer que el pipí fluya. Esto generalmente se hace con anestesia y un catéter para eliminar la obstrucción.

Los trastornos de potasio mortal, valores renales elevados y deshidratación severa pueden significar días en el hospital, incluso mucho después de que la orina vuelva a fluir. Puede volverse complejo, costoso y desgastar incluso a los propietarios más comprometidos.

Hacer que vuelvan a estar juntos, orinar de nuevo y volver a casa es la parte fácil. Después de esto, se producen cambios en el estilo de vida, ajustes de medicamentos, revisiones médicas y cambios en la dieta que pueden conspirar para extender la complejidad inicial de esta enfermedad a lo largo de meses o años.

Hoy los gatos con esta enfermedad se van a casa y mejoran, e incluso en los casos difíciles pueden mejorar. Lo ideal es poder prevenir esta enfermedad y que exista siempre un tratamiento rápido.

Gatito joven no puede orinar

Si nuestro gato pasa más de un día sin orinar, deberemos de llevarlo urgentemente al veterinario. Su vida podría correr un serio peligro.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.