Causas de depresión en gatos

Gato adulto triste

La depresión lamentablemente no es sólo cosa de humanos. Nuestros queridos gatos también pueden sentirse así alguna que otra vez a lo largo de su vida. Tristeza, apatía, pérdida de apetito y de peso son sólo algunos de los síntomas que se les presentarán, y necesitarán de mucha ayuda por parte nuestra para recuperarse.

Pero, ¿cuáles son las causas de depresión en gatos? Durante años nos han repetido hasta la saciedad que son independientes, lo que ahora empezamos a ver que no es del todo cierto. Entonces, ¿cómo podemos saber el origen de su malestar?

Los gatos pueden estar deprimidos por diversas causas, siendo las más comunes las siguientes:

Enfermedad y/o vejez

Gato deprimido

Si están muy enfermos y no se pueden mover, o si están muy mayores pueden tener depresión. Al sentirse débiles, se les pueden quitar las ganas de comer y, si eso ocurre, se pasarán el día en la cama. Si la situación empeora, es decir, si la enfermedad se agrava o si el desgaste corporal causado por la vejez se vuelve importante, los felinos podrían dejar de asearse.

¿Qué hacer? Lo primero que todo es llevarlos al veterinario para que, si tienen algún problema de salud, les pongan en tratamiento. Una vez en casa debemos de tenerlos en una habitación en la que haya una temperatura agradable, camas para gatos cómodas colocadas en el suelo para que no tengan que saltar, bebederos con agua fresca y limpia, comederos con comida de alta calidad y areneros que deben de estar ubicados lo más lejos posible de la comida.

Además, es muy importante que nos encarguemos de asearlos cada día, pasándoles un cepillo tipo carda para quitarles el pelo muerto y limpiándoles los ojos con una gasa limpia humedecida en infusión de manzanilla (usando una para cada ojo). Asimismo, si vemos que empiezan a estar sucios, podremos limpiarlos con toallitas húmedas para animales (no usar para bebés humanos ya que irritan la piel de los felinos).

Si no comen, les podemos dar caldo de pollo casero (sin hueso), o latas de pienso húmedo para gatos, las cuales huelen mucho más que el pienso seco, lo que servirá para abrirles el apetito.

Llegada de un nuevo miembro a la familia

Perro y gato cariñosos

Los gatos son animales muy territoriales. Cada día dedican buena parte de su tiempo a dejar sus feromonas en los muebles, en sus camas, en nosotros, … Cuando la familia aumenta, sobretodo si ese nuevo miembro es un animal de cuatro patas, suelen sentirse amenazados.

¿Qué hacer? Lo mejor es presentarlos poco a poco. Si se trata de un gato o de un perro nuevo, lo tendremos en una habitación con comida, agua, arenero y juguetes. Sobre la cama, pondremos una manta o toalla, y haremos lo mismo con las camas de nuestros ”viejos” gatos. A lo largo de 4-5 días, iremos intercambiando dichas mantas o toallas. Así se irán acostumbrando al olor de los otros.

Al cabo de ese tiempo, dejaremos que el nuevo miembro vea de uno en uno a los gatos ”viejos”, a ser posible desde detrás de una barrera para bebés. Si todo va bien, es decir, si no hay intentos de agresión y los gatos, a pesar de los bufidos muestran curiosidad, podremos retirar la barrera. En caso contrario, llevaremos al nuevo peludo de regreso a la habitación y volveremos a intentarlo al día siguiente.

¿Y si es un bebé humano? Dejaremos que se acerquen. Si están bien cuidados y tienen todas sus vacunas, el bebé no va a correr ningún peligro. Eso sí, nunca tenemos que dejarlos solos.

Y, por supuesto, como cuidadores responsables tenemos que prestarle la misma atención a todos para que ninguno de ellos se sienta deprimido.

Mala alimentación

Comida para gatos

Somos lo que comemos. Esto también es aplicable a los gatos. Estos animales carnívoros si no son alimentados con una comida de alta calidad pueden tener el ánimo bajo. Para evitarlo, es muy aconsejable darles piensos que no contengan cereales ni subproductos, ya que si bien son más caros que los del supermercado (el kilo sale por 4-5 euros), los beneficios son muchos y muy variados:

  • Dientes blancos, sanos y fuertes
  • Buen crecimiento y desarrollo
  • Pelo brillante
  • Aumento de la energía
  • Mejora del estado del ánimo

Y además ahorramos, pues al tener más contenido en proteína animal no necesitarán comer mucha cantidad para saciarse.

Pérdida de un ser querido

Gato atigrado triste

Si tenían una estrecha relación con una persona, perro, gato u otro peludo, lo pueden pasar mal durante varias semanas o meses, e incluso años. Te contaré algo: uno de mis gatos dejó de aparecer por casa. Su hermana, Keisha, estuvo sentada en un rincón durante el primer día. No iba a buscarlo, lo cual me extrañó pues estaban muy unidos. Por ese entonces no llevaba collar con una placa identificativa, así que decidí ponérselo para evitar perderla a ella también.

Se comportó de una manera muy exagerada. Movió la cabeza de lado a lado, intentó arañarme,… en fin. Fue bastante difícil ponérselo, aunque no era la primera vez que le ponía uno. Entonces fue cuando caí en la cuenta de que, tal vez, a su hermano lo habían capturado con un palo de esos largos que llevan en uno de sus extremos una cuerda. Podía ser. Ese año en el pueblo una empresa se dedicaba a recoger a los gatos que estaban en la calle.

Aún así, yo salí a buscarlo. Lo extrañaba tanto… Durante meses tanto Keisha como yo estuvimos pasándolo mal. Ella apenas comía, no se movía. Se pasaba el día en la cama o en el sofá. No tuvo interés por el juego hasta pasados sus largos 3-4 meses. Pero no fue hasta la llegada de Benji, dos años más tarde, cuando recuperó el ánimo. Sólo entonces volvió a ser ella, la gata juguetona y traviesa que había sido siempre.

Por ello, si tus gatos han perdido a un ser querido, lo mejor que puedes hacer es seguir con la rutina. Si no tienen ganas de jugar no les obligues, pero no dejes que pasen más de dos días sin comer. Poco a poco irán recuperando el ánimo.

Falta de estímulos

Gato atento

No hay nada más triste que ver a gatos aburridos, sin tener nada que hacer en todo el día. Si bien pueden pasar varios días en casa con comida y agua, lo cierto es que su estado de ánimo no será tan bueno como lo esperaríamos. ¿Por qué? Porque no son tan independientes como nos quieren hacer creer.

Los gatos piden constantemente atención a sus cuidadores, y si ellos no les escuchan, no interactúan con los peludos, lo que va a ocurrir es que se van a convivir con gatos deprimidos.

¿Qué hacer? Pasar tiempo de calidad con ellos. No es suficiente con estar con ellos en la misma habitación. Para que sean felices, es importante jugar con ellos, dejar que se acurruquen a nuestro lado mientras vemos la televisión o leemos un libro (o mientras dormimos 😉 ), sorprenderles de vez en cuando con un juguete nuevo que usaremos ese mismo día o con latas de pienso húmedo para gatos. Sólo así podremos disfrutar de una excelente relación humana-felina.

Mudanza

Mudanza con gatos

Un cambio de hogar suele ser motivo de alegría para la familia humana, pero para los gatos… Para los gatos no tanto. Se sienten muy apegados a su casa, y una mudanza les causa mucho, mucho estrés.

¿Qué hacer? Antes de llevar a los animales a su nueva vivienda, es muy recomendable que los tengamos en una habitación con todo lo necesario (comida, agua, camas, areneros y juguetes) hasta que terminemos de llevar todas las cosas.

Si tenemos mucha prisa, como cuando nos vamos a otro país o ciudad y queremos dejar el ”viejo” hogar vacío cuanto antes, podremos llevar sus cosas y ponerlas en una habitación de la nueva casa, y tenerlos ahí hasta que la mudanza haya terminado.

Espero que este artículo te sea de utilidad 🙂 .

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

2 comentarios

  1.   CORALIA dijo

    mónica todos tus COMENTARIOS SON DE GRAN UTILIDAD PARA MÍ, GRACIAS¡

    1.    Monica Sanchez dijo

      Me alegro de que te sean de utilidad, Coralia 🙂
      Gracias por seguirnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *